30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell se alía con el calzado para frenar los aranceles de EE UU

Ximo Puig reclamará al Gobierno incluir al sector en el Plan Resistir de ayudas directas a las empresas afectadas por la crisis del covid

Ximo Puig durante la reunión telemática.

Ximo Puig durante la reunión telemática.

La Generalitat cierra filas con el calzado para frenar la posible imposición de nuevos aranceles al sector por parte de Estados Unidos y también para permitir que las empresas del ramo puedan acceder a las ayudas directas del plan de recuperación del Gobierno. Así lo se lo trasladó este lunes el presidente, Ximo Puig, a los representantes de la patronal zapatera FICE y de la Asociación Española de Componentes (AEC), durante una reunión telemática a la que también asistieron el conseller de Economía, Rafa Climent, y los alcaldes de Elche y Elda, Carlos González y Rubén Alfaro, respectivamente.

Un encuentro que se produjo horas después del que también mantuvieron los empresarios para recabar el apoyo de la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, dentro de la campaña de presión que han puesto en marcha para evitar la subida del gravamen a la exportación, que ya está provocando cancelaciones de pedidos, a pesar de que ni siquiera está claro si se aplicará.

Así, Puig se comprometió a trabajar con el sector «para encontrar una salida al conflicto de los aranceles, que puede tener consecuencia muy negativas para la Comunidad». En este sentido, el jefe del Consell abogó por establecer un diálogo en el marco de la OCDE para encontrar la forma de gravar a las compañías tecnológicas -los aranceles son la respuesta de la Administración norteamericana a la aprobación de la llamada tasa Google-, pero preservando «nuestra alianza comercial con Estados Unidos».

El presidente Ximo Puig, durante la reunión telemática con el sector del calzado. | INFORMACIÓN

De la misma forma, Ximo Puig también se mostró favorable a la segunda reivindicación que le plantearon los empresarios, la de incluir al calzado en las ayudas del Plan Resistir, que distribuirá alrededor de 650 millones entre las pymes y autónomos de la Comunidad. Al respecto, Puig señaló que reclamará incorporar al sector a estas subvenciones si, como ya ha anunciado la vicepresidenta Nadia Calviño, el Gobierno central permite que las autonomías añadan nuevas actividades a la lista inicial.

Actuación urgente

Por su parte, la presidenta de FICE, Marián Cano, alertó de la necesidad de actuar con urgencia para evitar que el daño provocado por la amenaza de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos se convierta en permanente. «El problema es que, si no hay una actuación o algún pronunciamiento rápido que devuelva la confianza a los clientes, perderemos los pedidos definitivamente. Y si los grandes grupos se marchan a otro país a proveerse, será muy difícil que vuelvan. Además, hay empresas que dependen en gran medida del mercado norteamericano y que no pueden aguantar varios meses sin pedidos», apuntó Cano. La organización asegura que ya se han dejado en suspenso al menos un 30% de los pedidos con destino a Estados Unidos.

En este sentido, Cano y otros dirigentes de FICE se reunieron con la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, para trasladarle esta urgencia. En concreto, los empresarios insistieron en su reclamación de que el Gobierno deje en suspenso la aplicación del denominado Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales -más conocida como tasa Google- hasta que se alcance un acuerdo internacional sobre la materia, ya que es la creación de este tributo lo que ha provocado la reacción norteamericana. Una petición que Méndez se comprometió a trasladar.

«Somos conscientes de la importancia del mercado americano para el sector y de lo que supondría la imposición de aranceles, por lo que haremos todo lo que esté en nuestra mano para que finalmente no se pongan aranceles», apuntó Méndez, que mostró su confianza en que finalmente no se imponga el recargo al calzado español.

En este sentido, recordó que «Estados Unidos ha reiterado que su intención es encontrar una solución multilateral al conjunto actual de cuestiones fiscales internacionales, y un camino hacia la resolución del conjunto de problemas en torno al impuesto sobre determinados servicios digitales en los actuales debates en curso en la OCDE».

En cualquier caso, la secretaria de Estado también aceptó iniciar contactos diplomáticos con la intención de obtener algún tipo de pronunciamiento por parte de la Administración Biden sobre su voluntad de llegar a un acuerdo, con el objetivo de trasladar confianza a las cadenas y distribuidores norteamericanos, para que reactiven los pedidos que han dejado en suspenso. «El problema es que aún no se sabe si habrá aranceles o no, pero a nosotros ya nos están cancelando pedidos. Por eso es necesario actuar con agilidad para reactivar las ventas», insistió la presidenta de FICE.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats