Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los accionistas del Sabadell certifican la nueva hoja de ruta de la entidad en solitario

Oliu asegura que el banco tiene «recorrido» para mejorar y no ve «atractivo» para intentar una nueva fusión - González-Bueno llama a «poner el foco en los clientes» para mejorar la rentabilidad

César González-Bueno y Josep Oliu, ayer, durante la junta de accionistas del Sabadell en el ADDA de Alicante.

El Banco Sabadell inauguró ayer su nueva era con una junta de accionistas histórica, en la que la entidad aprobó el cambio de su modelo de gobierno corporativo -que por primera vez tendrá una presidencia no ejecutiva y que otorga amplios poderes al nuevo consejero delegado, César González-Bueno-, y también ratificó la nueva hoja de ruta de la entidad para seguir en solitario. Una hoja de ruta que pasa por reorganizar el negocio en España para «alinear equipos» y poner el «foco en los clientes» con el objetivo de mejorar la rentabilidad y que, como dejó claro el nuevo CEO, al menos «en un futuro próximo», descarta la venta de la filial británica TSB, frente a lo que se aseguró el pasado mes de diciembre.

Tras el paréntesis del año pasado, el Auditorio de la Diputación de Alicante volvió a acoger de manera presencial la junta de la entidad, aunque las limitaciones de aforo y los llamamientos del propio banco para delegar el voto y evitar aglomeraciones provocaron que la cita reuniera a menos de un centenar de asistentes. El resto siguió la cita por internet.

En su intervención inicial, el presidente de la entidad, Josep Oliu, hizo un repaso del último año y reconoció que la situación generada por la pandemia, la incertidumbre sobre el Brexit y su elevada exposición a las pymes acabaron generando «dudas en el mercado acerca de la capacidad o de la oportunidad del banco para seguir solitario».

«En 2020 se han puesto los cimientos para un Sabadell independiente»

JOSEP OLIU - PRESIDENTE DEL SABADELL

decoration

Unas dudas que llevaron a la entidad a realizar una «reflexión estratégica», según el banquero, que dio como resultado la decisión de centrarse en el mercado doméstico y de iniciar un plan de eficiencia que, de momento, se ha saldado con la salida de 1.800 trabajadores.

En este contexto, Oliu se refirió a las frustradas negociaciones para una posible fusión con BBVA, que se rechazó, según dijo, «por razones económicas». «El consejo estimó que la operación no era atractiva para los accionistas y que el banco tiene un amplio recorrido de gestión para mejorar sus resultados y su cotización», insistió el banquero, que sigue sin ver «atractivo» para intentar alguna nueva operación de este tipo.

«No se contempla ningún proceso de venta -de TSB- en un futuro próximo»

CÉSAR GONZÁLEZ-BUENO - CONSEJERO DELEGADO DEL SABADELL

decoration

Así, el presidente del Sabadell señaló que los saneamientos y los cambios realizados en la estructura serán suficientes para garantizar la viabilidad de la entidad. «Este año 2020 se han puesto los cimientos para la sostenibilidad futura del banco como entidad independiente, competitiva y rentable», aseguró Oliu, que también aprovechó su intervención para agradecer los 14 años de servicio de Jaume Guardiola como consejero delegado y dar la bienvenida a su sustituto, César González-Bueno.

En este sentido, el nuevo hombre fuerte del Sabadell tomó la palabra para exponer los cambios de organización que ya anticipó la semana pasada y que «tienen como objetivo principal alinear a todos los equipos del banco para incrementar, aún más, nuestro foco en los clientes, y mejorar nuestra capacidad de dar respuesta a sus necesidades».

«El banco se proyecta hacia adelante de manera mucho más sólida»

JAUME GUARDIOLA - EX CEO DEL SABADELL

decoration

Unos cambios que pasan por separar en tres grandes unidades de negocio la estructura del banco en España -Particulares, Banca de Empresas y Banca Corporativa- que gozarán de cierta autonomía y rendirán cuentas por separado. La intención también es potenciar al máximo la digitalización de la entidad, de forma que la red física se centre sobre todo en la atención a las empresas y los segmentos más rentables, y el grueso de la operativa de particulares se haga a través de canales telemáticos.

González-Bueno señaló que la nueva estructura organizativa «es una estructura más plana, que contribuye a promocionar el talento interno». En cuanto a las filiales en el extranjero, el nuevo consejero delegado fue tajante al señalar que «no se contempla iniciar ningún proceso de venta en un futuro próximo».

Por su parte, en su despedida como primer ejecutivo del Sabadell, Jaume Guardiola -además de agradecer la confianza al presidente y el consejo y desear suerte a su sucesor- señaló que los saneamientos realizados el año pasado y los ajustes de personal permiten que el banco «se proyecte hacia adelante de manera mucho más sólida».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats