Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercadona ya ha ejecutado el 30% de las obras de su «colmena» en Alicante

Los trabajos que coordina la constructora Pavasal han completado buena parte de la estructura de la nave y también han empezado a cerrar la fachada - El centro para la gestión de los pedidos online estará operativo a mediados de 2022

Aspecto actual de las obras de ejecución del almacén desde el que Mercadona gestionará los pedidos online. | PILAR CORTÉS

Las obras para la construcción de la nueva «colmena» de Mercadona en Alicante avanzan a toda velocidad. En apenas cuatro meses desde que se diera el pistoletazo de salida, los trabajos que coordina la constructora valenciana Pavasal ya han conseguido completar alrededor del 30% de lo que en un futuro será el centro desde el que la cadena de supermercados gestionará todos los pedidos online de la zona.

Unas instalaciones como las que ya funcionan en València, Madrid o Barcelona y con las que Mercadona quiere captar su porción de un negocio cada vez más boyante -el de la venta de alimentación y productos de droguería a través de internet-, por el que ya están apostando gigantes del sector como Amazon, y que también ha provocado el nacimiento de operadores puramente online, a través de las conocidas como dark stores.

En total, la compañía presidida por Juan Roig invertirá 14 millones de euros en su nuevo centro de Alicante, en el que trabajarán 25 proveedores distintos y hasta 150 personas a lo largo de todo el proceso de construcción. La actividad es constante desde que arrancaron los primeros movimientos de tierra y un simple vistazo basta para ver los avances. Los obreros ya han completado prácticamente toda la estructura del edificio, que se ha levantado con vigas metálicas, y en el exterior ya se han cerrado tres de las cuatro fachadas, también con un recubrimiento metálico.

En una de ellas se aprecian los muelles donde en un futuro descargarán los camiones con los productos procedentes del bloque logístico, que, más tarde, tras conformar los pedidos de los clientes, se distribuirán a través de una flota de furgonetas movidas por gas, que se han diseñado especialmente para la cadena de supermercados con tres zonas de temperatura distintas.

Una vez se finalice la estructura y el cerramiento exterior, llegará la que suele ser la parte más compleja de este tipo de proyectos, que es la construcción de todas las instalaciones interiores y la maquinaria necesaria para su funcionamiento, lo que llevará varios meses más. Al respecto, desde Mercadona se limitaron a reiterar ayer que se mantiene el calendario inicialmente previsto, que la «colmena» entrará en funcionamiento a mediados del próximo año y que «todo avanza según lo previsto».

Empleo

Según anunció en su día la propia cadena, en su almacén para centralizar los pedidos online trabajarán alrededor de 340 personas, cuya selección todavía no ha empezado y se demorará aún algún tiempo. Entre el personal necesario para su puesta en marcha habrá una mayoría de repartidores y «pickers» -los trabajadores que se encargan de recoger los productos y elaborar los pedidos-, pero también habrá ofertas de empleo más cualificado, como frigoristas.

Mercadona ideó este sistema de centros especializados para la compra online después de que el propio Roig criticara la web de la cadena, de la que llegó a decir que era «una mierda». La apuesta por las «colmenas» ha permitido a la compañía revertir la situación, hasta el punto de que el año pasado la compañía ya ganó dinero con el negocio online. Eso sí, de momento los 176 millones que facturó a través de este canal no llega ni al 1% de los ingresos totales de la firma, que el año pasado fueron de 26.932 millones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats