Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de viviendas en Alicante recupera los niveles precovid gracias al «boom» de compradores locales y nacionales

En el segundo trimestre se compraron 11.931 casas en la provincia, prácticamente las mismas que en 2019 - La cifra de operaciones de clientes españoles alcanza su máximo desde el estallido de la burbuja

Varias grúas de las promociones que hay en marcha en el municipio de Torrevieja. | ANTONIO AMORÓS

El mercado inmobiliario alicantino ha logrado recuperarse en tiempo récord de los efectos de la pandemia, gracias al «boom» que han experimentado las ventas a compradores locales y nacionales, que en el segundo trimestre del año alcanzaron su nivel más elevado desde el estallido de la burbuja. Un crecimiento sustentado en el ahorro de los meses de confinamiento, los cambios sociales provocados por el covid y el aumento de la financiación que conceden las entidades; y que ha logrado compensar la caída de la clientela internacional, que todavía arrastra las consecuencias de las restricciones para frenar al coronavirus.

De esta forma, tras el descenso de casi un 25% registrado el año pasado, durante el primer trimestre de 2021 la cifra de operaciones empezó a normalizarse, pero ha sido entre los meses de abril y junio cuando se ha regresado al volumen habitual precovid, según los datos del Colegio Notarial de Valencia. En concreto, en este segundo trimestre se formalizaron 11.931 compraventas de viviendas, lo que supone más del doble que las 4.797 del mismo periodo del año pasado -que coincidió con los meses del confinamiento- y prácticamente las mismas que en 2019, cuando se cerraron 11.952 operaciones.

Sin embargo, si se desglosa según el origen de los compradores, se observa que el mercado internacional, que en los últimos años representaba más de la mitad de todas las transacciones de vivienda en la zona, aún sigue aproximadamente un 22% por debajo de las cifras de hace dos años, con un total de 4.735 operaciones. Una evolución lastrada por la falta de conexiones aéreas y las restricciones de movilidad que aún aplicaban muchos países en esa época.

Por el contrario, los españoles -lo que incluye tanto al público local, como a los ciudadanos de otras provincias que compran su segunda residencia en la Costa Blanca- siguieron con la senda ascendente que se inició con la desescalada del año pasado, hasta sufrir una verdadera eclosión, con un total de 7.195 adquisiciones. Se trata del mayor volumen en un solo trimestre desde el estallido de la burbuja inmobiliaria.

«No recuerdo cerrar tantas operaciones desde los años 2006 ó 2007», reconocía ayer el director de Ábaco Servicios Inmobiliarios, Juan Carlos Sempere, que señala que ha cambiado incluso la actitud de los compradores. «Antes lo normal es que le dieran muchas vueltas, pero ahora la gente no se lo piensa. Si le gusta la casa, compra», señala el especialista.

En este sentido, tanto Sempere, como el vicedecano del Colegio Notarial de Valencia, el alicantino Delfín Martínez, señalan que una de las claves ha sido el ahorro que las familias que no se han visto afectadas por los ERTE han acumulado durante la pandemia, al restringirse la vida social.

Igualmente, otra de las palancas de este crecimiento es la mayor disposición de los bancos a conceder la financiación necesaria y la generalización de los tipos fijos. «A la gente le da mucha tranquilidad saber que tendrá la misma cuota toda la vida y, además, normalmente sale más barata que el alquiler», apunta Martínez.

Así, una parte considerable de los compradores actuales la componen los numerosos ciudadanos que en los últimos años habían optado por alquilar ante la imposibilidad de acceder a un crédito y que ahora si ven mayor predisposición por parte de la banca. Tanto es así que, según apuntan desde el sector, más de un tercio de las hipotecas ya se conceden por más del 90% del valor de la casa, lo que facilita las operaciones.

Más alemanes y menos británicos entre la clientela internacional

Aunque los británicos se mantienen como los extranjeros que más viviendas compran en la Costa Blanca, las cifras actuales de operaciones -605 en el segundo trimestre- apenas suponen la mitad de las que se registraban antes de la pandemia. Por el contrario, los alemanes compran ahora más que antes del covid, con 389 viviendas adquiridas entre abril y junio, al igual que los holandeses (386). También están muy próximos ya los suecos (464 operaciones) o los franceses (337). En este sentido, tanto el secretario general de Provia, Jesualdo Ros, como la presidenta de los API, Marifé Esteso, señalan que en los últimos meses ya se está notando un fuerte repunte de los compradores extranjeros en su conjunto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats