Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El antiguo holding inmobiliario de la CAM suma otros seis millones en pérdidas

El Sabadell ya ha liquidado prácticamente todas las participaciones y activos que acumulaba TIP en 2011

Uno de los hoteles en los que participaba la CAM. | INFORMACIÓN

Sin duda ha sido una de las tareas más complejas a las que se han enfrentado los responsables del Sabadell tras hacerse con el negocio de la CAM: liquidar la maraña de participaciones inmobiliarias que la desaparecida caja de ahorros mantenía a través de su filial TIP y que supuso uno de los motivos de la intervención de la entidad, ante el riesgo que conllevaba. Una tarea que el banco está a punto de completar, según se deduce de las cuentas que este holding acaba de depositar en el Registro Mercantil y donde se comprueba que a los nuevos gestores ya sólo les queda por dar carpetazo definitivo a tres de las 69 sociedades en las que el conglomerado llegó a tener intereses.

Eso sí, de lo que no parece librarse TIP es de las pérdidas. El año pasado fueron otros seis millones de euros, con lo que el total de números rojos que el holding acumula desde la intervención de la CAM en el año 2011 ya supera los 2.120 millones de euros. Una cifra considerable que, eso sí, forma parte de la cartera que cubre o, mejor dicho, cubría el Esquema de Protección de Activos que se le concedió al Sabadell, que expiró el pasado mes de julio.

En cualquier caso, el conglomerado ya apenas tiene activos reales, ya que la inmensa mayoría de los que todavía conservaba se incluyeron dentro de las carteras que se vendieron en bloque al fondo norteamericano Cerberus en el año 2019.

La herencia de la burbuja

Además, las tres participaciones que aún conserva son de firmas que están en liquidación: Desarrollos y Participaciones Inmobiliarias 2006, Promociones e Inmuebles Blauverd Mediterráneo e Inversiones en Resorts Mediterráneos. Esta última supone todo un paradigma de los años de la burbuja inmobiliaria, ya que es la sociedad que creó la CAM junto a otras entidades para gestionar los activos que tuvieron que asumir cuando Polaris World acabó en la quiebra.

A través de esta filial, la desaparecida caja alicantina también articuló sus inversiones junto a los hoteleros Juan Ferri y José Baldó para crear un grupo en México, o los proyectos que pretendía desarrollar junto a Hansa en este mismo país. Entre ellos, una macrourbanización en Baja California que nunca llegó a ejecutarse por estar planteada junto a un espacio natural.

Entre las participaciones que los gestores del Sabadell lograron finiquitar el año pasado destaca Caminsa Urbanismo, una sociedad que la extinta caja creó junto a otro de los símbolos de los años del «boom» inmobiliario, la valenciana Quabit. Además, también liquidó por completo la mercantil Gestión de Proyectos Urbanísticos del Mediterráneo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats