Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más Local Hero y menos burocracia

Más LocAl Hero y menos burocracia

Más LocAl Hero y menos burocracia

Polémicas aparte, con permiso de indultos e independentismo y de la factura de la luz, el último informe del Banco de España a propósito de los efectos en la economía del histórico aumento en 2019 del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se ha colado con fuerza en todo corrillo, con mascarilla y distancia, mentidero o rabieta de Twitter. Merece la pena que este informe sea leído en su integridad antes de ajusticiarlo o beatificarlo porque son diferentes cuestiones de interés las que en él se incluyen desde una perspectiva a priori técnica y objetiva. Por ejemplo, la referencia a la equidad y a otros efectos positivos, además del evidente efecto arrastre inflacionista que tiene sobre la economía, con traducción simultánea en las cifras de paro y reducción de la tasa de contratación laboral. Todo debe ser balanceado en su justo término. Pero parece que las sorpresas cada vez lo serán menos a propósito del anunciado e inminente nuevo incremento del SMI.

Algo similar parece que ocurrirá con la tan anunciada derogación de la denominada reforma laboral que de cuerpo presente, en forma de contrarreforma, ha estado en todas las mesas de negociación colectiva activas durante 2021 y en las valientes que lo intentaron en 2020. Freno, excusa para un retardo acumulado, nostalgia rayando en melancolía, reforma descafeinada o simplemente el consabido compás de espera hasta que escampe la situación por los progresos de la vacunación. Es indudable que su sola mención ha influido en los avances de la mesa de negociación del importante Convenio de la Industria, los Servicios y las Tecnologías del Metal de la provincia de Alicante, junto con el alud de cifras, informes de parte y más o menos sesudos estudios que ambas partes pudieran esgrimir anexándolos a las consabidas plataformas reivindicativas. Pero nada es fácil en tiempo de pandemia y para el diálogo social y negociación colectiva, tampoco. La sola delimitación del perímetro real y realista de la negociación ha resultado agotadora. La evidencia de la dramática situación de crisis económica vivida y de las incontestables magnitudes que, no obstante, resultaban contestadas no ayudó contra todo pronóstico a alcanzar acuerdos durante todo el año 2020 ni tampoco desde comienzos de este año 2021 en favor de asentar las bases para una pronta recuperación del sector. Un sector heterogéneo, de gran peso económico, con 150 CNAE o ramas de actividad y muy capilarizado, con predominio de pymes y micropymes a lo largo de toda la geografía provincial, esos héroes locales, esos empresarios a los que aludíamos en el título. Un convenio provincial de industria que, sumado al del comercio del metal, configura un radio de acción sobre 50.927 trabajadores ( héroes acompañados por héroes), según datos del INSS. Un convenio de referencia en el que Fempa ha centrado en la productividad su leitmotiv y en el que se han abordado por vez primera temas de gran interés para el futuro de este sector industrial. Innovación, digitalización o la FP, y más concretamente la FP Dual y la FP Industrial, se han colado con protagonismo en sus sesiones de negociación. Veamos qué nos depara el desenlace de un proceso de negociación para un sector industrial llamado a ejercer su papel como uno de los motores de la recuperación económica en nuestra provincia y la Comunitat. Un sólido sector destinado a atraer la contratación de trabajadores con la cualificación necesaria en cuanto la situación comience a mejorar. Pero bajo nuevos paradigmas.

Nada será igual tras la pandemia. Este axioma alcanza de manera trascendental tanto al incremento de la cualificación de los recursos humanos que intervienen en nuestro sector por exigencias de competitividad, aceleración tecnológica, cambios vertiginosos en los mercados y panorama disruptivo de tecnologías habilitadoras digitales que harán de la gestión de la innovación, desde la fase de su concepción en el seno de la propia empresa hasta su lanzamiento, su razón de ser y garantía de supervivencia. No hay vuelta atrás, la pandemia ha acelerado todos los cambios y ha modificado paradigmas en el mundo empresarial con la tecnología como aliada imprescindible y afortunadamente inevitable. Dos indispensables: Europa frente a EE UU y China. Prevenir el declive en la era de la Inteligencia Artificial, de Luis Moreno y Andrés Pedreño, y Qué hacer con el modelo productivo. Guía básica para gobernantes audaces, de Andrés García Reche.

La transformación digital es prioritaria, clave para que las empresas puedan evolucionar, crear valor y satisfacer necesidades del mercado con sus bienes y servicios en constante innovación. Difundir de manera efectiva la cultura de la innovación, promover las interacciones y sinergias entre los distintos agentes del rico y fértil ecosistema de innovación provincial y de nuestra Comunitat, ejercer como principio activo del cambio y evolución tecnológica en el sector y de manera transversal, multidisciplinar y abierta, es, junto con el impulso a la configuración de proyectos colaborativos de transformación digital y de innovación, lo que ha llevado a Fempa a solicitar en concurrencia competitiva y conseguir de manos del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, RED.ES, la Oficina Acelera Pyme de Alicante para la transformación digital. Un completo programa que acercará a las pymes el conjunto de tecnologías habilitadoras digitales tales como Big Data, Internet of Things, Inteligencia Artificial, Realidad Aumentada y Realidad Virtual, Robótica, ciberseguridad, etc., que se han dado en llamar Industria 4.0 , con diagnósticos y análisis de las ventajas y beneficios de toda índole para las pymes que aceleren su inevitable y deseable transformación digital. Muchos retos y oportunidades ante nosotros.

Carestía circunstancial y, por tanto, encarecimiento exponencial de las materias primas, de los costes energéticos que soportan nuestras pymes, de los más elevados de la UE, de los costes de los fletes, incertidumbre sobre el desenlace de los préstamos con avales ICO e incertidumbre sobre ulteriores ERTE, comienzo de la eclosión de los concursos de acreedores... Y todo apunta a una espiral inflacionista que volverá a golpear a nuestra maltrecha economía. El temor de que todo ello se traslade a un ajuste final de las plantillas y a una tributación al alza es real. Sin olvidar el gigantismo de una burocracia e ineficiencia administrativa prescindible que persiste, que no hace uso de la digitalización e Inteligencia Artificial para facilitar la vida a los ciudadanos.

Frente a este panorama que parece desolador, prevalece el genio, la adaptabilidad, profesionalidad y la resiliencia de nuestros empresarios que siguen adelante con sus empresas y trabajadores, sosteniendo con su actividad nuestro Estado del Bienestar y que más que nunca tendrán que afrontar la transformación digital de sus empresas y encontrar en la innovación y la tecnología su factor clave de escalabilidad. ¿Es o no nuestro empresario más próximo nuestro Local Hero? Nuestra sociedad necesita más empresarios, personas que sacan adelante su proyecto con determinación y que, con su actividad no exenta de riesgos, generan riqueza y empleo. Necesitamos infundir el espíritu empresarial en nuestros jóvenes talentos. Nuestro futuro va en ello.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats