Síguenos en redes sociales:

El Consell dará ayudas de hasta 15.000 euros para instalar cajeros en pueblos

La Generalitat mejora las condiciones de la línea de subvenciones tras suspender la anterior convocatoria por falta de interés de las entidades

Usuarios en un cajero automático. | JUANI RUZ

La Generalitat Valenciana mejora sustancialmente las condiciones de la convocatoria de ayudas para instalar cajeros automáticos en pequeñas poblaciones sin sucursales bancarias, con el objetivo de evitar la denominada exclusión financiera. Tras verse obligada a suspender el pasado mes de julio la anterior convocatoria, ante la falta de interés que mostraron las entidades, la dirección general de la Agenda Valenciana Antidespoblamiento (Avant) ofrece ahora hasta 15.000 euros anuales por terminal para cubrir los costes de su instalación y mantenimiento -4.000 euros más que antes-, y, además, abre el abanico a que puedan presentarse a la convocatoria gestoras de cajeros independientes -como los de CashZone o Euronet, que proliferan sobre todo en zonas turísticas-, además de las entidades financieras.

La directora general de Avant, Jeannette Segarra, destacó ayer la importancia de que las pequeñas poblaciones sigan contando con servicios para evitar que pierdan más población y señaló que la existencia de cajeros facilita la tarea de muchos pequeños negocios en estas zonas, además de atender a los vecinos de mayor edad que no pueden desplazarse.

En este sentido, Segarra señaló que en los últimos meses desde la Administración autonómica han estado en conversaciones, tanto con los responsables municipales, como con las entidades para ajustar la convocatoria de ayudas y hacerla más atractiva. Entres las mejoras que se introducen destaca el aumento del importe máximo de las ayudas por terminal, que pasa de 11.000 a 15.000 euros, aunque se espera que la cantidad final sea menor ya que la adjudicación será a la baja.

Además, el Consell también ha flexibilizado los requisitos técnicos de los cajeros, y aceptará cualquier modelo que esté homologado. Esto significa, entre otras cosas, que se suprime la exigencia de la anterior convocatoria de que tuvieran ranura para poder ser operados con libreta, un soporte que aún usan muchas personas de mayor edad, que quieren ver anotados en el papel los movimientos de su cuenta. Del mismo moda, también se elimina la obligación del adjudicatario de prestar atención presencial durante una serie de horas que se fijaban anualmente.

A todas las zonas

Otro de los cambios es que la Generalitat permitirá ahora optar a la adjudicación en las cuatro zonas en que ha dividido la Comunidad frente al límite de dos zonas como máximo que podían ofertar anteriormente los postores, lo que pretende hacer más atractivo el negocio. Por último, la Administración autonómica abre la puerta a que pueda presentarse cualquier operador de cajeros automáticos, y no únicamente entidades financieras, siempre que esté acreditado ante el Banco de España, demuestre su solvencia, tenga un mínimo de cuatro años de experiencia y gestione una red de al menos 500 terminales. De esta forma, podrían optar redes tipo Euronet o CashZone, que en los últimos años han proliferado en las ciudades ante la retirada de las sucursales tradicionales y de sus cajeros.

En total, se beneficiará a 135 poblaciones, de las que 24 de ellas estarán en la provincia de Alicante. Una vez publicada las bases de la nueva convocatoria, el objetivo es que la adjudicación esté lista en verano.

Pulsa para ver más contenido para ti