Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UE acuerda un recorte de 20 días para la pesca y deja al sector provincial al borde de la quiebra

La nueva restricción en el Mediterráneo, adoptada con la oposición de España, limita a 160 las jornadas en las que se podrá salir a faenar, lo que impide la viabilidad de las embarcaciones

Operación de descarga de pescado de una embarcación amarrada en el puerto de La Vila Joiosa. | DAVID REVENGA

Llueve sobre mojado en el sector pesquero, y en esta ocasión tiene toda la pinta de ocasionar daños catastróficos. Y es que la Unión Europea (UE), con la oposición de España, ha acordado un nuevo recorte de 20 días en el Mediterráneo para salir a faenar, lo que va a dejar a las empresas de la provincia de Alicante al borde de la quiebra. Con esta última restricción, las embarcaciones sólo podrán trabajar 160 jornadas al año, lo que, denuncian desde el propio sector, impide la viabilidad económica de las embarcaciones de arrastre y pone en riesgo 800 empleos directos.

Los ministros de Pesca de la UE concluyeron este martes la reunión iniciada el domingo para fijar las cuotas pesqueras del próximo año. Un encuentro que se saldó de forma satisfactoria para España con relación al acuerdo que fija las capturas en el Atlántico, pero que, sin embargo, ha sido valorado de forma negativa en lo que respecta al pacto de los días de trabajo en el Mediterráneo. De hecho, España ha sido el único país que no lo ha respaldado.

Y es que mientras en el Atlántico se han logrado contener las bajadas en la mayoría de especies prioritarias, en el Mediterráneo se ha fijado una reducción del 6% en los días de trabajo de la pesca de arrastre, incluyéndose, eso sí, la posibilidad de recuperar un 2% de esas jornadas si la pesca se realiza de forma sostenible con las denominadas medidas de selectividad, consistentes, por ejemplo, en utilizar redes que dañen menos el medio ambiente.

En declaraciones del titular de Agricultura y Pesca, Luis Planas, «esa selectividad debería haber sido compensada totalmente. Es decir, para aquellos que hubieran hecho ese esfuerzo de selectividad en las mallas, lógicamente, no tendría sentido efectuar una reducción suplementaria».

Y esas medidas de selectividad, precisamente, son las que han llevado a cabo los pescadores alicantinos, que se muestran totalmente indignados con este nuevo recorte que cifran en 20 días. Según explica el secretario de la Cofradía de Altea y de la Federación Provincial, Luis Mulet, «en apenas dos años hemos pasado de poder faenar 240 jornadas a las 160 que tendremos en 2022, y eso a pesar del esfuerzo realizado con el aumento de tamaño de las mallas y las zonas de veda. De hecho, España es el país que más medidas ha tomado en favor del medio ambiente, y ahora nos encontramos con este nuevo recorte que lleva al sector a la quiebra».

Mulet añade que «no hay empresas que puedan soportar tantos días de parada, porque hay que hacer frente a gastos fijos como la Seguridad Social, salarios o combustibles. El panorama que se nos presenta por delante es auténticamente desastroso».

En parecidos términos se expresa Rafael Torres, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Alicante, quien resalta que el recorte afectará a los cerca de 130 barcos de arrastre de la provincia, la inmensa mayor parte de la flota, los cuales generan 800 empleos directos. A ellos, enfatiza, «hay que añadir otros muchos más indirectos, teniendo en cuenta que el sector mueve a mucha gente en los mercados, a la que se suman mayoristas, calafateadores, electricistas y fabricantes y reparadores de redes».

Todo ello, además, en un momento complicado de aumentos de costes, como es el caso del gasoil. «El precio del litro -indica- está imposible, a 0,65 euros, lo que supone una cifra histórica. Y nos encontramos con que, salvo ahora, con la llegada de la Navidad, la cotización del pescado ha venido estando por los suelos».

Las capturas de gamba roja también se reducirán hasta un 30%

Por si fuera poco el recorte de los días de pesca, la UE también ha establecido límites para la extracción de gamba roja, el producto más codiciado por las embarcaciones de la provincia de Alicante. El patrón mayor de la Cofradía de Santa Pola, Ángel Luchoro, uno de los puertos que se va a ver más afectados, estima en un 30% la reducción de las capturas para el próximo año, lo que, afirma, «supone otro varapalo de enormes dimensiones. Hay que pensar que la gamba roja supone el 60% de la facturación de las embarcaciones, y que algunas de ellas se dedican en exclusiva a este producto, con lo que el impacto va a ser tremendo». En la actualidad se cotiza a unos 180 euros el kilo.

Protesta de los pescadores de Santa Pola por los recortes en el Mediterraneo de capturas

Protesta de los pescadores de Santa Pola por los recortes en el Mediterraneo de capturas J. R. Esquinas

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats