Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia aumenta los concursos de acreedores un 45% en la provincia de Alicante

La ley de la segunda oportunidad dispara las mediaciones extrajudiciales entre los autónomos

Vista panorámica del polígono industrial de las Atalayas, en Alicante.

Vista panorámica del polígono industrial de las Atalayas, en Alicante.

La tramitación de concursos de acreedores ha registrado en la provincia de Alicante un notable acelerón en el inicio de este año. Nada menos que 104 se han presentado en el primer trimestre, lo que supone un incremento del 45% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior. La cifra es incluso más llamativa si se tiene en cuenta que a lo largo de todo el año pasado se contabilizaron 263 concursos, por lo que de mantenerse esta dinámica, al final de 2021 prácticamente se doblaría esta cifra. A la hora de buscar las razones por las que se ha intensificado el ritmo, los expertos hacen referencia a la fatiga acumulada por las empresas tras tantos meses de crisis generada por la pandemia de coronavirus. En el actual contexto, la ley de segunda oportunidad también está disparando las mediaciones extrajudiciales entre los autónomos.

Según los datos recogidos por el Registro de Información Concursal, durante 2020 se tramitaron en la provincia de Alicante 263 concursos de acreedores, lo que supuso un aumento del 9% en relación al ejercicio anterior. La línea ascendente, con todo, se ha intensificado en este arranque de 2021, con nada menos que 104 concursos, que implican un crecimiento del 45% respecto al mismo periodo del ejercicio pasado. Esta cifra tan alta, además, no hace más que dibujar un panorama preocupante de cara al futuro, dado que de mantenerse la misma dinámica, se superarían con creces los 400 concursos.

Antonio Rodríguez, responsable de la comisión de mediación concursal del Colegio de Economistas de Alicante, señala que «ya son muchos meses de pandemia y la cosa continúa, por lo que los problemas en las empresas y también entre los autónomos van creciendo». Y eso que el Gobierno ha aprobado una prórroga de la moratoria de concursos de acreedores hasta el 31 de diciembre, que elimina la exigencia de acudir a concurso a las empresas que se encuentren en situación de insolvencia. Según Rodríguez, «es de prever que, una vez esa moratoria concluya, se registre una avalancha de tramitaciones».

El incremento en este inicio de 2021 obedece a la fatiga que acumulan algunas empresas tras tantos meses de crisis

decoration

Lo que sí se ha disparado, mientras tanto, son las mediaciones al amparo de la ley de la segunda oportunidad, un mecanismo habilitado en la ley concursal que, en términos generales y previa tramitación del correspondiente procedimiento y cumplimiento de todos los requisitos, permite a las personas físicas obtener el perdón de las deudas para cuyo pago no tenga activos o patrimonio suficiente.

Para conseguirlo, explica Antonio Rodríguez, el interesado debe intentar inicialmente un acuerdo extrajudicial de pagos. En caso de que se salde sin acuerdo, ya puede acudir al juzgado, «poniendo de manifiesto los bienes de los que dispone, de manera que se le exonere de las deudas a las que no puede hacer frente», destaca.

Un ejemplo de ello lo representa un autónomo alicantino, beneficiado por esta legislación, quien ha preferido no identificarse. «Monté un negocio que salió mal como consecuencia de la anterior crisis, e intenté negociar un acuerdo con los bancos que resultó del todo imposible, y siempre bajo la amenaza de embargos, e incluso cortes de luz y de agua», recuerda.

Fue entonces cuando se enteró de la posibilidad de recurrir a la ley de la segunda oportunidad, «y a partir de ahí –asegura– terminaron los problemas. Se me liquidaron todas las propiedades y en el mismo instante quedaron liquidadas también todas las deudas, lo que terminó con una situación verdaderamente tremenda y me dio la opción de tener una segunda oportunidad».

Para este autónomo, el problema radica en que este camino de la mediación, relativamente reciente, «es poco conocido, y por eso la gente no recurre tanto al él como cabría esperar. Además, los costes son bajos y perfectamente asumibles».

Antonio Rodríguez señala que no hay datos relativos a los procesos de este tipo llevados a cabo en los últimos meses, «pero han crecido mucho y todavía van a ir a más», asevera.

El Hotel Goya de Alicante se ve involucrado en un proceso

El Hotel Goya, uno de los más veteranos de la ciudad de Alicante, se ha visto involucrado en un proceso concursal publicado esta misma semana en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Es la empresa Playas Hoteles, que en la actualidad regenta el establecimiento, la que ha sido declarada en estado de concurso voluntario.

Según han explicado a este diario fuentes de la propiedad del inmueble, la empresa en cuestión tiene un contrato de explotación firmado hasta 2025, por lo que en el marco de este proceso, van a intentar llegar a un acuerdo para rescindirlo. El objetivo de los dueños, una vez consigan este propósito, es vender el edificio.

El Hotel Goya, ubicado en la calle Maestro Bretón y con 84 habitaciones, se ha visto afectado por la crisis que la pandemia de coronavirus está generando en el sector.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats