Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia hunde un 36% las ventas del calzado en el mercado nacional

La caída supera el 20% que retrocedieron las exportaciones del sector en el mismo periodo - Las tiendas independientes perdieron más facturación que las cadenas o los comercios mixtos

Una tienda de calzado con el almacén lleno, durante los meses de confinamiento.

Doble mazazo para el sector del calzado. Si durante el año pasado las restricciones impuestas para frenar la pandemia provocaron un hundimiento de alrededor de un 20% en las exportaciones del sector, la situación para las empresas que dependen mayoritariamente del mercado nacional fue aún peor, ya que las ventas de zapatos en España se desplomaron casi un 36%.

Así lo refleja el último Observatori Sectorial DBK de Informa, que también refleja que, junto con los fabricantes, fueron las pequeñas tiendas independientes las que se llevaron la peor parte, mientras que las cadenas y los hipermercados y otros comercios mixtos -que venden más de un tipo de producto- resistieron mejor la caída.

En total, según la citada compañía de información empresarial y financiera, las ventas minoristas de calzado contabilizaron el año pasado un valor de 1.950 millones, lo que supuso un descenso del 35,9% sobre las cifras del año anterior. O, lo que es lo mismo, casi 1.000 millones menos de ingresos. Una caída que, lógicamente, afectó en primer lugar a los propios comercios, pero también a los fabricantes que les suministran.

«En el caso de las exportaciones, siempre puedes compensar un destino que falla con otro que va mejor, pero con el mercado nacional no tienes esta posibilidad. Por eso el sector lleva años apostando por internacionalizarse y diversificar al máximo sus destinos», recuerda la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresas de Calzado (Avecal), Marián Cano, que reconoce que la situación del mercado interno fue peor que el exterior el año pasado.

«En España el consumo cayó más. Veníamos de una situación peor, aún no nos habíamos recuperado de la anterior crisis, y la dependencia que existe del turismo provocó que la pandemia nos afectara más», insiste Cano.

El propio estudio de DBK Informa señala que fueron las restricciones a la movilidad y limitaciones a la apertura de establecimientos comerciales no esenciales, junto con el desplome de la demanda asociada a la menor actividad social y al turismo extranjero, las que provocaron una fuerte contracción del volumen de negocio sectorial.

Por tipos de establecimientos, la peor evolución se registró en el comercio especializado independiente, que vio caer su facturación hasta un 51%, según el informe, mientras que las ventas de las tiendas integradas en cadenas retrocedieron un 31%. Entre ambas sumaron 1.130 millones de facturación.

Por su parte, los establecimientos no especializados obtuvieron unos ingresos de 820 millones de euros por la venta de calzado, cifra que se situó un 30% por debajo de la registrada en 2019.

A pesar de que los primeros meses de 2021 continuaron penalizados por los rebrotes de la pandemia y su fuerte incidencia en la demanda y en la actividad comercial, en el conjunto de la segunda mitad del año se espera una progresiva recuperación del ritmo de ventas, según el estudio. Así, el volumen de negocio experimentará un crecimiento al cierre de 2021, si bien se situará todavía muy por debajo del nivel prepandemia.

Algo similar a lo que prevé el sector que ocurra con las exportaciones. El año pasado, las ventas en el exterior de los fabricantes españoles sumaron 2.394 millones, un 16% menos, de las que 1.195 millones correspondieron a a empresas de la provincia de Alicante, con un retroceso del 20%.

Aún sobreviven 8.000 zapaterías en toda España

A pesar del fuerte impacto que ha provocado la pandemia, en toda España aún existen unos 8.000 establecimientos especializados en la venta minorista de calzado, que daban empleo a unos 24.000 trabajadores, según el Observatorio Sectorial DBK Informa. Eso sí, unas cifras que van a la baja. Las cadenas especializadas y los grandes operadores no especializados han aumentado su peso frente a los establecimientos que operan de forma independiente, al haber sido estos últimos los más afectados por la actual crisis. Los cinco principales operadores reunieron en 2020 el 27,9% del valor total de las ventas, y los diez primeros el 35,2%, de acuerdo con este estudio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats