Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sabadell apuesta por una nueva tecnología que recorta un 30% el coste del nuevo software

La entidad pone en marcha un equipo en su centro de Alicante para implantar el sistema de programación «low code», que agilizará la modernización de sus aplicaciones

Las instalaciones del Sabadell en el polígono de Agua Amarga. | PILAR CORTÉS

Nuevo encargo del Banco Sabadell para su centro de competencias tecnológicas de Alicante. Tras haber sido una de las claves en la automatización de procesos que permitió la tramitación en tiempo récord de miles de créditos ICO durante el confinamiento, el departamento que dirige la alcoyana Susana Soler será ahora el responsable de la implantación en la entidad de la tecnología «low code», un nuevo sistema de programación que permite acelerar el desarrollo de nuevo software y reducir en un 30% su coste.

De esta forma, la entidad se convierte en una de las pioneras en la utilización de esta nueva tecnología en el sector, en un momento en que la digitalización –y el ajuste de gastos- es una de las grandes apuestas del nuevo consejero delegado de la entidad, César González-Bueno, para garantizar la viabilidad del banco en solitario. Y lo hará, además, con talento local y joven, ya que el equipo inicial de este nuevo proyecto estará compuesto por cinco estudiantes de la Universidad de Alicante, a los que el banco formará en este nuevo sistema de programación y mentorizará para que sea el embrión de la futura «factoría de software» de la entidad.

Como explica Soler, la principal ventaja de los sistemas «low code» es que generan código automático, por lo que son más sencillos de utilizar y no requieren de excesivos conocimientos de lenguajes de programación. Esto permite que la velocidad de desarrollo del nuevo software sea mucho más rápida y que el tiempo que transcurre desde que se encarga hasta que está disponible es mucho menor «que con cualquier otra tecnología disponible», según la experta.

«Por ejemplo, el desarrollo de una pantalla en otro lenguaje suele costar una media de 110 horas de trabajo. Con «low code» se logra en 80 horas», explica Soler. Es decir, que se recortan los plazos y los costes alrededor de un 30%.

Pero, además, este sistema es especialmente útil para el desarrollo de aplicaciones con interfaz de usuario o, lo que es lo mismo, aplicaciones web o móvil. Y también resulta más fácil de adaptar a los distintos sistemas operativos -por ejemplo, iPhone o Android- o a los distintos navegadores. Todo esto también supone que resulta más sencillo de actualizar, por lo que los costes de mantenimiento de los programas también se abaratan.

Como primer paso, la entidad tiene la intención de utilizar el «low code» para actualizar las aplicaciones internas de sus departamentos que han quedado más desfasadas, y en una segunda fase se abordará el sistema que utilizan en la red de oficinas. La elección de empezar por los programas internos no es casual ya que así se minimizan los riesgos, que serían más grandes si la nueva tecnología empieza a utilizarse directamente con las aplicaciones abiertas al público general, es decir, a los clientes. No obstante, la intención es ir ampliando su uso progresivamente a todo aquel software que se vaya modernizando en la entidad.

Fue en mayo del año pasado, en plena pandemia, cuando el Sabadell anunció la creación en su sede de Agua Amarga de la ciudad de Alicante -que en su día ya albergó los servicios informáticos de la desaparecida CAM- su primer centro de competencias tecnológicas, que se especializaría en desarrollo y aplicación de tecnologías punteras. Una apuesta con la que el banco pretende dar un impulso a su digitalización, especialmente en aquellas áreas que considera estratégicas, para no depender de los desarrollos de terceros.

La decisión ha cobrado aún mayor importancia con todo lo ocurrido en el último año, en el que el uso de canales alternativos a las oficinas físicas se ha acelerado. Así, según datos del propio banco, en el primer trimestre de esta año hasta el 45% de las ventas de préstamos han sido digitales, un 44% de los documentos se han firmado de forma remota y un 94% de las principales operativas de servicio se realizan a distancia.

Robots que se encargan de tramitar créditos

La primera misión del centro de competencias tecnológicas del Sabadell fue el desarrollo de robots virtuales para agilizar la tramitación de los expedientes de los créditos ICO y las moratorias hipotecarias durante el confinamiento. Una tarea que llegó a ocupar a más de 2.000 trabajadores en la entidad y que supuso un esfuerzo titánico para todo el sector. La apuesta del Sabadell permitió automatizar buena parte del proceso, de forma que el año pasado los nuevos robots ya se encargaron de gestionar más de 80.000 operaciones ICO y cerca de 35.000 moratorias, lo que permitió descargar de trabajo a la plantilla. Otra de las líneas de trabajo en las que quiere profundizar el centro es en el desarrollo de proyectos de Inteligencia Artificial.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats