30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tercera ola de la pandemia contrae un 0,9% la economía durante el primer trimestre

El BBVA certifica el retroceso del PIB aunque mantiene su previsión para el conjunto del año. La provincia suma 433 nuevos afectados por ERTE

Terrazas con restricción de aforo, el pasado mes de marzo

Terrazas con restricción de aforo, el pasado mes de marzo Pilar Cortés

La economía no resistió el envite de la tercera ola de la pandemia, combinada, además, con los efectos del Brexit y las consecuencias de la tormenta Filomena, con lo que el PIB nacional volvió a caer en el primer trimestre del año, tras el rebote que experimentó el pasado verano y el estancamiento de los últimos meses de 2020. Así lo constata el informe Situación España de BBVA Research que se presentó ayer y que cifra en un 0,9% la contracción que sufrió la riqueza nacional entre enero y marzo.

Unos malos datos que, sin embargo, no alteran la previsión de este organismo para el conjunto del año, en el que espera que la economía crezca un 5,5%, ni tampoco para el próximo, cuando se acelerará hasta el 7%, ya que prevé que la recuperación coja velocidad a medida que avance la vacunación y regrese la confianza de los consumidores. Tanto es así que los principales responsables de este gabinete de estudios, Jorge Sicilia y Rafael Doménech, no descartan incluso revisar al alza sus pronósticos en los próximos meses. Unos pronósticos que, en cualquier caso, siguen por debajo de los que da por buenos el Gobierno, que mantiene que el PIB avanzará un 6,5% este año y un 7% en 2022.

Entre los factores que pueden propiciar esta mejora, además de la evolución de la situación sanitaria, BBVA Research señala que España se verá beneficiada por el entorno internacional, especialmente por los planes de expansión del gasto en Estados Unidos, y por la llegada de los fondos europeos, que confían que aumenten la inversión.

Desde el centro de estudios también aprovecharon para defender las medidas puestas en marcha para mantener el tejido productivo que, según apuntaron, han evitado entre 3.000 y 15.000 concursos de acreedores entre 2020 y 2021. También defendieron la figura de los ERTE , a pesar de su coste, pero abogaron por que la cláusula de salvaguarda del empleo que incorporan -la prohibición de despedir- se aplique de forma proporcional. Es decir, que solo se impidan los despidos improcedentes y que solo haya que devolver las cotizaciones de los trabajadores a los que se mande al paro.

En cualquier caso, lo que es indudable es que las empresas siguen recurriendo a esta figura. Así, en las últimas tres semanas se han presentado en la provincia 63 nuevas solicitudes de ERTE, con 433 trabajadores afectados, según la Conselleria de Economía.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats