Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Santander gana 1.608 millones, un 385% más por las menores provisiones

El Santander ganó 1.608 millones de euros en el primer trimestre del año, un 385% más que los 331 millones del mismo periodo del año anterior (998% más sin tener en cuenta el efecto negativo del tipo de cambio de las distintas divisas en las que opera). El fortísimo aumento se debió en parte a un efecto comparativo: en los tres primeros meses del año pasado realizó una provisión extraordinaria de 1.600 millones para protegerse contra las pérdidas que le causará el coronavirus, con lo que su beneficio se hundió un 82% desde los 1.840 millones del año anterior, mientras que ahora solo ha reservado 150 millones.

Las dotaciones totales (ordinarias y extraordinarias) a la hucha para afrontar impagos y devaluaciones de activos, así, registraron una caída del 42,9% (de 3.909 a 1.992 millones) y fueron entre enero y marzo las más bajas desde que estalló la pandemia. El otro factor que ha disparado las ganancias es el impuesto de sociedades: pese a que el resultado antes de abonarlo subió el 64% (a 3.102 millones), el pago del tributo en el conjunto de países donde opera bajó el 8,1% (a 1.143 millones) por un impacto fiscal positivo para la entidad de 632 millones provocado también por los 1.600 millones en provisiones del año pasado.

En sentido contrario, los resultados se vieron perjudicados por los 530 millones que guardó el banco para financiar los recortes de oficinas y plantilla que tiene previsto emprender este año, principalmente en Reino Unido y Portugal (en España ya pactó uno de 3.572 despidos a finales del año pasado). Su consejero delegado, José Antonio Álvarez, aseguró que el grupo no tiene previsto ningún ajuste adicional a los anunciados este año, pero admitió no ver el «punto final» del proceso de «transformación» en que está inmersa la banca desde el máximo de oficinas y plantilla alcanzado en 2008.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats