Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia se lleva por delante más de 400 millones de la facturación de Tempe

La compañía participada por Inditex y la familia García Peralta cierra el ejercicio con unas ventas de 997 millones frente a los 1.399 del año anterior - La firma ilicitana gana 62 millones, un 38,6% menos, y reparte 24 entre sus accionistas

La entrada principal de las instalaciones de Tempe en el Parque Empresarial de Elche, en imagen de archivo.

Los resultados que Inditex comunicó la semana pasada, con una fuerte caída de la facturación como consecuencia de la pandemia, ya anticipaban que 2020 no iba a ser el mejor año para Tempe, el proveedor de calzado del grupo, que tiene su sede operativa en Elche. Tras batir su récord de ventas en 2019, la compañía copropiedad del conglomerado de Amancio Ortega y de la familia García Peralta cerró el pasado ejercicio con unos ingresos de 997 millones de euros, lo que supone un descenso del 28,7%, un porcentaje casi calcado al que registró el conjunto del principal grupo de moda español. En términos absolutos, esto significa que los cierres forzosos del comercio en todo el mundo y la caída del consumo provocada por el covid restaron más de 400 millones de ingresos a la compañía.

Así consta en las cuentas anuales consolidadas que Inditex remitió este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y que recogen también las principales cifras de su participada. A pesar de que el batacazo fue considerable -como lo fue para todo el sector de la moda-, la compañía muestra una notable solidez y logró esquivar con holgura los números rojos. De esta forma, el beneficio neto cayo un 38,6%, pero aún así anotó unos más que destacables 62 millones de euros.

Unos resultados que fueron fruto del ajuste del 20% que la compañía logró aplicar en sus gastos de explotación, que se redujeron a 161 millones, y que compensaron parcialmente la caída del 26,1% que experimentó el margen bruto, hasta los 257 millones, según las mismas fuentes.

La mercantil cuenta con filiales activas en Hong Kong, Shangai y Turquía, además de otra dedicada a la logística

decoration

El descenso del beneficio llevó a los propietarios de la firma a moderar el reparto del dividendo. De esta forma, frente a los 60 millones de euros que Tempe distribuyó en 2019 a cada uno de sus dos principales accionistas -Inditex y los García Peralta se reparten al 50% de la sociedad-, en 2020 redujo esta cantidad a 12 millones por cabeza.

La cifra más baja en seis años

Para dar una idea del impacto que ha supuesto la crisis del coronavirus, basta señalar que se trata de la cifra de facturación más baja de la compañía desde 2014, cuando anotó 963 millones. Al siguiente ejercicio, en 2015, ya logró superar sobradamente la barrera de los mil millones, en concreto, ingresó 1.117 millones, según los balances depositados en el Registro Mercantil.

Creada en 1989 para suministrar el calzado a todas las cadenas de Inditex -Zara, Bershka, Stradivarius, Massimo Dutti, Oysho, Zara Home y Uterqüe-, la compañía cuenta con una plantilla que supera los 2.100 trabajadores. Además de la sociedad principal, cuenta con diversas filiales dedicadas a la logística o el diseño, además de varias más repartidas por todo el mundo. En concreto, en Hong Kong, Shangai, Turquía -la última en incorporarse-, México y Brasil, aunque estas dos últimas están sin actividad, según consta en la documentación remitida a la CNMV.

Aunque el domicilio social está en Arteixo -A Coruña-, donde tiene su sede Inditex, la sede operativa está en el Parque Empresarial de Elche. La firma también adquirió en 2019 una parcela de 280.000 metros en Parc Sagunt para crear un gran centro logístico con salida directa al mar y conexión ferroviaria.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats