Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro de cada diez empresas constructoras de Alicante renuncian a obras públicas al dispararse los costes

Las materias primas han propiciado una subida del 22%, por lo que el sector provincial reclama al Gobierno un sistema de compensación que evite pérdidas y que las licitaciones queden desiertas

La mejora de la autovía en Orihuela es una de las pocas obras previstas en los Presupuestos Generales. | ANTONIO AMORÓS

Los precios de las materias primas andan desbocados, lo cual está teniendo consecuencias a todos los niveles. El último sector en dar la voz de alarma ha sido el de las empresas dedicadas a la ejecución de obras públicas, toda vez que cuatro de cada diez se han visto obligadas a renunciar o a paralizar proyectos debido a esta circunstancia. Los costes, en concreto, se han disparado un 22%, motivo por el que desde la federación alicantina se reclama al Gobierno un sistema de compensación que evite pérdidas a las compañías y que las licitaciones queden desiertas.

La Confederación Nacional de la Construcción (CNV) ha realizado un estudio según el cual un 39,5% de las empresas ha tenido que cancelar o paralizar sus obras. La razón es que el coste total de las actuaciones ha aumentado, de media, un 22,2%, una cuantía que, en muchos casos, supera a la que debe asumir la empresa si decide abandonar el proyecto, puesto que las penalizaciones pueden ser de un 0,02% del contrato o entre 1.000 y 2.000 euros por día natural.

Bajando al detalle, desde la CNV se destaca que los materiales que más se han encarecido en los últimos tres meses han sido la madera, en un 125%, la piedra, en un 68%, y el cobre, en un 63%. Del estudio se desprende, asimismo, que se están produciendo desabastecimientos de materiales, y que esa circunstancia ha provocado que en más de la mitad de los casos se haya producido un retraso en la ejecución de las unidades de obra sin afectar al plazo, que un 21,8% de las empresas haya optado por la paralización, o que un 12,3% sí que haya dilatado los tiempos de finalización.

Con todo ello, el sector urge al Gobierno a tomar medidas para garantizar la viabilidad de los proyectos en marcha y evitar una oleada de cancelaciones y paralizaciones. Más en un momento crucial para la economía española, dado que, con la puesta en marcha de los programas de ayudas a la rehabilitación y del plan de recuperación, la patronal considera determinante contar con un presupuesto que no vaya a incrementarse en el transcurso de los trámites administrativos de obtención de los fondos. Según el presidente de la CNV, Pedro Fernández, «la subida de las materias primas es una de las principales amenazas para la implantación de los fondos europeos. Hay un peligro de indigestión, ya que la tardanza en su gestión y ejecución, unido a este encarecimiento y a la falta de mano de obra, provocarán cuellos de botella que pueden terminar frenando el ritmo de recuperación».

Las conclusiones del estudio son extrapolables a la provincia. El presidente de la Federación de Obras Públicas de Alicante (Fopa), Javier Verdú, además de las restricciones de contratos, llama la atención sobre las numerosas licitaciones que quedan desiertas, «debido a que están saliendo con precios que no se han actualizado en consonancia con el encarecimiento de los materiales». Según Verdú, las empresas, a nivel privado, «pueden negociar con el promotor de la obra, pero no ocurre lo mismo con las obras públicas».

Así las cosas, desde Fopa, al igual que desde la patronal nacional, se reclama el establecimiento de un sistema automático de reequilibrio que permita hacer frente a los sobrecostes y, por tanto, tenga en cuenta las alteraciones de precios posteriores a la presentación de ofertas, tanto al alza como a la baja, buscando dotar de estabilidad al contrato. Javier Verdú, en este sentido, pide al Gobierno que las medidas correctoras se establezcan a través de un decreto, «al que se podrían acoger todas las administraciones públicas».

El presidente de Fopa, por otro lado, critica que, mientras a nivel general, las licitaciones están aumentando, en los Presupuestos Generales «prácticamente no se haya contemplado ni una sola obra nueva para la provincia de Alicante. Lo que está ocurriendo con este territorio es un maltrato y un disparate tremendo».

Inversiones por debajo del peso poblacional

Si los Presupuestos Generales del Estado de 2022 prácticamente no contemplan obra nueva para la provincia de Alicante, las licitaciones impulsadas desde la Generalitat tampoco guardan relación con el peso poblacional de este territorio. El Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca) publicaba este viernes una nota, según la cual la licitación de obra pública por la Administración autonómica en el período comprendido entre 2000 y 2020 ha ascendido a 4.426,8 millones de euros. Se trata de una cifra que representa el 32,5% del total licitado en la Comunidad, y que se sitúa por debajo del peso poblacional de Alicante, que es del 37%. El nivel de inversión, además, ha caído de forma significativa desde 2011.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats