Europa invertirá 720.000 millones de euros en la reconstrucción de la economía comunitaria. Y España recibirá 140.000 millones, tanto en ayudas directas como en préstamos, de los que casi la mitad se utilizarán para transformar el actual modelo energético y económico, apostando sobre todo por la sostenibilidad y la descarbonización. No en vano, el 37% de estas ayudas enmarcados en los fondos «Next Generation EU» tendrán que ir destinadas a proyectos medioambientales que reduzcan las emisiones de carbono.

Esta inyección de capital dirigida a lograr una transformación social y económica ecológica representa una oportunidad para las empresas que apuesten por la transición verde y por minimizar sus impactos en el medio ambiente. Para hablar sobre estas ayudas y su llegada a la economía real, INFORMACIÓN y BBVA organizaron el pasado viernes el encuentro titulado «Fondos europeos: eficiencia energética y recuperación empresarial» en el que participaron José Juan Brotons, especialista en Sostenibilidad de BBVA; Julia Company, directora General del IVACE; Perfecto Palacio, presidente de CEV Alicante; Joaquín Más, director general de Enercoop; y Silvia Nuevo, directora comercial de Ateinsa.

El primero en tomar la palabra fue el representante del BBVA, quien subrayó la excelente ocasión que representan estos fondos para las empresas de la provincia de Alicante que apuesten por la sostenibilidad, la innovación y la digitalización de forma decidida. «Las compañías que sepan adelantarse y apuesten por proyectos en estas áreas tendrán una ventaja competitiva con respecto a los competidores en el futuro», recalcó.

BBVA

Desde su punto de vista, los responsables empresariales deben abordar el binomio sostenibilidad-rentabilidad y aprovechar las nuevas oportunidades aparejadas a los fondos europeos. En concreto, detalló que los fondos ayudarán a las compañías a modificar sus modelos productivos hacia otros más sostenibles y posibilitarán la captación de nuevos clientes demandantes de productos más sostenibles. Y es que el camino verde está marcado y las empresas deben empezar a caminar por él.

«La sostenibilidad permitirá a muchas compañías formar parte de la cadena de valor de las grandes marcas, ya que muchas ya están empezando a pedir que sus proveedores cumplan con criterios de sostenibilidad», recordó el experto, quien también enfatizó en la necesidad de utilizar energías renovables y apostar por la eficiencia energética o la economía circular para reducir costes y ser más competitivas en un mercado mucho más globalizado. «Sin olvidarnos del valor de marca, un bien intangible y reputacional que debe adaptarse a los nuevos tiempos», indicó.

Julia Company corroboró las palabras de su compañero de mesa al afirmar que las ayudas relacionadas con la eficiencia energética están presentes en el IVACE desde hace tiempo con el objetivo de incentivar en el sector empresarial la reducción de emisiones y el ahorro de costes productivos. Estas líneas de ayudas son «ahora una de nuestras prioridades», recalcó.

El camino hacia la recuperación | PILAR CORTÉS

Así, explicó que las convocatorias abiertas sobre eficiencia energética ya están abiertas y que la información está disponible tanto en la web del IVACE como en la página de Presidencia de la Generalitat Valenciana. «Nosotros tenemos también un centro de llamadas para estos trámites y estamos gestionando ya más de 130 millones de euros», manifestó.

Además, auguró que el próximo año habrá, seguramente, más convocatorias de este estilo y que estarán operativas hasta enero de 2023 o hasta que se agote el presupuesto. «En el caso de que esto ocurra estimo que no habrá problemas en ampliar el presupuesto, como ya nos ha ocurrido con otros programas, porque los objetivos de Europa van en la línea de reducir las emisiones de CO2».

Compromiso empresarial

Perfecto Palacio, presidente de CEV Alicante, fue el encargado de ofrecer el punto de vista del empresariado, sobre el que aseguró que está concienciado del cambio climático y a favor de impulsar la necesaria transición ecológica, algo «para la que los fondos ‘Next Generation’, como otros, son una parte fundamental», Por ello, consideró que la Comunidad Valenciana no puede perder está oportunidad para impulsar la transición ecológica.

Algo que, sin embargo, debe conseguirse fijando unos objetivos alcanzables. «No sirve de nada poner objetivos desmedidos y plazos no realistas», señaló, y lamentó que muchas de las ayudas europeas no están llegado al tejido empresarial por la burocracia y los trámites lentos que hacen que «no se trabaje con plazos realistas».

Incidiendo en este punto, Perfecto Palacio evocó una estimación realizada por la fundación Funcas en la que señalaba que de los 27.000 millones de euros destinados a ayudas europeas introducidos en los presupuestos de 2021, solo el 21% (5.700 millones) están incluidos en convocatorias cerradas o aprobadas.

«Hay que generar procesos administrativos innovadores que den agilidad a estos trámites porque vamos a dejar fondos en el camino. Si no lo regulamos de forma eficiente no llegamos, y no vamos a acceder a estos fondos», se quejó el representante de los empresarias alicantinos.

Para subsanar esta situación abogó por potenciar la colaboración público-privada y, de este modo, «no perder este tren histórico, sobre todo cuando aún seguimos teniendo problemas causados por la covid-19 y hay unos costes energéticos, logísticos y de materias primas al alza».

La dificultad para acceder a estas ayudas, sobre todo a las de fondo perdido, es una realidad. Algo que confirmó Silvia Nuevo, directora comercial de Ateinsa, partner de BBVA y empresa consultora en el trámite de ayudas para empresas. «Las ayudas no son fáciles de gestionar y las empresas, sobre todo las pymes, tienen que estar bien asesoradas para conseguirlo», señaló. Además, puso en valor que en la Comunidad Valenciana, al contrario que en otras autonomías, las ayudas de «Next Generation EU» para el autoconsumo y la eficiencia energética del IDAE sí que están abiertas.

Para facilitar el acceso a estas subvenciones y ayudas, el especialista de sostenibilidad de BBVA José Juan Brotons describió cómo el banco ofrece un servicio global para los clientes «creando proyectos llave en mano en eficiencia energética, haciendo un acompañamiento desde el principio hasta el final». Para hacerlo realidad, la entidad financiera ha firmado acuerdos con socios especializados gracias a los que los clientes son asesorados en todo momento. «Desde el estudio de las necesidades energéticas, la gestión de la subvención, las selección de ayudas que se pueden acoplar a ese proyecto hasta la creación de productos específicos de financiación o anticipos de las ayudas estamos con ellos. Con esta llave en mano en BBVA cerramos el círculo de apoyo al empresariado alicantino», subrayó.

Joaquín Mas, director general de Enercoop, consideró que España, como el resto de Europa, «no es viable sin energía y nuestra mejor opción es la producción de energía a través de energías renovables». Para él, la apuesta por esta transición ecológica es una cuestión de «sostenibilidad y geoestrategia».

Sobre el acceso de las pymes a las ayudas europeas, Joaquín Mas señaló que deben apoyarse también en otras empresas que ofrecen este tipo de servicios de asesoramiento y apoyo porque «para muchas empresas les es todo un mundo pedir una ayuda».

Pasos que debe seguir una empresa para optar a las subvenciones

La directora general del IVACE, Julio Company, hizo un resumen sobre cuáles son los pasos que debe seguir una empresa a la hora de acceder a las subvenciones disponibles en la actualidad relacionadas con la eficiencia energética y la sostenibilidad. En primer lugar, apuntó, las compañías «tienen que estar convencidas de su apuesta y no cegarse por las ayudas, ya que eso puede crear efecto ficticio». El siguiente paso sería saber qué es lo que se quiere hacer, para lo que recomendó la realización de una auditoría energética. «En este trabajo se indicaría cuáles son las actuaciones adecuadas para una empresa determinada, tanto en eficiencia energética como en apuesta por las renovables, ya que cada compañía es diferente y tiene sus propias necesidades», recalcó.

Al respecto, Joaquín Más, director general de Enercoop, opinó que también es una opción la de implementar en la empresa una certificación energética o ambiental, del tipo ISO, porque implica un método a la hora de ejecutar los procesos dentro de la compañía y, por tanto, la creación de hábitos sostenibles. En cuanto a las subvenciones y el acceso a los fondos, defendió que debería considerarse un acompañamiento y aprovechar las ayudas en actuaciones útiles para la empresa y en proyectos estratégicos.

Asimismo, consideró que las subvenciones a fondo perdido pueden no ser la mejor opción, ya que exigen un procedimiento muy complejo y su alargamiento en el tiempo. En su lugar abogó por la herramienta del instrumento fiscal, por la que no existen plazos y el procedimiento es menos complejo y no tributa, algo que sí sucede con las ayudas. «Yo invitaría, en la Comunidad Valenciana ya se está haciendo en el IRPF con una deducción por inversión en el ámbito doméstico en energías renovables, a que el Gobierno también matizara el impuesto de sociedad y también hubiera una deducción para inversión en energías renovables que eliminaría el 90% de las trabas administrativas. Estamos a tiempo de darle forma en el marco de los fondos ‘Next Generation’», explicó.

Para finalizar, todos los participantes coincidieron que el acceso a este tipo de subvenciones a fondo perdido es complicado, sobre todo para las pymes, por lo que aconsejaron buscar asesoramiento con empresas especializadas para aprovechar estas ayudas que estarán en marcha durante dos años.

En este punto, José Juan Brotons, especialista en sostenibilidad de BBVA, recordó que la entidad financiera quiere ser un agente importante en este campo al facilitar la llegada de los fondos lleguen a las empresas gracias a su capilaridad, la capacidad de análisis de proyectos de inversión y la colaboración con diferentes socios especializados que ayudan a las compañías a lograr sus objetivos.