La movilidad es uno de los sectores que más ha evolucionado en los últimos años. Entre los cambios más relevantes generados en el transporte de personas, destacan los que han propiciado el paso de un modelo clásico basado en el vehículo de combustión térmica al uso de medios de transporte híbridos y eléctricos. Además, también se ha generado una mayor oferta de opciones de transporte como son las bicicletas eléctricas o los patinetes, lo que ha generado alternativas al coche y la moto.

Para hablar de la movilidad y de la transformación que vive el transporte personal, el director Comercial de Red Territorial Este de Banco Sabadell, Ramón Satorra, participó en INFORMACIÓN TV en el segundo de los encuentros del ciclo Finanzas Domésticas de Banco Sabadell en el que explicó los pasos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un vehículo y, más en concreto, del coche.

«Dentro de las diferentes opciones de vehículos el coche sigue siendo el rey en los trayectos interurbanos y en la propia ciudad», apuntó Ramón Satorra, tras ser preguntado por el director del Club INFORMACIÓN, Toni Cabot. Por ello, el responsable de Sabadell destacó la importancia de que los interesados en hacerse con un medio de transporte identifiquen muy bien cuáles son sus necesidades y, una vez detectadas, fijar un presupuesto máximo para la compra del mismo.

«Estamos en un contexto, sobre todo en las grandes ciudades, donde los coches van a convivir con los patinetes eléctricos, con las bicicletas, con las bicis eléctricas, las motos… Según nuestras necesidades, una opción puede ser más recomendable que otra», opinó, al tiempo que recordó que las ciudades están cambiando y evolucionando para satisfacer estas nuevas formas de movilidad.

Toni Cabot, director del Club INFORMACIÓN, y Ramón#Satorra, Director Comercial de Red Territorial Este de Banco Sabadell. Rafa Arjones

«Antes, una calle estaba formada por las aceras y el asfalto para los coches. Ahora una calle cuenta con carril bici, carril para patinetes, aceras para personas, carril de autobús, carril coche...». De ahí que a la hora de comprar un coche, los usuarios analicen muy bien las diferentes opciones existentes, tanto de modelos como de opciones de compra (e incluso de alquiler), para acertar con una operación que «después de la compra de la vivienda suele ser la segunda operación financiera de más volumen a título individual».

En este sentido, incidió en que las alternativas son diferentes si el conductor usará el coche para transporte urbano a diario, para salir los fines de semana al campo o para hacer viajes largos durante la semana por motivos laborales. «Cada necesidad requiere coches diferentes. No debemos dejarnos llevar por las bondades del coche sino por nuestras necesidades», remató.

¿Cómo calcular cuánto podemos gastar?

Debido al importe que implica la adquisición de un coche, la mayoría de los usuarios tendrá que financiar la adquisición del mismo. Por tanto, lo primero que hay que hacer es saber cuánto se puede gastar. «Para calcularlo debemos coger los ingresos netos mensuales y quitar los gastos fijos, incluyendo en este capítulo un apartado de ahorro. Hecha esta operación, lo que sobra es lo que puedo destinar al pago de un coche de manera mensual».

¿Y qué alternativas de pago existen? Ramón Satorra explicó cuatro opciones para la adquisición de vehículos. Por un lado, la del pago en efectivo, que no requiere un apoyo financiero. Por otro lado, estaría la posibilidad de solicitar un préstamo cuando el interesado no puede abonar la cantidad total en efectivo. «Este es un crédito sencillo que suele tener entre sus características que es a plazo fijo y suele ser amortizable en siete u ocho años».

Acto seguido, el Director Comercial de Red Territorial Este de Banco Sabadell ahondó en otras alternativas de financiación que están ganando clientes en los últimos años: el leasing y el renting. Entran dentro del arrendamiento del coche y no de la compra del vehículo.

Debido al importe que implica la adquisición de un coche, la mayoría de los usuarios tendrá que financiar la adquisición del mismo.

Leasing vs Renting

El leasing de coches es una opción por la que el cliente elige el vehículo que quiere, pero es el banco el que lo compra y cede el uso del mismo al usuario por un alquiler al mes. El cliente no va a ser el propietario del vehículo y para utilizarlo debe pagar un arrendamiento y un tipo de interés. «Esta opción tiene la ventaja de que permite diferir el pago del IVA y es una alternativa buena para profesionales». Otras ventajas de esta opción es que hay una financiación del 100% del vehículo, el coche es nuevo y ofrece la posibilidad de obtener ventajas fiscales en el IVA.

El renting, por su parte, es una alternativa que está cada vez más en auge y consiste en que el interesado «solicita un coche y es el banco el que le entrega el coche para su uso con una cuota que incluye todos los gastos. Entre estos se encuentran, por ejemplo, el pago del seguro a todo riesgo sin franquicia y para cualquier conductor, las revisiones en talleres oficiales, el cambio de neumáticos, gastos de matriculación, impuestos... «Todo está incluido en una cuota que se paga al mes tras la firma de un contrato que suele durar entre dos y cuatro años», apuntó Ramón Satorra.

La ventaja del renting es que genera ‘cero’ problemas en el usuario. «Con el renting compras tranquilidad», recalcó el responsable del Sabadell, a la vez que señaló que, según diferentes estudios realizados por la entidad financiera, «a efectos financieros siempre sale ligeramente mejor el precio del renting que comprar un coche solicitando apoyo financiero».

Para diferenciar entre estas dos opciones, Ramón Satorra detalló que mientras que el leasing da la opción de comprar el coche, en el renting no existe esa posibilidad cuando acaba el contrato. «Llegado ese momento, muchos clientes renuevan el acuerdo quedándose con el mismo modelo de coche pero con el modelo nuevo que incluye las novedades tecnológicas incorporadas en esos años de uso».

Resumen de opciones de financiación en la compra de automóviles

  • Préstamo. El banco, con la sola garantía del cliente, concede un crédito amortizable normalmente a siete u ocho años, ya que lo conveniente es sustituir cualquier vehículo con esos años. Este tipo de préstamos suelen ser a tipo fijo, por lo que el cliente siempre paga lo mismo. Son tanto para coches nuevos como para coches segunda mano.
  • El leasing. Esta es una alternativa de arrendamiento por la que el cliente decide el coche que quiere, pero el que lo compra es el banco. El interesado lo utiliza a cambio de un alquiler mensual, que incluye el arrendamiento y un tipo de interés. Es una alternativa buena para profesionales al posibilitar la financiación al 100%, hace referencia a coches nuevos y ofrecen la ventaja fiscal de deducción del IVA. En esta opción, el banco da la opción de comprar el vehículo.
  • El renting. Al igual que la anterior es otra opción de arrendamiento. El banco entrega el coche a su cliente por una cuota mensual (el contrato suele oscilar entre 2 y 4 años) que incluye gastos como un seguro a todo riesgo sin franquicia y para cualquier conductor, la matriculación, impuestos…

Ramón Satorra, Director Comercial de Red Territorial Este de Banco Sabadell. Rafa Arjones

Ayudas para la compra de un vehículo

Tras ser preguntado por el director del Club INFORMACIÓN, Toni Cabot, sobre la posibilidad de optar a ayudas para la compra de un vehículo, el Director Comercial de Red Territorial Este de Banco Sabadell explicó que los fondos Next Generation EU y el Programa de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España contemplan que una parte de los recursos económicos estará destinado a la electrificación de la movilidad y de los vehículos para reducir la contaminación. El objetivo es apoyar y dar pasos hacia vehículos híbridos y vehículos eléctricos.

«La estimación es que se destinarán alrededor de 20.000 millones de euros, entre la iniciativa pública y la privada, en España con este fin. Dentro de las líneas que se ayudarán habrá fondos dirigidos para la compra de vehículos eléctricos e híbridos que, según el caso, podrán llegar a los 7.000 euros por coche», detalló Ramón Satorra.

Parte de los recursos incluidos en el plan por el Ejecutivo ya están en marcha, como es el caso del plan Moves para la adquisición de vehículos eléctricos y la implantación de puntos de recarga (800 millones) y el plan Moves Proyectos Singulares, 300 millones para el desarrollo de movilidad sostenible.

Todo lo que hay que saber a la hora de financiar un coche

El tercer encuentro del ciclo Finanzas Domésticas del banco Sabadell organizado por INFORMACIÓN y la entidad financiera llevará el título «¿Cómo invertir más ahorros?» y tendrá lugar el 8 de octubre. El último evento «Medios de pago y seguridad. Compras en comercios con tarjetas y en internet» será el 12 de noviembre.