30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el made in Spain es rentable

El Grupo Jover explota las marcas Maison Decor y Ka International en 250 tiendas repartidas por todo el mundo

Cuando el made in Spain es rentable Juani Ruz

En un mundo cada vez más globalizado, en el que la deslocalización está muy presente en el ámbito de la industria, todavía existen rara avis que apuestan claramente por el territorio. También en el sector de la decoración, donde Grupo Jover, una compañía textil con más de medio siglo de trayectoria a sus espaldas, tiene centralizada toda su producción en el municipio alicantino de Cocentaina. Además, con una característica añadida, como es la autosuficiencia, dado que elabora desde las materias primas hasta el acabado final. Esta visión enraizada de la fabricación no le supone ningún tipo de impedimento a la hora de comercializar sus productos, que llegan a todos los rincones del planeta. Una muestra de ello son sus prestigiosas marcas Ka International y Maison Decor, adquiridas recientemente, que se venden en 250 tiendas especializadas repartidas por todo el mundo.

Francisco Jover es la empresa matriz del Grupo Jover. Fundada hace 56 años y de carácter familiar, en estos momentos está gestionada por la segunda y tercera generación. El hijo del fundador, también Francisco, explica que «somos fabricantes de tejidos para decoración de interiores, y nuestra compañía, integrada verticalmente, nos permite realizar internamente todos los procesos de fabricación. Tenemos urdidores, telares, acabados, tintura de tejidos, tintura de hilos, impresión digital, acabados especiales y servicios de confección. En definitiva, somos autosuficientes y lo fabricamos todo en nuestro territorio, lo que nos permite tener un control directo sobre la producción, ser más flexibles ante la demanda del mercado, adaptar y diseñar el producto para cada uno de nuestros clientes y no tener que depender de terceros».

La fábrica tiene 130 trabajadores y una superficie de 35.000 metros cuadrados, y constituye un caso ciertamente excepcional en un contexto de deslocalización generalizada. «Muchos -señala- han dejado de fabricar aquí y prácticamente se han convertido en simples comercializadores. Pero ahora se valora más la calidad que el precio, y nuestras marcas nos permiten dar al producto la etiqueta de hecho en España y diferenciarnos».

La firma ha estado en permanente evolución, creando subdivisiones que han pasado a estar comandadas por la tercera generación. Fue en el año 2005 cuando se orientó una parte de la producción hacia el sector del contract, es decir, el equipamiento de hoteles. «Eso requirió de un esfuerzo de reconversión importante, puesto que tuvimos que adaptar nuestros tejidos a estrictas normativas, desarrollando tejidos ignífugos o resistentes a la luz, además de acabados especiales», subraya su responsable, Borja Jover.

Con todo, uno de los pasos más decisivos del grupo ha sido su apuesta por dos marcas que, si bien hace poco tiempo que están en manos de la compañía, ya contaban con una dilatada trayectoria de prestigio en el mercado. Se trata, en concreto, de Ka International y Maison Decor, que fueron adquiridas en un momento en que estaban de capa caída.

Lucía Jover es la persona que está al frente de Ka International, y explica que «empezamos prácticamente de cero y en estos momentos contamos con 150 tiendas, tres propias y el resto franquicias, que se dedican exclusivamente a la venta de los artículos que nosotros elaboramos bajo esta marca. Ochenta de ellas están en España y el resto repartidas por todo el mundo». Se trata de un concepto de decoración integral, que abarca desde cortinas a muebles tapizados, pasando por alfombras, mantas, cojines e incluso papel pintado.

Por otro lado, Maison Decor, gestionada por Alejandro Jover, está dedicada a la tapicería premium, y sus productos, según explica, «se pueden encontrar en la actualidad en un centenar de tiendas multimarca de alto nivel, entre las que figuran el Corte Inglés».

La cuarta hermana, Rebeca, se dedica al arte y la creatividad, aunque también realiza colaboraciones con la compañía, que está haciendo de la apuesta por la sostenibilidad uno de sus objetivos principales, al contar con plantas fotovoltaicas y equipos de cogeneración.

La pandemia, destaca Francisco, ha tenido una incidencia en el sector del contract, debido a la paralización forzosa de la actividad en los hoteles. Las marcas, en cambio, han actuado a modo de balanza, por la mayor demanda de tejidos para el hogar. La facturación en 2020 superó los 15 millones de euros, apenas dos menos que el ejercicio anterior.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats