Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sabadell da por completados los ajustes de personal con el ERE actual

La entidad descarta vender el TSB tras rechazar la oferta de Co-operative Bank

El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno.

No habrá más recortes masivos de plantilla. Los responsables de Banco Sabadell consideran que, una vez ejecutado el ajuste pactado hace dos semanas con la plantilla, la entidad ya tendrá un tamaño adecuado para seguir en solitario y ser competitivo en el panorama financiero español. Así lo ha asegura este jueves el consejero delegado del banco, César González-Bueno, durante la presentación de resultados del tercer trimestre, que arrojan una subida de los beneficios del 82%, hasta los 370 millones de euros.

No hay ninguna intención de hacer otro ERE en un futuro previsible. No está en el horizonte”, ha recalcado el primer ejecutivo del Sabadell, a pesar de que la cifra finalmente pactada –el ajuste se cerrará si se alcanza la cifra de 1.380 voluntarios- dista sustancialmente de los 1.935 planteados por la entidad inicialmente. Un ajuste que, en cualquier caso, se suma a las 1.800 salidas que se ejecutaron en el primer trimestre, lo que en total habrá supondrá una reducción del 25% de la plantilla entre ambos procesos.

En este sentido, González-Bueno ha elogiado la capacidad de los sindicatos y los responsables de recursos humanos del banco para llegar a un acuerdo y ha asegura que el proceso de adhesiones “va bien”, con lo que espera que se logre completar con voluntarios. Preguntado por las palabras de la semana pasada de la presidenta de Bankinter, María Dolores Dancausa, sobre que el sector se estaba excediendo con los recortes de personal, el CEO del Sabadell ha defendido estos ajustes. “La banca ha sufrido un periodo extraordinariamente difícil que empieza a mejorar ahora, marcado por los bajos tipos de interés, unos costes estructurales altos y un cambio de comportamiento de los clientes. Frente a esta situación el Banco Sabadell tenía que aplicar ajustes para llegar al nivel de rentabilidad”, ha señalado.

En este sentido, González-Bueno ha señalado que la entidad ya ha completado el ajuste de oficinas que estaba previsto en esta nueva fase de su plan de ajustes, que incluía el cierre o transformación en puestos de caja avanzados –oficinas con menos horarios o que solo abre algunos días- 44 sucursales en la provincia. Un ajuste que se completó el pasado 15 de octubre.

En total, este segundo plan de eficiencia tendrá un coste de 331 millones de euros y generará unos ahorros anuales de 131 millones. El próximo año ya se logrará el 85% de esta cantidad –se prevé que las salidas trabajadores se completen en el primer trimestre-, y en 2023 se verá el 100% de este beneficios. Unos ahorros que se sumarán a los 140 millones anuales de gasto que ya se han recortado con la primera fase del plan, ejecutado al principio de este año.

En este sentido, González-Bueno se ha mostrado “muy satisfecho” con la evolución de la aplicación del plan estratégico del banco, que ahondará en la digitalización de la entidad y ha destacado el buen comportamiento comercial de la entidad en lo que va de año, que se ha traducido en el citado aumento de beneficio.

TSB

Por otra parte, César González Bueno ha sido muy tajante y ha dejado claro que el banco ni siquiera está dispuesto a estudiar las posibles ofertas que le lleguen en este momento por su filial británica, el TSB. Unas palabras que se producen después de que este fin de semana trascendiera que la entidad había rechazado una propuesta de más de 1.000 millones de euros por parte de Co-operative Bank. La filial británica ya ha aportado en lo que va de año 82 millones a los beneficios del grupo y es una de las claves de la mejora en todos sus ratios.

Por otra parte, el CEO del Sabadell ha revelado que el banco ya cobra intereses sobre 12.000 millones de euros que empresas, pymes y autónomos tienen depositados en la entidad, para compensar la tasa de interés negativa que aplica el BCE. Una cantidad que se ha incrementado desde los 7.000 millones del periodo anterior. Eso sí, César González-Bueno considera que esta medida ya ha alcanzado su máximo, ya que el banco descarta cobrar intereses por los depósitos de los particulares.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats