El mercado de la automoción en la provincia y en España sigue conteniendo el aliento ante las cifras negativas que continúan arrojando los balances mensuales de las matriculaciones de vehículos como consecuencia del impacto de la crisis del covid 19. El último, correspondiente al mes de noviembre, refleja que en Alicante sólo se han vendido desde principios de año 29.316 coches. Una cifra que representa un abultado descenso del 49,64% con respecto a las 58.212 unidades matriculadas en el mismo periodo del año anterior.

Además, las cifras dadas a conocer este martes por las asociaciones de fabricantes (Anfac); concesionarios (Faconauto); y vendedores (Ganvam) evidencian que la caída provincial es muy superior a la media nacional, que, con 745.369 unidades matriculadas en lo que va de año, acumula una bajada del 35,3%. E, igualmente, el desplome en Alicante es inferior al de la provincia de Valencia, que es del 25,4% por los 33.015 turismos y todoterrenos comprados. Un número que, incluso, es inferior al de la alicantina, a pesar de que la provincia lidera en distintas épocas del año el ranking por el peso que tiene el canal de rent-a-car en una zona eminentemente turística como la de Alicante.

Y es precisamente este segmento el que registra en el acumulado del año un mayor descenso en la provincia, ya que, de las 24.538 unidades matriculadas por las empresas de alquiler de turismos en 2019, se ha pasado este año a las 6.949. Es decir, un 71,68% menos.

Menos turistas

La casi testimonial presencia de turistas, sobre todo, internacionales en la Costa Blanca debido a las restricciones de la movilidad y los cierres de fronteras de varios países europeos han mantenido paradas parte de las flotas de vehículos de las empresas de rent-a-car durante el verano. Una situación que, incluso, ha obligado a algunas compañías a exportar al mercado europeo de segunda mano los coches que no utilizaban. Son vehículos con no más de dos años de antigüedad, por lo que la venta se realiza como un producto seminuevo.

Esta es una fórmula utilizada por algunas empresas para obtener ingresos y aliviar, así, la caída de la actividad del sector, según confirmaba hace unos días el presidente de la Asociación Empresarial de Alquiler de Vehículos de la Comunidad Valenciana y Murcia, Mauro Derqui.

La matriculación de vehículos por parte de particulares también ha sufrido un acusado descenso hasta noviembre. La bajada se situó en el 34,2% por los 15.790 coches comprados, frente a los 24.000 del acumulado del año anterior. Y, en el caso de las empresas, las matriculaciones bajaron de las 9.674 hasta noviembre de 2019 a las 6.949 del mismo periodo de este año.