Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PIB de la provincia avanza un 8,3% en el tercer trimestre aunque sigue lejos del nivel prepandemia

La Cámara de Alicante alerta de las consecuencias de la inflación y el retraso en la llegada de las ayudas europeas

Turistas en Benidorm durante el pasado verano.

Tras el rebote experimentado en el segundo trimestre del año, la economía alicantina siguió creciendo a buen ritmo durante el pasado verano, aunque todavía sigue alejada de los niveles de actividad anteriores a la pandemia debido, entre otros, a la insuficiente recuperación del turismo extranjero, los efectos de la inflación y los problemas en las cadenas de suministro o el retraso en la llegada de los fondos europeos.

Así lo constata el Indicador Sintético de Actividad Económica de la provincia de Alicante, que elabora la Cámara de Comercio y que constata que el sector servicios sigue siendo el más rezagado en la recuperacion.

De esta forma, tras el rebote del 26,3% del segundo trimetre -cuando los datos de actividad se comparaban con los del confinamiento-, durante el tercer trimestre del año la economía alicantina creció un 8,3% en tasa interanual, una cifra incluso superior a la media española, que fue del 5%.

Sin embargo, si se tiene en cuenta el acumulado de los tres primeros trimestres, la provincia sólo ha crecido un 3,1% en el periodo comprendido entre enero y septiembre frente al 6,3% del conjunto del país, lo que sumado a la mayor caída registrada en 2020, provoca que la economía alicantina esté mucho más alejada de los niveles anteriores al covid que la media del país.

En concreto, mientras el PIB nacional ya sólo estaba en el tercer trimestre de 2021 a 2,6 puntos de alcanzar el mismo volumen que tenía en septiembre de 2019, en el caso de la provincia de Alicante la distancia aún era de 12 puntos, según los datos de la Cámara.

Sectores

Por sectores, los servicios son los más rezagados en la recuperación "debido al escaso dinamismo de las ramas del comercio, transporte y hostelería, que siguen acusando el descenso del turismo internacional", según la Cámara. Las otras ramas del sector servicios continúan avanzando a buen ritmo, aunque algo más moderado que en el segundo trimestre, tendencia que también comparte el resto de los sectores.

Por su parte, la actividad de la industria manufacturera avanza a un ritmo más moderado en el tercer trimestre. El VAB de la industria registra un crecimiento interanual del 3%, y supera en un 1,8% el nivel del tercer trimestre de 2019. Aunque, eso sí, la escasez de suministros a escala global de algunos bienes intermedios está limitando la capacidad de las empresas para satisfacer los pedidos en los plazos previstos en un contexto de fuerte crecimiento de la demanda mundial.

Además, "el encarecimiento de los productos energéticos y otros productos afectados por problemas de suministro está aumentando los costes de producción de las empresas afectando negativamente a la rentabilidad del sector", advierten desde la institución presidida por Juan Riera.

Construcción y agricultura

La moderación del ritmo de actividad también se percibe en el sector de la construcción, que registra un crecimiento interanual del 3,3%. La actividad de edificación de viviendas pierde fuerza a medida que se van terminando las promociones iniciadas en períodos anteriores y los visados de obra nueva avanzan por debajo de lo esperado.

Por último, el aumento de los costes de producción está repercutiendo de forma muy negativa en la actividad del sector primario, que también se está viendo afectado por el descenso del valor económico de algunas producciones. El VAB del sector, aunque se mantiene por encima de los registros de 2019, modera su ritmo de avance hasta el 0,2% en el tercer trimestre.

Para Riera, el retraso en las ayudas europeas y que éstas no lleguen a las pymes "ponen en peligro la recuperación económica tras la crisis sanitaria, mientras que la inflación desatada influye en gastos de primera necesidad, como la electricidad o los alimentos, de los que ninguna familia puede prescindir, con lo que el empobrecimiento general tiene una repercusión en cascada en todas las empresas".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats