30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las precipitaciones y el retraso de la campaña truncan las expectativas de la cereza con 3 millones de euros de pérdidas

Las lluvias destrozan 100.000 kilos de fruta y propician que el sector provincial llegue al mercado dos semanas más tarde de lo previsto

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Se las prometía felices el sector de la cereza de la provincia de Alicante cuando hace apenas un mes la floración era óptima y todo parecía indicar que iba a llegar con adelanto a los mercados, lo que le iba a permitir disfrutar de los mejores precios de la campaña. Pero siempre se ha dicho también que ésta es una de las frutas más sensibles ante las adversidades meteorológicas, y que nunca hay que cantar victoria mientras los pronósticos no se cumplan. Y una vez más ha vuelto a pasar. Las persistentes lluvias de las últimas semanas, así como las condiciones adversas en cuanto a temperaturas y humedad, han propiciado que se registren daños en 100.000 kilos de fruta, y que, al final, la campaña se vaya a iniciar con dos semanas de retraso. Las consecuencias de todo ello son más de 3 millones de euros de pérdidas, y la incertidumbre añadida de lo que pueda pasar en las próximas semanas.

Los pronósticos que se manejaban a finales de marzo eran de lo más optimistas. La primavera adelantada vivida en el mes de febrero había tenido efectos positivos sobre el cultivo, puesto que la floración había llegado antes de lo previsto, lo que iba a permitir a las cerezas de la provincia de Alicante irrumpir con adelanto en los mercados y disfrutar de los altos precios que rigen en el inicio de la temporada. Pero todas estas previsiones se han ido al traste en las últimas semanas, debido al brusco cambio de las condiciones meteorológicas.

Según explica el presidente de la Denominación de Origen (DO) Cerezas Montaña de Alicante, Hilario Calabuig, «todo se ha torcido por completo. Prácticamente todos los días estamos teniendo precipitaciones, a lo que hay que añadir las temperaturas bajas y la gran humedad. El resultado es que el adelanto con el que íbamos se ha ido al traste, hasta el punto de que el inicio de la campaña se ha retrasado hasta dos semanas».

La humedad y los vientos de Levante han posibilitado que el Valle del Jerte haya tomado la delantera

decoration

Por si esto fuera poco, las primeras cerezas que han empezado a madurar se han agrietado a causa de la lluvia, por lo que han quedado inservibles para la comercialización. Según Calabuig, en el conjunto de la provincia son alrededor de 100.000 kilos de fruta los que se han perdido por esta circunstancia, lo que, si bien no es un porcentaje demasiado significativo en el global de la cosecha, sí que lo es, de entrada, desde el punto de vista económico.

Esta circunstancia, unida al hecho de que el sector no se ha podido beneficiar de los altos precios que predominan en el inicio de la campaña por el retraso en la recolección, ha traído como consecuencia que las pérdidas por ambos conceptos se sitúen por encima de los 3 millones de euros, lo que supone un duro golpe cuando todavía no se han podido ni empezar a recoger las primeras cerezas. «El problema -destaca el presidente de la DO- es que las cerezas que ya estaban para recolectar han quedado inservibles, y ahora nos toca esperar a que empiecen a madurar las que no están dañadas. Si la lluvia nos da un respiro, confiamos en que podamos empezar a recolectar a finales de esta semana o principios de la próxima». Las zonas que se han visto más afectadas por las precipitaciones son las más adelantadas, concretamente el área de la Vall de Gallinera, y también el entorno de Planes y Almudaina.

La cosecha podría llegar a los 5 millones de kilos y superar en un 200% a la del año pasado, que estuvo bajo mínimos

decoration

Precisamente, Alberto Llorens, de la cooperativa de Planes, lamenta que «los vientos que esperábamos de poniente hayan girado en estas semanas a levante, y eso ha hecho que la ventaja con la que íbamos se haya ido al traste. Ese comportamiento de las corrientes de aire ha propiciado que uno de nuestros principales competidores, como es el Valle del Jerte, nos haya adelantado».

El presidente de la DO, Hilario Calabuig, muestra cerezas dañadas por la lluvia. JUANI RUZ

En cualquier caso, la calidad de las cerezas que hay ahora mismo en el mercado es bastante deficiente por la humedad que impera en todas las zonas productoras, por lo que los precios tampoco han alcanzado los niveles de anteriores campañas.

Con todo, y confiando en que las condiciones meteorológicas tiendan a mejorar, la cosecha en la provincia podría superar los 5 millones de kilos, según explica el secretario general de La Unió, Carles Peris. Sería un 200% más que el año pasado, cuando la producción se situó bajo mínimos sobre todo en la zona de la montaña, debido a problemas de cuajado. Hay que resaltar que Alicante concentra el 83% de la producción autonómica de cerezas, con una superficie de 2.678 hectáreas dedicadas a este cultivo. El 28% en El Comtat, el 18% en el Vinalopó y el 16% en la Marina Alta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 967.

Compartir el artículo

stats