Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ineca reclama acelerar la vacunación de los jóvenes para evitar que se frene la recuperación

El instituto de estudios constata la mejora de la economía alicantina en el segundo trimestre tras retroceder a niveles de 2013 en el primero

El presidente de Ineca, Rafael Ballester, durante la última asamblea general de la organización.

El mundo empresarial empieza a mirar con recelo las noticias sobre el aumento de los casos de covid, justo cuando el avance de la vacunación había permitido que la economía empezara a remontar con fuerza. Así, el presidente del Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca), Rafael Ballester, ha considerado este miércoles "vital" que se acelere la inmunización de la población más joven para contener la pandemia y evitar una nueva recaída de la actividad.

Ineca ha hecho público su nuevo informe de coyuntura en el que se constata el fuerte impacto que tuvo la tercera ola del covid en el primer trimestre del año, cuando la economía provincia llegó a retroceder hasta niveles de 2013, según el indicador de actividad que elabora regularmente este "think tank". Entonces, los cierres y el aumento de las restricciones dieron al traste con las esperanzas de una rápida recuperación desde principios de años.

Sin embargo, el avance de la vacunación a partir de marzo y, sobre todo, el levantamiento de las restricciones han cambiado por completo el panorama, según apuntan desde Ineca. Así, recuerdan que la afiliación a la Seguridad Social se acerca a las cifras anotadas en el 2019, que el desempleo ya empieza a reducirse aunque en julio aún se contabilizaban 16.767 personas en ERTE.

Igualmente, las exportaciones de la provincia, con los datos de abril también refuerzan el cambio de tendencia, ya que anotan un incremento del 60%, pero quizá el dato que más da una idea de lo que está sucediendo es el aumento de las importaciones, del 67,9% porque la industria ya ha reactivado su producción y vuelve a incorporar materias importadas para sus procesos productivos, según explican desde Ineca.

Además, Ballester señala que hasta la fecha el tejido productivo ha logrado mantenerse con bastante solidez, "al margen de su mayor o menor incidencia en cuestiones de liquidez y solvencia". Eso sí, esto no significa que no pueda haber problemas a partir de ahora, sobre todo con las denominadas empresas zombis, es decir, aquellas que se están manteniendo gracias a las medidas que se han puesto en marcha para atenuar el impacto de la pandemia pero que no son rentables.

El presidente de Ineca también cree que es previsible que la recuperación vaya más despacio que la media del conjunto de España por el mayor peso del sector turismo-restauración en la provincia, y la dependencia de los mercados internacionales para el turismo y las compraventas inmobiliarias.

Una de las claves para el instituto será la llegada de los fondos europeos del Plan Next Generation, que suponen una oportunidad para acelerar la mejora.

Primer trimestre

En cuanto a lo que son puramente los datos del primer trimestre, el informe de Ineca deja claro la profundidad del golpe que recibió la economía en los primeros meses del año. El director de Estudios de INECA, Francisco Llopis, recuerda que los datos de empleo y afiliación destacaron en este periodo por un descenso continuado de afiliados con más intensidad que en el resto de España, aunque en marzo ya se refleja un cambio de tendencia, mejorando además los valores medios nacionales.

En cuanto al desempleo, éste sigue siendo nuestro talón de Aquiles y marzo se cerró con 22.847 personas demandantes de empleo más que en marzo de 2020, cuando el cierre temporal de la actividad desplomó el empleo. El sector servicios sigue siendo el que más porcentaje de parados recoge con un 73% del total. La otra cara de la moneda es el sector industrial que finaliza el primer trimestre con una reducción de 1.044 trabajadores en paro respecto a los valores de hace un año.

Para Llopis, la tasa de paro de la EPA sigue siendo elevada, casi un 20%, aunque no llega a alcanzar los datos de la anterior crisis.

Salarios

El director de Estudios de INECA ha incidido que en materia de rentas laborales, en la provincia de Alicante, como en el conjunto de España, los salarios se han podido mantener a pesar de la crisis gracias a la activación de los procesos de ERTE. Esta situación se comprueba al comprobar la recaudación de la AEAT en el IRPF, que en el primer trimestre recoge una variación anual positiva. Pero cabe resaltar que en España el ascenso es del 2,5% mientras que en la provincia se queda con un 0,9%.

Para Llopis “obviamente este proceso tiene sus límites, junto a depósitos y ahorro, por lo que la supervivencia económica de empresas y familias está llegando a valores elevados, siendo necesario ya un cambio de tendencia para revertir la situación y volver a recuperar los recursos financieros empleados. De otro lado, esta descapitalización del sector privado va tener una clara incidencia en los futuros proyectos de inversión, que parece que tendrán que posponerse hasta recuperar el saldo empleado. Esta situación es esencial, pues es precisamente en estos momentos en los que interesa adoptar posiciones de ventaja empresarial en los respectivos mercados, circunstancia que ahora se ve condicionada o limitada”.

Los tan esperados fondos europeos de recuperación, Next Generation, pueden ser una oportunidad en el caso de Alicante para por un lado compensar este mayor desgaste financiero provocado por el covid, como también para impulsar procesos de inversión, innovación y mejora productiva que compense la mayor falta de recursos de las empresas alicantinas, y con ello, al menos mantener la competitividad empresarial respecto a nuestros principales competidores.

Por bloques de actividad, el sector industrial, por la vía del comercio exterior, ha comenzado el año con buenas cifras, salvo el sector del calzado que continúa con descensos, incidiendo de forma directa sobre el empleo en las comarcas con mayor especialización en este producto.

Construcción

A juicio de Llopis, en el eje de la construcción-inmobiliario, el inicio de nuevas viviendas a partir de los visados de obra nueva recoge un descenso anual en el trimestre del 53,3%, muy lejos del dato nacional que apenas se reduce un 0,6%. Con estos datos se alarga el proceso de reducción de la actividad en nueva vivienda iniciado en el año 2019.

Por el lado de las operaciones de compraventa, la recuperación en la provincia de Alicante está siendo muy tímida, con avances muy reducidos, especialmente si se compara con otros territorios de caracteres similares. Sin duda, la ralentización e incluso paralización de las actividades vinculadas con el turismo, junto a descenso de actividad en el calzado, dos de los motores de la provincia, están afectando a los procesos de inversión inmobiliaria, por lo que hasta que no se reduzca la incertidumbre generada por el covid, estas operaciones quedarán congeladas a la espera de mejores momentos.

Y en la misma línea se mueven las ventas realizadas por extranjeros, que en la provincia de Alicante suponen un peso muy importante en el conjunto de estas operaciones. Este colectivo ya mostraba en 2019 ciertos síntomas de agotamiento con variaciones anuales negativas reducidas, unido a la incertidumbre que todavía planea sobre las consecuencias económicas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea hace que este mercado, tradicionalmente muy presente en Alicante, esté posponiendo sus decisiones en este tipo de inversiones.

En cuanto al turismo, éste acumula prácticamente un año de actividad en valores mínimos, donde las escasas pernoctaciones anotadas son generadas por el mercado nacional, y además éstas presentan una duración menor, por lo que los ingresos de estos establecimientos se han visto reducidos de forma drástica.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats