Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pico de contagios en Alemania deja al textil otro año sin su principal feria

La organización suspende Heimtextil por segunda vez cuando ya se habían inscrito 50 empresas de l’Alcoià, El Comtat y la Vall d’Albaida

Un expositor en la última edición de la feria Heimtextil, en enero de 2020.

Cuando todo parecía indicar que la pandemia se estaba batiendo en retirada, permitiendo la recuperación de eventos tanto sociales como económicos, resulta que ha decidido contraatacar para devolver la incertidumbre a todos los niveles. Una prueba de ello es la feria textil de Frankfurt, el principal evento internacional del sector, que por segunda vez ha quedado suspendido debido al empeoramiento de la situación sanitaria en Alemania. La cancelación se ha producido, además, cuando medio centenar de empresas pertenecientes al clúster de l’Alcoià, El Comtat y la Vall d’Albaida ya habían confirmado su participación en el certamen, con la esperanza puesta en retomar la normalidad en la promoción de sus artículos tras casi dos años sin poder asistir a ninguna feria.

Heimtextil estaba programada para la segunda semana de enero, entre los días 11 y 14. Sin embargo, el incremento de casos de coronavirus que se está registrando en Alemania ha llevado a la organización a comunicar la suspensión del evento, en lo que supone un nuevo contratiempo para el sector. Los responsables del certamen aseguran que están trabajando con la industria para determinar si se puede celebrar, y de qué forma, una feria en junio de 2022, aunque ahora mismo todo son incertidumbres.

La representación española iba a estar integrada por 94 expositores, de los que medio centenar pertenecían al clúster formado por las comarcas alicantinas de l’Alcoià y El Comtat y la valenciana de la Vall d’Albaida. Pese a todo, el presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval), Pepe Serna, considera que la decisión de cancelar la feria es «acertada y la más sensata dadas las circunstancias, al no poderse garantizar la seguridad y la salud de los asistentes. De hecho, de haberse celebrado, estamos seguros de que la asistencia de compradores no hubiese sido la deseada, porque la situación que se está produciendo de nuevo con el covid está retrayendo a la gente. Además, hay que tener en cuenta que se trata de una feria cara, con lo que si no se le va a sacar rentabilidad, mejor dejarlo para cuando el panorama esté más claro».

Serna recuerda que es la segunda vez, tras la de enero de este año, que se suspende esta feria, y que, desde que irrumpió la pandemia, no se han celebrado certámenes de una mínima entidad en el sector. Entre los cancelados, figura Textilhogar, que, tras su andadura por Madrid, tenía previsto regresar a València el pasado mes de septiembre, en el seno de la feria Hábitat. «Es ya mucho tiempo sin poder celebrar eventos comerciales, por lo que las empresas han tenido que agudizar el ingenio para promocionar sus productos vía internet o, últimamente, recuperando los viajes de los representantes. Pero, evidentemente, no es lo mismo, porque una feria posibilita el contacto directo con los compradores y también la ampliación de las carteras de clientes», enfatiza.

El presidente de la patronal valenciana, asimismo, lamenta la situación de incertidumbre que se está volviendo a generar. Según sus palabras, «el encarecimiento de los costes de la energía, las materias y el transporte ya estaban lastrando la recuperación, y ahora nos encontramos con una sexta ola de covid, que todavía lo complica todo más».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats