Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia se juega intercambios comerciales por 217 millones en la crisis con Marruecos

Alicante exporta al país magrebí 112 millones y le compra productos por valor de casi 105 millones - El reino alauí alberga filiales de importantes firmas del sector alimentario, el plástico, el farmacéutico o el transporte de la zona

El puerto marroquí de Tánger.  | MOHAMED SIALI

El puerto marroquí de Tánger. | MOHAMED SIALI

En la última semana, el agregado comercial de Marruecos en España ha recibido más de una llamada desde la provincia de Alicante. La tensión surgida entre ambos países ha puesto en alerta a los numerosos empresarios de la zona con intereses en el país magrebí, con el que en los últimos años se ha consolidado un importante flujo de intercambios comerciales -tanto de ida, como de vuelta- y que también alberga un buen grupo de filiales y proveedores de compañías alicantinas.

«Hay preocupación porque está claro que Marruecos quiere presionar a España y no sabemos hasta dónde quiere aguantar el pulso. Confiamos en que todo se solucione sin consecuencias, como ha ocurrido otras veces», apuntaba ayer el presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera, buen conocedor del Magreb.

Las cifras en juego son considerables. Marruecos es el úndecimo destino de las exportaciones alicantinas, con más de 112 millones de euros el año pasado, por delante de países europeos como Suecia o Noruega, y de algunos grandes mercados a los que suele prestarse más atención, como China o Rusia. Pero, además, son importantes las importaciones, que el año pasado sumaron cerca de 105 millones, según datos de la Cámara y del ICEX, y que en buena medida se corresponden con la producción que firmas alicantinas realizan en el país norteafricano.

Así, por ejemplo, entre las compañías que más exportan a Marruecos están las de componentes del calzado -las ventas de pieles rondaron los 14 millones el año pasado y las de otros materiales y piezas, cerca de 11 millones-, mientras que de vuelta regresaron cerca de 44 millones de euros en calzado. «La mayoría son ventas para fabricantes de la provincia que producen allí», explica el presidente de AEC, Manuel Román, algo que también confirman desde Avecal: «Hay empresas que tienen allí una parte del proceso -como el aparado- o que fabrican determinados tipos de calzado en los que son especialistas», explica su presidenta, Marián Cano.

En el caso del plástico, que suma casi 20 millones en exportaciones, las ventas son bastante variadas y abarcan desde polímeros que se usan como materias primas, a material de obra como tuberías, o envases y productos para el transporte.

Algo más modestas son las cifras del mármol, que vende unos cinco millones anuales, aunque para el sector supone un mercado muy interesante. «Los marroquíes suelen comprar calidades medias, que tienen menos salida en otros mercados y son clientes importantes», señala el presidente de la asociación Mármol de Alicante, David Beltrá, que reconoce cierta inquietud entre los productores.

Maquinaria, abonos, tejidos o productos de caucho son otras de las partidas que completan las exportaciones alicantinas a la zona y que, además, aparecen entre las importaciones, junto con productos agrarios -la mayoría tomates- y pescado congelado.

Pero, además de las transacciones puras y duras, Marruecos también acoge empresas filiales o participadas por compañías alicantinas, que ven en este país un mercado para sus productos, o bien una forma de recortar costes. Así, entre los más veteranos en el país magrebí está la farmacéutica Asacpharma, que desde de 1992 posee allí una de sus plantas, junto con un socio local, de la que ya sale alrededor de la mitad de su producción de medicamentos más tradicionales (la firma también produce cosméticos o vacunas, que concentra en Alicante).

El grupo alcoyano Erum tiene en Tánger una de sus fábricas de perchas -para suministrar a los proveedores de ropa de las grandes cadenas de moda para las que trabaja- y participa en otra planta de componentes de automoción. Por su parte, Confectionary Holding -los propietarios de turrones El Lobo- tienen más de 500 hectáreas de plantaciones de almendros. Igualmente, el grupo Vectalia gestiona el transporte público de Nador y Safi. También tienen filiales o delegaciones Grupo Soledad o el fabricante de toldos Gaviota Simbac, además de la firma de software para ingeniería Cype, entre otras. Además, Baleària opera varias rutas con ciudades marroquíes.

Así, no es de extrañar que el presidente de CEV Alicante, Perfecto Palacio, destacara ayer la importancia de las relaciones de la provincia con Marruecos y señalara su deseo de que la diplomacia logre resolver el conflicto.

15

La crisis entre España y Marruecos en la frontera de Ceuta, en imágenes José Luis Roca

Una moneda estable pero con problemas de cobro

Los empresarios con intereses en la zona destacaban ayer la estabilidad que suele mostrar la economía y la moneda marroquí frente a, por ejemplo, lo que ocurre con algunos países sudamericanos, lo que convierte el reino alauí en una buena opción para invertir. Sin embargo, otros señalaban los problemas de morosidad o de piratería que también suelen producirse. En cualquier caso, todos confiaban en que las relaciones comerciales se mantengan, pese a la crisis diplomática.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats