Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escalada de la inflación devalúa en 2.170 millones los ahorros de los alicantinos

Las familias y las empresas de la provincia guardan 38.802 millones de euros en los bancos, que con la subida de los precios pierden valor - Solo el ladrillo y algunos fondos logran batir en estos momentos el aumento del IPC

Usuarios delante de los cajeros de una entidad. | PILAR CORTÉS

Probablemente, no duele tanto como ver el aumento de la factura de la luz mes a mes, pero tiene el mismo efecto. La escalada que registra la inflación -que cerró noviembre en el 5,6%, su mayor nivel en casi tres décadas- supone también un importante mazazo para los ahorradores, que ven reducida en la misma proporción la capacidad de compra del dinero que tienen guardado en el banco. Dicho de otra forma, que ven cómo su dinero vale cada vez menos.

Así, si se tiene en cuenta que los hogares y empresas de la provincia acumulan 38.800 millones de euros en cuentas y depósitos, según las últimas cifras del Banco de España, esto significa que el dato del IPC de noviembre supone un mordisco equivalente a 2.170 millones de euros en pérdida de poder adquisitivo. Un golpe que se suma al que también acusan los salarios y, en menor medida, las pensiones y que los expertos empiezan a mirar con preocupación, por las repercusiones que puede tener sobre el consumo y, por tanto, sobre la recuperación.

En este sentido, cabe recordar que la remuneración del ahorro depositado en los bancos se fue reduciendo progresivamente a medida que los tipos de interés caían y que en la actualidad es prácticamente inexistente. De hecho, los depósitos a plazo ya sólo representan el 8% del ahorro que los alicantinos tienen en custodia en las entidades financieras, unos 3.145 millones, mientras que el restante 92% -35.656 millones- se encuentra directamente en cuentas corrientes.

Tampoco es que la diferencia sea sustancial: la rentabilidad media de las libretas sólo es del 0,02%, pero es que la que ofrecen los depósitos apenas alcanza el 0,17%, según el Banco de España, y eso en los casos de las imposiciones a más de dos años.

Pocas opciones

«Los ahorradores conservadores no tienen prácticamente opciones, pero es que los que están dispuestos a asumir algún riesgo no lo tienen mucho mejor. Las propuestas de los gestores están marcando como objetivo llegar al 3% de rentabilidad, lo que supone que debes asumir que perderás más de un dos y medio», señala Antonio Gallardo, del comparador financiero iAhorro.

Basta echar un vistazo a la situación de la Bolsa. Tras las últimas caídas provocadas por la aparición de la variante ómicron del covid-19, las ganancias del Ibex apenas alcanzan el 2% en el último año, o un 2,54%, si se cuenta desde enero. Sólo determinados fondos consiguen en estos momentos batir al IPC.

Así las cosas, los expertos ya hablan de «mitigar» más que evitar la pérdida de poder adquisitivo, como reconocen Olivia Feldman y Javier Mezcua, desde Helpmycash. «Se puede invertir en depósitos en otros países europeos, que están ofreciendo alrededor de un 1%», apunta Feldman.

Otra alternativa es invertir en ladrillo, como apunta la experta. «Además de que siempre se puede rentabilizar con el alquiler, la vivienda ejerce como protector contra la inflación porque también suele subir de precio, por lo que la inversión se revaloriza igual o más que el IPC. Al menos es lo que ha ocurrido históricamente hasta ahora», explica la CEO de Helpmycash. Así, Feldman cree que, al menos una parte del aumento de compraventas que se está registrando en los últimos meses, se debe a este mecanismo defensivo de muchos ahorradores para evitar que la inflación se coma su dinero.

Lo que no parece que vaya a producirse es un trasvase significativo de fondos desde las cuentas corrientes hasta los mercados financieros. «Si a pesar de que los tipos llevan en niveles próximos a cero desde hace años no se ha producido esa transferencia, ahora tampoco ocurrirá. La mayoría de ahorradores españoles tiene aversión al riesgo y eso no ha cambiado», señala el responsable de iAhorro.

Así las cosas, lo que parece que está ocurriendo es que los alicantinos están gastando el dinero, ya sea por necesidad o por un aumento del consumo. En concreto, tras marcar su récord en junio del año pasado, cuando se alcanzaron los 40.198 millones depositados en las sucursales de la provincia, la cifra ha disminuido en 1.396 millones.

Los trabajadores temporales cobran 630 euros menos al mes

No es solo una cuestión de estabilidad. Los trabajadores temporales reciben en España un salario un 28% inferior al de aquellos que tienen un empleo indefinido, según los datos que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística. En concreto, mientras que la media de los ocupados con un empleo fijo recibió un sueldo de 2.187,8 euros brutos mensuales (incluyendo el prorrateo de pagas extra), los que tuvieron un empleo temporal sólo ingresaron 1.557,8 euros, es decir, 630 menos. Unas cifra que ponen de relieve las consecuencias que tiene el exceso de precariedad en el mercado laboral, aunque no es lo único que marca la diferencia.

El estudio del INE también señala la importancia del nivel formativo. Así, los profesionales que solo tienen hasta la primera etapa de Secundaria cobraron 1.337 euros mensuales, frente a los 2.553 de los universitarios. Del mismo modo, la antigüedad supone otro salto cualitativo. Quienes se incorporaron en el último año a un empleo recibieron 1.409 euros de media, mientras que los que llevan diez o más años en la misma empresas tienen un sueldo de 2.515 euros mensuales.

La pensión media subirá unos 22 euros el próximo año

Los casi 327.000 pensionistas de la provincia verán subir el próximo año una media de 22,5 euros sus pagas mensuales, con la revalorización del 2,5% que se aplicará con el nuevo sistema, que no tiene en cuenta la inflación de noviembre sino la media de los últimos doce meses. La prestación contributiva media en Alicante se sitúa en 898,7 euros, aunque con diferencias. La pensión media de jubilación es de 1.017 euros, mientras que la de viudedad apenas alcanza los 674 euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats