Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Babcock reestructura su negocio

La propietaria de la antigua Inaer prevé despidos y la venta de algunas divisiones

Uno de los helicópteros de Babcock.

Uno de los helicópteros de Babcock.

La multinacional británica Babcock, que entró en el mercado español con la compra del operador de helicópteros alicantino Inaer, se encuentra inmersa en un proceso de reestructuración y cambio de estrategia, que le llevará a recortar alrededor de un millar de empleos en todo el mundo -principalmente en el Reino Unido- y a vender algunos de sus negocios, según ha comunicado esta semana la propia compañía al mercado de valores británico.

Un proceso con el que la firma pretende focalizar su actividad en aquellos negocios más rentables, en concreto los centrados en el sector del aerospacial, la defensa y la seguridad en el Reino Unido, Francia, Canadá, Australia y Sudáfrica.

En esta misma comunicación, en la que también anuncia una reevaluación de sus balances para recortarlos en 1.700 millones de libras, la firma también reconoce que "la compra en 2014 de Avincis -el nombre de la compañía propietaria de Inaer por aquel entonces- no ha creado el valor esperado para los accionistas con bajos retornos para la elevada cantidad de capital invertido". Ante esta situación, señala que está cerrando la venta de la división que se encarga del transporte de trabajadores y suministros a los pozos petrolíferos del Mar del Norte y que está "revisando" sus "opciones para cada uno de los negocios de emergencias aéreas" que posee.

Al respecto, el diario económico Expansión señalaba este miércoles que la firma ya busca comprador para su división española, que mantiene su sede en Mutxamel, aunque desde la compañía negaron ayer que "Babcock haya anunciado su intención de poner a la venta" esta división. "Seguimos centrados como siempre en operar con seguridad las misiones de emergencia que desarrollamos para nuestros clientes y continuamos comprometidos totalmente con nuestros contratos en España", han apuntado a este diario desde la firma, sin entrar en más comentarios.

Varios cambios de manos

Los fundadores de Inaer vendieron en 2005 el 75% de la firma al fondo Investindustrial. Posteriormente, en 2010, otro fondo KKR, tomó una participación del 49%, que supuso la salida del fundador, Luis Miñano. Cuatro años más tarde, fue Babcock quien se hizo con el 100% de la compañía por unos 2.000 millones de euros, que no ha logrado rentabilizar, a tenor de lo que explica en su comunicación.

Por su parte, Miñano diversificó sus negocios en varios sectores y en los últimos años ha participado en la creación de un nuevo operador de helicópteros, Eliance Holding Company, que ya se ha situado como uno de los principales del país.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats