30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Semana Santa y la reapertura de la hostelería dan un respiro al empleo

La cifra de parados de la provincia se reduce en 4.080 personas durante el último mes, el primer descenso desde el registrado en julio - Bares, restaurantes y hoteles concentran dos tercios de los puestos de trabajo creados en marzo

Terrazas en una céntrica calle de Benidorm.

Terrazas en una céntrica calle de Benidorm. DAVID REVENGA

El regreso a la actividad del sector hostelero, aunque fuera a medio gas, y la llegada de la Semana Santa, que animó el turismo interior, dieron en marzo su primer respiro al mercado laboral alicantino, tras siete meses de crecimiento ininterrumpido del paro. De esta forma, las reaperturas y los refuerzos de plantilla redujeron en 4.080 el número de inscritos en las oficinas de empleo de la provincia, con lo que el total de desocupados se sitúa en 187.687, de acuerdo con las cifras facilitadas por el Ministerio de Trabajo.

Una buena noticia que, tanto la Generalitat, como los agentes sociales tomaron ayer con cautela, al recordar que la recuperación económica sigue pendiente de que se alcance un grado de inmunización suficiente frente al covid y que, a pesar de la mejora, en el caso de Alicante todavía hay 22.847 desocupados más que hace un año, cuando estalló la pandemia.

Una cifra a la que, además, hay que sumar los afectados por los ERTE, una situación en la que todavía se encontraban 37.156 alicantinos al finalizar el pasado mes. En cualquier caso, también este indicador refleja cierta mejora, ya que son 5.360 menos de los que se contabilizaban en febrero.

Más cotizantes

La reactivación económica derivada de la relajación de las restricciones también se trasladó a los datos de la Seguridad Social, que registró en marzo una media de 637.613 cotizantes en la provincia, lo que supone un aumento de 3.851 empleos sobre el mes anterior. De ellos, 837 se corresponden con nuevas altas en el Régimen de Autónomos, mientras que las restantes 3.014 fueron trabajadores contratados.

Si se analizan los sectores, quedan claras las causas de la mejora ya que hasta 2.093 de esos nuevos empleos por cuenta ajena -es decir, más de dos tercios- corresponden al sector de la hostelería. También crearon empleo la construcción, con 529 ocupados más que en febrero; y el comercio, que vio ampliado su horario desde las seis hasta las ocho de la tarde, sumó 343 trabajadores más.

Al igual que ocurre con las cifras de paro, el número de cotizantes también sigue por debajo del que se registraba en marzo del año pasado, cuando había 11.030 ocupados más que ahora, o del de febrero, antes de que estallara la pandemia, cuando estaban dados de alta 21.000 alicantinos más que en la actualidad.

De esta forma, el propio secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, apeló a la precaución ante estas cifras positivas. «Nos encontramos todavía en un periodo de incertidumbre, donde el impacto y las restricciones por la pandemia continúan afectando la economía y el empleo», recordó el responsable autonómico, que también llamó la atención sobre el hecho de que las mujeres se han visto menos beneficiadas por la mejora de la situación, ante lo que anunció una nueva línea de ayudas para la contratación de trabajadoras.

Del mismo modo, desde la patronal autonómica CEV también alertaron sobre el elevado número de profesionales que sigue en ERTE y la falta de liquidez y solvencia que amenaza a muchas empresas, ante lo que reclamaron que se acelere el proceso de vacunación y la llegada de las ayudas directas a los negocios.

En la misma línea, la responsable de Empleo de UGT en l’Alacantí-La Marina, Yolanda Díaz, señaló la necesidad de «evitar una cuarta ola de contagios, que conlleven la imposición de nuevas paralizaciones de la actividad y sometan a más tensión a la economía de nuestra provincia». Además, tanto Díaz, como su homólogo en CC OO, José María Ruiz Olmos, apelaron a emprender cuanto antes «las reformas legales que necesitan el mercado laboral y el mercado productivo» para favorecer una recuperación equilibrada y que beneficie a todos. Así, los sindicatos recordaron que la próxima semana volverán a concentrarse para reclamar la subida del salario mínimo.

El FMI posterga a 2026 la reducción del paro a nivel precrisis

Las cicatrices de la crisis del covid-19 en España seguirán reflejándose en el mercado laboral durante los próximos años, incluso después de que el PIB haya recuperado en 2023 los niveles previos a la crisis, según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevén que la tasa de paro española en 2026 sea del 14,4%, aún por encima del 14,1% registrado en 2019. En este sentido, el organismo internacional prevé que España lidere la recuperación en Europa este año, con una subida del PIB del 6,4%, que, sin embargo, no servirá para rebajar la cifra de desempleo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats