Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad y empleo doméstico son las profesiones con más trabajadores mayores de 60 años en la provincia

El sector sanitario reclama jubilaciones anticipadas para renovar las plantillas - El calzado es la actividad industrial con operarios de más edad y pide formación adecuada para poder sustituirlos

El empleo del hogar presenta la mayor tasa de envejecimiento en tasas porcentuales. | RAFA ARJONES

La sanidad y el empleo doméstico son las profesiones más envejecidas en la provincia de Alicante. Es decir, las que en términos absolutos, en el primer caso, y porcentuales, en el segundo, cuentan con un mayor número de trabajadores que superan la barrera de los 60 años. Y eso también quiere decir que se trata de oficios que se presentan como nichos importantes de trabajo. Pero no es oro todo lo que reluce, dado que desde el sector sanitario se está reclamando a la Administración autonómica que promueva jubilaciones anticipadas en lugar de prolongar la edad de retirada, como sucede en la actualidad, mientras que el empleo doméstico es una de las actividades más precarizadas y donde la economía sumergida campa más a sus anchas. El calzado, por su parte, es el sector industrial con mayor tasa de envejecimiento, y el que también tiene graves problemas para renovar a sus plantillas debido a que no encuentra recambios capacitados a causa de una formación profesional inadecuada.

El informe del mercado de trabajo de la provincia de Alicante elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal realiza un análisis sobre las profesiones más envejecidas. Según se hace constar en el documento, el 8,55% del total de los afiliados de la provincia tenían el ejercicio pasado 60 o más años. Sin embargo, la presencia de afiliados de estas edades no es igual en todas las actividades económicas. Así, es la sanidad la que cuenta con mayor cantidad de afiliados de 60 o más años, concretamente 4.699, lo que supone un 11,66% sobre el total. Le sigue en segunda posición la Administración pública y defensa, con 4.019 que representan el 12,77%; los servicios a edificios y actividades de jardinería, con 2.524 que suponen el 11,48%; y la agricultura, ganadería, caza y servicios relacionados con las mismas, con 2.351 que sitúan el porcentaje en el 11,36%. Con todo, la mayor tasa en términos porcentuales es la correspondiente a las actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico, con 1.988 trabajadores mayores de 60 años, que suponen el 18,21%.

Se podría pensar que las profesiones envejecidas son sinónimo también de mayores oportunidades de trabajo, pero no es exactamente así. La secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO-PV, Rosa Atiénzar, explica que la renovación de plantillas en toda la Administración pública está condicionada por la denominada tasa de reposición, que, en el caso de la sanidad, solo permite sustituir a las personas que causan baja por jubilación o por cualquier otra incidencia. «Sin embargo -lamenta-, lo que de verdad le hace falta a la sanidad son incrementos de plantilla, porque la actual se ha demostrado que es insuficiente después de años y años de recortes».

Pero no acaba aquí el problema, porque, además, hay una notable falta de profesionales para abordar las sustituciones, sobre todo en especialidades como las de anestesista, pediatría, geriatría e incluso atención primaria. «En cinco o diez años se jubila el 25% de la plantilla sanitaria, y no se está planificando de forma adecuada la reposición. Asimismo, en lugar de facilitar las jubilaciones anticipadas en una profesión de tanto desgaste, lo que se está haciendo es justo lo contrario, prolongar la edad de retirada, con lo que se favorece el envejecimiento», lamenta Atiénzar.

Con relación al empleo doméstico, Mirna Costa, de la Federación Hábitat del mismo sindicato, destaca que se trata de un sector en el que el 98% de los trabajadores son mujeres, y en el que la precariedad y la economía sumergida tienen una gran incidencia. «Nos da la sensación de que esta profesión aparece en las estadísticas de envejecimiento porque son las propias empleadas, cuando ya tienen una edad avanzada, las que se pagan su propia cuota de autónomo para poder jubilarse», enfatiza.

En el sector industrial, es el calzado el que encabeza la tasa de envejecimiento, con 2.093 empleados mayores de 60 años o más, que suponen el 13,35% del total. La presidenta de la patronal nacional y valenciana, Marián Cano, explica que tienen dificultades para encontrar personal formado que pueda sustituir a los jubilados, «por lo que seguimos reclamando una formación profesional que se ajuste a las necesidades de las empresas».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats