Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atitlan invertirá 185 millones en plantas solares en Alicante

El fondo del yerno de Juan Roig, Roberto Centeno, anuncia su cuarto proyecto en la provincia, en Monóvar y Salinas - La instalación tendrá una potencia suficiente para abastecer a 70.000 hogares

Un ejemplo de usos ganaderos compatibles con las plantas solares, una práctica que quiere impulsar Atitlan en sus instalaciones. | INFORMACIÓN

Atitlan redobla su apuesta por la energía solar en Alicante, a pesar de las reticencias que ha provocado la proliferación de este tipo de proyectos en algunos municipios. El fondo capitaneado por el yerno de Juan Roig, Roberto Centeno, y por su socio, Aritza Rodero, anunció ayer la que será su cuarta instalación de este tipo en la provincia, junto a las que ya había confirmado en Orihuela -donde promueve dos plantas- y en Villena.

Se trata del proyecto FV Monòver, que se ubicará entre los términos municipales de esta población y de Salinas, con una inversión de 62 millones de euros y una potencia de 116 megavatios, el equivalente a la energía necesaria para abastecer a unos 70.000 hogares, según las estimaciones de la propia compañía. De esta forma, la cartera total de inversiones fotovoltaicas de Atitlan en la zona alcanza ya en los 185 millones de euros, lo que sitúa a este fondo entre los principales operadores del sector en la provincia, junto a firmas como X-Elio, Grupo Cobra, Solarcentury o la alemana AboWind, entre otros.

La firma valenciana, que desarrolla esta actividad a través de su holding Atitlan Helios, señala que ya ha iniciado la tramitación de la autorización administrativa previa y la evaluación de impacto ambiental ante el Ministerio de Transición Ecológica, tras mantener diversas reuniones con los ayuntamientos afectados para establecer medidas que atenúen el posible impacto de la planta.

A este respecto, la firma recordó ayer que la construcción dará empleo a unas 600 personas durante su construcción y que dejará alrededor de cuatro millones de euros en las arcas municipales. Pero, además, la compañía señaló que la estructura de soporte de los paneles estará directamente hincada en el suelo, lo que evitará el uso de hormigón y el movimiento de tierras; que habrá pantallas vegetales para reducir el impacto visual, que se reforestará la zona con especies autóctonas y que se analizará el posible uso de los terrenos para actividades complementarias, como el pasto para la ganadería.

Igualmente, la compañía adquirirá los derechos de viña de aquellas parcelas afectadas que estén dedicadas a este cultivo, con el compromiso de cederlos a agricultores y bodegas locales para que puedan plantar en otras zonas del término municipal o, en todo caso, dentro del ámbito de la Denominación de Origen Alicante.

Con estas medidas, la compañía trata de vencer las reticencias del sector vitícola, que viene alertando de la pérdida de terrenos para la producción de uva de vino por el avance de las plantas solares, y, en general, de las administraciones, que empiezan a ver con suspicacia la proliferación de proyectos. De hecho, no hay que olvidar que la Generalitat ya ha tumbado al menos cinco plantas que debían desarrollarse en el interior de la provincia y que se prepara para regular la implantación de este tipo de instalaciones.

En el caso de Atitlan, siguen adelante, en fase administrativa, las cuatro plantas fotovoltaicas que se han anunciado, y la compañía no descarta poner en marcha alguno más en el futuro. Se trata de las plantas Bibey e Itel, de 58,8 y 120 megavatios de potencia, que se ubicarán en el término municipal de Orihuela, con un presupuesto de alrededor de 85 millones de euros.

La denominada planta Argos tendrá una potencia de 88,8 megavatios, para lo que ocupará unas 353 hectáreas en los términos de Villena y Salinas, y supondrá un coste de ejecución de 38 millones de euros. Ahora se les suma FV Monòver, que añadirá otros 116 megavatios a la cartera de renovables de Atitlan Helios. La firma destacó que esta instalación ahorrará la emisión de 88.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a plantar 300.000 árboles.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats