Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia de Alicante crea hasta 11.000 nuevos empleos tras el fin del estado de alarma

La mejora de la actividad alcanza a todos los sectores económicos, liderados por la hostelería, que suma casi 4.000 trabajadores más que en abril - Más de 6.600 profesionales salen de la situación de ERTE durante el último mes

Una terraza llena en la Explanada, hace unos días. | HÉCTOR FUENTES

La imagen de lleno en las terrazas que se registra los fines de semana en la mayor parte de poblaciones de la provincia ya lo anticipaba. El final del estado de alarma y del cierre perimetral de la Comunidad, junto con la progresiva reducción de las restricciones a la actividad del comercio y la hostelería, se tradujeron en un fuerte crecimiento del empleo durante el pasado mes de mayo, el tercero consecutivo de mejora del mercado laboral alicantino.

En solo un mes se crearon 10.982 nuevos puestos de trabajo, lo que supone uno de los mayores incrementos de la serie histórica, aunque inferior al registrado en julio del año pasado, cuando el fin del confinamiento permitió que 13.555 alicantinos encontraran empleo. Con este aumento, el número total de cotizantes se sitúa en 655.862, una cifra ya muy próxima a la que se registraba justo antes de estallar la pandemia, en febrero de 2020, cuando había 658.632 profesionales dados de alta en la Seguridad Social en la provincia, aunque por debajo de las cifras de mayo de 2019, cuando sumaban unos 669.000.

Desempleo registrado en mayo de 2021.

Este aumento de la afiliación también tuvo su traslado a las cifras de paro registrado. Así, el número de inscritos en las oficinas de Labora -el servicio de empleo público de la Generalitat Valenciana- se redujo en 6.225 personas, lo que supone la segunda mayor caída de la serie histórica para este mes, tras la contabilizada en mayo de 2015, cuando salieron de las listas del desempleo 6.709 personas.

En la misma línea, la reapertura de muchos negocios propició una nueva reducción de los profesionales incluidos en algún Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y, en concreto, las empresas alicantinas recuperaron a 6.650 trabajadores. Aún así, al finalizar mayo, seguían en esta situación 21.712 profesionales, la mayoría con suspensión total de jornada.

Sectores

Por sectores, tanto el paro como el aumento de afiliación fue prácticamente generalizado. En el caso del aumento de cotizantes en el Régimen General -los que trabajan por cuenta ajena-, el sector más beneficiado por la reactivación fue la hostelería, con cerca de 4.000 afiliados más. La industria sumó 1.820; la construcción, 588; el comercio, cerca de 700; y las actividades administrativa, alrededor de 600. Entre los pocos sectores que perdió cotizantes el pasado mes está la Administración pública -sin incluir sanidad ni educación-, que registró unos 200 ocupados menos.

Pero quizá el dato que más puede dar una idea de la recuperación de la actividad con respecto al año pasado es el de la firma de nuevos contratos. Durante el pasado mes, los empresarios formalizaron 48.566 contrataciones, lo que supone un 93% más que en mayo del año pasado, es decir, prácticamente el doble. Eso sí, entonces la desescalada apenas acabada de empezar tras el periodo más duro de confinamiento.

Lo que no varía es la calidad de ese empleo: apenas 4.796 contrataciones, menos del 10%, fueron indefinidas, según los datos del Ministerio de Trabajo. Un extremo sobre el que vienen advirtiendo los sindicatos. «Estamos volviendo a la precariedad de antes, a los mismos vicios», alertaba ayer la secretaria general de UGT en l’Alacantí-La Marina, Yaissel Sánchez, que destacó la importancia de que los fondos europeos se canalicen para propiciar un cambio de modelo productivo que genere empleo de mayor calidad.

Una petición que también compartió el responsable de Empleo de CC OO en l’Alacantí, José María Ruiz Olmos, que, además, expresó su preocupación por que algunos de los ERTE que aún se mantienen se acaben convirtiendo en ERE, y censuró especialmente los recortes en sectores con beneficios, como la banca.

Por su parte, desde la patronal autonómica CEV alertaron de que, pese a las buenas cifras, la economía de la Comunidad muestra un menor dinamismo que la de otras zonas, y reclamaron celeridad en el reparto de las ayudas directas a empresas y autónomos.

El mayor recorte de la serie histórica en España

A nivel nacional, el paro descendió en 129.378 personas durante el pasado mes de mayo, el mayor recorte de la serie histórica, que comenzó en 1996. Con este descenso del número de desocupados, se sitúa en 3.781.250. Por su parte, la Seguridad Social ganó 211.923 cotizantes, con lo que el total de ocupados llega a 19.267.221. En cuanto a los ERTE, en mayo recuperaron su puesto de trabajo habitual 95.439 personas en todo el país, con lo que la cifra de afectados que aún siguen en esta situación cayó hasta los 542.142, la menor desde el inicio de la pandemia de covid y desde la puesta en marcha de esta medida.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats