Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sabadell inicia la negociación formal del ERE tras fracasar las conversaciones previas

La dirección rechaza las propuestas de los sindicatos y solo ofrece recolocar internamente a 60 empleados

La sede del Sabadell en Alicante.  | EUROPA PRESS

La sede del Sabadell en Alicante. | EUROPA PRESS d.navarro

La dirección y los sindicatos del Banco Sabadell iniciarán el próximo jueves las negociaciones formales del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.936 trabajadores de la entidad, tras el fracaso del periodo de conversaciones previas, en que apenas se han registrado acercamientos entre ambas partes. Al contrario, la tensión ha ido «in crescendo» con cada reunión hasta el punto de que todos los sindicatos emitieron ayer un comunicado conjunto lamentando lo que consideran una falta de voluntad negociadora por parte del banco.

Así, los representantes de los trabajadores ya preparan todo un calendario de movilizaciones para las próximas semanas -el plazo oficial para alcanzar un acuerdo se extiende del 16 de septiembre al 15 de octubre-, entre las que no descartan la convocatoria de una huelga, después de que durante la negociación de los ajustes de BBVA y CaixaBank se rompiera lo que parecía un tabú en el sector, con los primeros paros en décadas.

La clave sigue estando en la voluntariedad. Los sindicatos habían propuesto toda una batería de medidas -desde prejubilaciones y bajas incentivadas, hasta excedencias o el teletrabajo- para evitar que se produzca un solo despido forzoso, la línea roja que no están dispuestos a superar. De esta forma, pretendían repetir la fórmula que permitió la salida de otros 1.800 trabajadores en el primer trimestre del año.

Sin embargo, desde la dirección, aunque señalan que primará la voluntariedad, ya han dejado claro que no será posible un acuerdo como el anterior, lo que significa que habrá una parte del ajuste por la vía de extinción de empleos. De momento, el único movimiento de la dirección ha sido ofrecer 60 recolocaciones internas a la filial BSOS, para reducir la cifra de afectados. Una propuesta que los sindicatos consideraron ayer insuficiente y recordaron que el resto de entidades que han negociado ERE en los últimos meses redujeron sus cifras iniciales en cantidades mucho más significativas.

Especialmente críticos se mostraron ayer desde CC OO, cuyo representante en la mesa, Mario Rifaterra, cargó duramente contra la dirección del banco y recordó que no han sido los trabajadores los que tomaron las decisiones que en los últimos años le han costado a la entidad «cientos de millones», como la compra del británico TSB y el fiasco que supuso su migración informática.

Desde el banco señalaron, no obstante, su voluntad de dialogar y de alcanzar el mejor acuerdo posible -incluyendo una mayor rebaja de los afectados- aunque sus representantes insistieron en el encuentro en la necesidad de abordar los recortes para garantizar su sostenibilidad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats