Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calzado lidera la caída de ventas en la industria al perder 400 millones

La encuesta anual realizada por la Conselleria de Economía revela que la facturación del sector se ha reducido un 27% en plena pandemia

Última edición de Futurmoda en la Institución Ferial Alicantina (IFA). |

Última edición de Futurmoda en la Institución Ferial Alicantina (IFA). | ANTONIO AMORÓS

La industria ha podido resistir mejor el envite de la pandemia que los servicios, pero también está atravesando su particular vía crucis. Así se ha puesto de manifiesto en la encuesta anual que realiza la Conselleria de Economía entre las empresas de la Comunidad Valenciana, documento del cual se desprende que el calzado es el que peor lo ha estado pasando, con un descenso de las ventas del 26,9%, que lo ha llevado a perder cerca de 400 millones de euros. Le sigue, a escasa distancia, el metal, que también cuenta con una amplia implantación en la provincia de Alicante.

Las empresas confían en que el comercio recupere actividad para que la situación se reconduzca en 2022

decoration

El informe destaca que la reducción de la cifra de ventas en 2020 respecto al ejercicio anterior en el conjunto de la industria manufacturera y de producción de electricidad, gas y vapor ha sido del 10,1%, y si se exceptúa el apartado de refinación, energía y agua, es el calzado el que lidera la caída con un porcentaje del 26,9%. El sector, en concreto, obtuvo unos resultados de 1.041 millones de euros el año pasado, lo que supuso un descenso cercano a los 400 millones. Hay que reseñar, en este sentido, que la mayor parte de las empresas están situadas en territorio alicantino.

El metal también ha notado con intensidad los efectos de la crisis al empeorar sus resultados en un 25%

decoration

La presidenta de la Federación de la Industria del Calzado Español (Fice) y de la Asociación Valenciana de Empresarios del calzado (Avecal), Marián Cano, destaca que «el primer trimestre de 2020 se facturó bien, pero a partir del confinamiento todo se torció, primero debido al cierre de los comercios, y después por la interrupción de la vida social. De hecho, todos los sectores vinculados de una manera u otra a la moda lo hemos estado pasando muy mal, debido a la suspensión de todo tipo de eventos e incluso de las relaciones personales. Las marcas mejor posicionadas lo han notado menos, pero en líneas generales, hemos estado atravesando una época muy complicada».

El futuro todavía está rodeado por la incertidumbre. Según Cano, «nuestras expectativas están íntimamente ligadas a la evolución de la vacunación y la recuperación de la movilidad a nivel internacional. Vamos a ver si los comercios, como parece que está sucediendo, empiezan a vaciar estanterías y podemos empezar a servirles mercancía de nuevo. También tenemos depositadas ciertas esperanzas con el circuito de ferias que se reanuda en septiembre. Confiamos en que en 2022 empecemos a ver por fin algo de normalidad».

El del metal es otro de los sectores que han sufrido con especial intensidad la pandemia. De acuerdo con las cifras reflejadas en la encuesta de la Conselleria de Economía, el descenso de las ventas ha sido del 24,8% hasta quedar en 1.061 millones, aunque también hay otros subsectores que se relacionan íntimamente, como el de maquinaria y equipamiento, que baja un 7,7% hasta los 1.166 millones, o el de productos metálicos, que igualmente cae un 12,5% para situarse en 2.232.

El secretario de la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), Luis Rodríguez, lamenta que en estos momentos, en que se debería estar afrontando con garantías la recuperación, haya problemas como el encarecimiento de las materias primas, el transporte o la electricidad, que están suponiendo un lastre importante.

La encuesta también refleja caídas de entre el 23% y el 3% en el textil, y del 3,4% en el juguete.

Reclaman la suspensión definitiva de los aranceles de EE UU

El aplazamiento expira en noviembre y todavía no se ha alcanzado un acuerdo en la OCDE

Los empresarios del calzado reclaman que la amenaza de aranceles por parte de EE UU para el calzado español desaparezca de forma definitiva, toda vez que de momento solo hay una tregua de carácter provisional que caducará el próximo mes de noviembre.

La amenaza de aranceles, como se ha venido informando, era una represalia del gigante norteamericano por la decisión del Gobierno español de imponer la denominada Tasa Google. El cambio de presidencia en la Casa Blanca propició que quedase en suspenso durante seis meses, con el objetivo de facilitar un acuerdo internacional sobre el citado gravamen en el seno de la OCDE.

El calzado, que tiene en EE UU su principal destino exportador fuera de la Unión Europea, recibió con alivio este aplazamiento, toda vez que las empresas ya habían empezado a registrar suspensiones de pedidos.

Eso fue en el mes de junio, pero desde entonces, no ha vuelto a haber noticias sobre el estado de las negociaciones. La presidenta de Fice y Avecal, Marián Cano, señala que «las relaciones comerciales han mejorado desde que se acordó la suspensión provisional, pero la preocupación por parte de las empresas continúa estando ahí, porque hay fecha de caducidad y podemos volver a encontrarnos con el mismo problema».

Es por ello por lo que el sector piensa reanudar los contactos al más alto nivel tan pronto concluyan las vacaciones, «para que esta suspensión temporal se convierta en definitiva», afirma.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats