Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal CEV amarra la integración de Uepal: da a Sellés un puesto en la directiva de Cepyme

La decisión, que busca reforzar la unidad empresarial en la provincia, se produce un año después de la crisis que se saldó con la expulsión del presidente de la organización alicantina de la junta y el comité de la confederación

Salvador Navarro, Francisco Gómez, Juan  José Sellés y Perfecto Palacio, hace un año. |

Salvador Navarro, Francisco Gómez, Juan José Sellés y Perfecto Palacio, hace un año. |

La situación ha dado un giro de 180 grados en el último año. No sólo a nivel sanitario, económico y social, como consecuencia de la pandemia. También en cuanto a las organizaciones empresariales. Hasta el punto de que si hace un año el divorcio entre la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) y la Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (Uepal) era una evidencia, a día de hoy no sólo se ha sellado la paz, sino que la patronal continúa haciendo gestos para amarrar integración. ¿El último? Una plaza para el presidente de Uepal, Juan José Sellés, en la asamblea y en la junta directiva de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), en representación de la CEV, a propuesta del presidente de la patronal en Alicante, Perfecto Palacio. Con ello, la provincia logra una plaza en el núcleo directivo de la organización que preside Gerardo Cuerva y, en paralelo, la CEV continúa con su estrategia de tender puentes con Uepal y con Sellés, haciendo así buenos los ejes sobre los que ha hecho pivotar su discurso desde la refundación de la patronal autonómica: unidad y vertebración.

La provincia de Alicante contaba hasta ahora con dos vocales de la CEV en la asamblea de Cepyme, mientras que la provincia de Valencia tenía cinco y Castellón, uno. Lo que se ha acordado es que Valencia ceda una de sus plazas a Castellón, que pasaría a contar con dos, y que Alicante mantenga las dos vocalías que ya tenía: una de ellas seguirá en manos del presidente de la patronal del metal Fempa, Guillermo Moreno, mientras que la otra pasa al dirigente de Uepal, Juan José Sellés. A cambio, la organización que encabeza Perfecto Palacio en esta provincia obtiene un puesto en la junta de Cepyme.

Precisamente el presidente de CEV Alicante incide en que «esta decisión entra en la normalidad en la que venimos trabajando desde hace tiempo, porque lo que queremos todos es seguir avanzando hacia el futuro dentro del proyecto CEV Alicante, que es un proyecto de integración».

Una «normalidad» en la que pone el foco Perfecto Palacio y que, sin embargo, hasta hace bien poco no era la tónica que había venido marcando las relaciones entre la CEV y Uepal, pese a que sobre el papel los de Sellés sellaron su integración en la patronal en marzo de 2019. Una adhesión que, sin embargo, desde el inicio, estuvo marcada por varios desencuentros que culminaron en febrero del año pasado con la expulsión de Sellés de la junta directiva y del comité ejecutivo de la CEV. En el seno de la confederación se consideraba que determinados movimientos de Uepal y de su presidente no hacían más que poner en tela de juicio la representatividad que como patronal tenía la CEV y, en particular, cuestionaban la figura de su presidente provincial, Perfecto Palacio. Sin embargo, todo lo precipitó un comunicado de Uepal interpretado como una provocación en el seno de la organización que a nivel autonómico preside Salvador Navarro. El escrito en cuestión hablaba de la intención de Uepal de «intensificar nuestra labor de patronal en el conjunto de sus funciones, en cuestiones básicas como la de representación, la de reivindicación u otras, tan concretas, como la de negociación de los convenios colectivos que nos afecten directamente, por su territorialidad como por su sector», y todo, encima, aprobado en el marco de una reunión a la que había asistido uno de los principales azotes de la CEV, el expresidente de Coepa Enrique Martín. Al final, la confederación de Salvador Navarro acabó cesando a Sellés de su directiva y pidió a Uepal un acuerdo en el que reconociera expresamente que la representatividad patronal era de la CEV.

Las cosas, en cualquier caso, comenzaron a encauzarse el pasado mes de noviembre, cuando la patronal selló formalmente la paz con Uepal y rehabilitó a Sellés, devolviéndole, ocho meses después de su expulsión, la plaza que tenía en la junta y en el comité. Ahora, con ese puesto en Cepyme, la CEV trata de amarrar más la integración y la unidad empresarial en Alicante. Por delante, aún quedan las negociaciones que siguen abiertas para que Uepal pueda utilizar la sede de la calle Orense, hoy ocupadas por la CEV y las organizaciones integradas en su órbita, y que en su día estaban en manos de la ya extinta Coepa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats