Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia se ceba con la industria del calzado y el juguete

El 90% de los fabricantes de zapatos y el 80% de las jugueteras ha visto caer sus ventas por la crisis provocada por la pandemia de covid

Una fábrica de calzado de Elche, en una imagen de archivo.

Una fábrica de calzado de Elche, en una imagen de archivo.

Aunque ningún sector ha logrado escapar de sus consecuencias, el calzado y el juguete son, junto a la automoción, las industrias de la Comunidad Valenciana que con mayor rotundidad han sentido los efectos de la pandemia. El cierre de los comercios y, sobre todo, la desaparición de la vida social han incidido muy negativamente en las ventas sobre todo de la primera de ellas, hasta el punto de que muy pocas empresas han logrado librarse de la caída de ventas. 

En concreto, nada menos que un 90% de las compañías dedicadas a la fabricación del calzado o su industria auxiliar declara haber reducido su facturación a raíz del coronavirus, un porcentaje que en el caso de la industria del juguete alcanza el 80%. Sólo la automoción, donde el 100% de los consultados afirma haber perdido ingresos, presenta un resultado peor, según el Estudio del impacto del covid sobre las empresas industriales, que ayer presentó el conseller de Economía, Rafa Climent, junto con el responsable del equipo de la Universitat Politécnica de València que se ha encargado de elaborarlo, Elías Seguí-Más, y el director general de Economía Sostenible, Josep Soler. 

En el caso del calzado la situación resulta especialmente preocupante. La principal industria de la provincia no sólo presenta uno de los mayores porcentajes de empresas con caídas de facturación, por delante del sector del embalaje, con un 78,7%; el textil (71%); el mueble (62,5%); el metal (62%), o el energético (60%). Además, es la industria con peores expectativas de futuro. Así, hasta un 46,4% de los consultados prevé que el negocio siga a la baja en los próximos meses, frente a sólo 13% que cree que mejorará, y eso a pesar de que la encuesta se realizó antes de que la tercera ola hiciera su aparición y de que Estados Unidos aprobara la imposición de aranceles al calzado español. 

De esta forma, tampoco extraña que los fabricantes de zapatos también sean los que declaren en mayor medida que ha disminuido el personal que ocupan, una realidad que admiten casi la mitad de los empresarios del sector, frente al 27% de la media del conjunto de industrias presentes en la autonomía. 

Por su parte, en el caso del juguete, son un 40% los que consideran que la facturación seguirá bajando. Eso sí, en este caso también hay un 20% que espera mayores ventas. En cuanto a perspectivas, destaca el pesimismo de la industria química, donde hasta un 52% pronostica que en los próximos meses el negocio irá a peor, aunque hay que tener en cuenta que este negocio es el que mejor resistió el año pasado, cuando la demanda de desinfectantes y otros productos permitió crecer a dos de cada diez empresas de este sector. 

Nuevas tecnologías

Como destacó el conseller, el estudio también refleja que la pandemia ha acelerado la digitalización de estas empresas. Así, hasta el 30,2% de los consultados asegura que ahora realiza un mayor uso de las nuevas tecnologías. También son más las compañías que han aumentado su cooperación con otras firmas locales, en especial en el sector del juguete. Por otra parte, un 27,1% de los encuestados señala que se ha visto obligado a elevar su recurso a la financiación externa y cuatro de cada diez ha solicitado ayudas públicas. La mayor parte, créditos del ICO y aplazamientos tributarios. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats