30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell destina 700.000 euros a replantar más de 350 hectáreas de almendros afectadas por la xylella

La primera anualidad permitirá actuar en al menos un 20% del territorio incluido en el plan de erradicación de la provincia - Las ayudas cubrirán especies como olivos, algarrobos o aguacates

Un agricultor de Fageca en un campo de almendros arrancados como consecuencia del plan de erradicación de la xylella.

Un agricultor de Fageca en un campo de almendros arrancados como consecuencia del plan de erradicación de la xylella.

Después de cuatro años en los que la única fórmula para frenar el avance de la xylella en la provincia de Alicante ha sido la destrucción de miles de almendros, la Conselleria de Agricultura ha decidido poner en marcha un programa de ayudas para incentivar las replantaciones en los campos afectados. Según la información facilitada desde el departamento autonómico, la primera convocatoria tendrá lugar este mismo año con una partida de 700.000 euros, la cual beneficiará a un mínimo de 350 hectáreas de las 1.700 incluidas en el plan de erradicación, lo que supone alrededor del 20%. Las subvenciones servirán para introducir especies como olivos, algarrobos, aguacates y pitahaya, además de plantas aromáticas.

La xylella fastidiosa es una bacteria fitopatógena que ataca sin curación a diversas especies como la vid, el olivo, el almendro, el ciruelo, el melocotón y el limonero, así como a otras que no producen frutos, caso del laurel. Los vectores o agentes transmisores de la enfermedad son insectos que se alimentan del xilema de las plantas. En el caso de la provincia de Alicante, la xylella ha atacado al almendro, así como a otras especies de carácter forestal.

Siguiendo con las instrucciones de la Unión Europea (UE), la Conselleria de Agricultura ha estado aplicando en estos últimos cuatro años un plan de erradicación, consistente en eliminar los almendros situados en un radio de 100 metros alrededor de los ejemplares afectados, lo cual ha provocado las protestas de los agricultores y organizaciones agrarias como Asaja, que han venido exigiendo sin éxito un plan de contención en el que sólo se arranquen los árboles directamente infectados.

La propia UE, sin embargo, aprobaba a finales de año una nueva normativa, reduciendo de 100 metros a 50 el radio de destrucción de los árboles. Esta decisión ha supuesto un balón de oxígeno, toda vez que los almendros a eliminar han pasado de 300.000 a 81.000 y las hectáreas afectadas de 6.900 a 1.700.

En medio de este contexto, la Conselleria ha decidido lanzar un plan de ayudas para que las parcelas afectadas puedan volver a estar operativas. Según la información facilitada por el secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, la primera de las convocatorias tendrá lugar este mismo año y estará dotada con 700.000 euros. «Se trata -reconoce- de una cantidad inicial hasta cierto punto modesta, pero se debe tener en cuenta que hay que publicar la convocatoria y después realizar todos los trámites y trabajos de replantación, siendo complicado que se puedan completar en el mismo ejercicio. De cualquier forma, será una buena piedra de toque, para concretar las partidas de las próximas anualidades». Llanes subraya que la intensidad de las subvenciones «será muy alta y podrán cubrir hasta el 100% de las operaciones. Los trabajos accesorios también estarán cubiertos».

En las bases no aparecerán las especies que se podrán replantar, pero sí en la web de la propia Conselleria, de manera que se puedan ir actualizando. En cualquier caso, y en base a los estudios realizados, de entrada podrían optar a las ayudas especies como los olivos o los algarrobos, y aguacates o pitahaya en caso de disponer de regadío. También plantas aromáticas destinadas a restauración paisajística.

Teniendo en cuenta los costes de replantación en los terrenos de montaña donde se van a tener que desarrollar los trabajos, los 700.000 euros podrían beneficiar a un mínimo de 350 hectáreas de las 1.700 afectadas, en caso de que la subvención alcanzara el máximo previsto en todos los casos.

Hasta el momento la bacteria ha sido localizada 72 municipios de la Marina Alta, la Marina Baixa, El Comtat, l’Alcoià y l’Alacantí.

Los agricultores denuncian la baja rentabilidad de los cultivos propuestos

Los agricultores se quejan de la baja rentabilidad de las especies que podrán beneficiarse de las ayudas. Según el portavoz de la plataforma de afectados, Francisco Javier Molines, «tanto las aceitunas como las algarrobas tienen cotizaciones muy bajas en los mercados, y para plantar aguacates o pitahaya hace falta regadío, lo cual es inviable en estas zonas». Además, temen un abandono masivo de campos, «porque gran parte de los agricultores son mayores y no van a empezar de cero una plantación que no les dará beneficios hasta dentro de unos años».

Tere Alemany, de Asaja, se queja de que la Conselleria no haya contestado a las alegaciones planteadas al plan de ayudas, el cual podría salir sin consenso.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats