Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell inicia la suelta del depredador del «cotonet de Sudáfrica»

La conselleria de Agricultura ha iniciado ya la suelta del Anagyrus aberiae, un parasitoide destinado a masacrar la población del temido «cotonet de Sudáfrica» que se ha extendido por varias comarcas valencianas y que, a su vez, provoca la ruina de los cítricos. El Anagyrus es un asesino lento y despiadado. La hembra pincha las larvas del cotonet e inocula en ellas sus huevos. Cuando estos eclosionan, los pequeños individuos se comen desde dentro a la larva de su anfitrión, que no es precisamente un organismo simbiótico, porque deforma las hojas y los frutos de los cítricos, impide su maduración y, por ende, les quita la vida comercial.

El lunes, el Comité de Gestión de Cítricos hizo público un comunicado en el que aseguraba que la plaga del cotonet estaba «descontrolada» por la falta de insecticidas, con peligro cierto de extenderse a Murcia y Andalucía, y reclamaba al Consell que emprendiera una lucha biológica. Preguntado ayer por este diario, el director general de Agricultura, Roger Llanes, explicó que la primera liberación de individuos del Anagyrus se produjo el pasado día 13 en una parcela de clemenules de Onda. De la zona inicial de entrada, el insecto ha ido progresando en el territorio valenciano, hasta el punto de que se ha extendido a Puçol, Castellón, Ondara, Pego y la Ribera.

Producción argentina

La Unió de Llauradors ha reclamado que la UE realice una auditoría fitosanitaria a todo el sector citrícola argentino y que se mantenga la suspensión de las importaciones hasta no tener garantías de que sus cítricos salen de aquel país sin plagas. Además, abogan por las inspecciones en origen.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats