Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia bate su récord histórico de autónomos por segundo año consecutivo

El número de alicantinos que trabaja por cuenta propia aumenta en 3.020 personas en el último ejercicio y ya suma 137.280 - Las mujeres lideran el crecimiento de los cotizantes, y las profesiones liberales y técnicas son las que suman más altas

Las mujeres son mayoría entre los nuevos autónomos. | INFORMACIÓN

La provincia de Alicante nunca había contado con tantos autónomos. A pesar de las consecuencias de la pandemia, la cifra de profesionales que deciden emprender su propio negocio no ha dejado de crecer en los dos últimos años y ha llevado a que la Seguridad Social haya cerrado el último ejercicio con su segundo récord consecutivo en el régimen especial en el que cotizan los trabajadores por cuenta propia.

Así, en diciembre estaban dados de alta como autónomos 137.280 alicantinos, lo que supone 3.020 más en la misma fecha del año anterior y 4.574 más que en diciembre de 2019, es decir, antes de la aparición del covid-19. De esta forma, la provincia parece dejar atrás el máximo que se alcanzó durante la época de la burbuja inmobiliaria, cuando en pleno «boom» contaban con su propio negocio 133.710 profesionales de la provincia.

«Hay todo un cúmulo de circunstancias que están favoreciendo este crecimiento, pero lo que está claro es que la economía real está tirando, aunque no se hayan recuperado por completo los niveles de actividad previos a la pandemia», apunta el presidente de ATA en la Comunidad Valenciana, Alberto Ara, que recuerda que, aunque haya sectores muy afectados, también han surgido o se han consolidado nuevas oportunidades de negocio en otras áreas.

De esta forma, aunque también se dé un porcentaje de emprendedores por necesidad, es decir, que se ven impulsados a autoemplearse tras perder su trabajo anterior, en la mayoría de los casos lo hacen por convicción. En este mismo sentido, el secretario general de UPTA-PV, Javier Pastor, también apunta la importancia de lo que algunos han denominado el efecto «carpe diem» que ha provocado la pandemia, que ha supuesto «un empujón adicional para aquellos que ya le estaban dando vueltas a la idea de ser sus propios jefes, pero no se atrevían».

Ayudas

Otra de las claves del aumento de la cifra de autónomos radica en las medidas que el Gobierno puso en marcha para atenuar el impacto económico de la crisis sanitaria, el conocido «escudo social», que en este caso se tradujo en la creación de la prestación extraordinaria por cese de actividad. Una medida de la que en diciembre aún se beneficiaban más de 5.604 autónomos alicantinos y que, como apunta Pastor, ha permitido la supervivencia de muchos negocios, que en crisis anteriores «se habrían limitado a bajar la persiana».

Si se analizan los datos de la Seguridad Social, en el último año se consolida la tendencia de ejercicios anteriores y son las mujeres las que protagonizan el mayor aumento en el número de autónomos: 1.637 afiliadas más, frente al aumento de 1.383 entre los hombres. Eso sí, en números absolutos aún son más los trabajadores por cuenta propia varones, con 87.807, que las mujeres, 49.473.

En cuanto a los sectores, el año pasado el mayor incremento se registró en el apartado de actividades profesionales, científicas y técnicas, que reúne a abogados, asesores, arquitectos, diseñadores o expertos en marketing, entre otras profesiones, que sumaron 586 altas. En segundo lugar se situó la hostelería, con 454 autónomos más, a pesar de todas las restricciones que ha sufrido esta actividad.

También hay un aumento significativo, de 377 cotizantes, en el sector de la construcción, donde la demanda de profesionales para reformas o para trabajos especializados de restauración o de obra nueva no ha dejado de crecer y ha animado a muchos a montar su propio negocio. Algo que también ha ocurrido con muchas profesiones del ámbito sanitario, que suman 290 autónomos más que hace un año, o, por ejemplo, en el apartado de actividades recreativas, que recoge el importante volumen de monitores deportivos que han empezado a dar clases por su cuenta. También en los servicios personales, como las peluquerías y similares. Por el contrario, los únicos sectores donde desciende el empleo autónomo en la provincia en el último año son la industria, con 130 trabajadores por cuenta propia menos, y las actividades financieras y de seguros, con 30 profesionales menos.

Preocupación por el aumento de los costes

Han sobrevivido a la pandemia, pero puede que no consigan sobrevivir al aumento de los costes energéticos y de otro tipo que se ha producido en los últimos meses. A pesar de la buena noticia que supone el incremento del número de autónomos, desde las organizaciones que agrupan a estos profesionales alertan de las graves consecuencias que puede tener para muchos de ellos la inflación. «Hay muchos negocios a los que se les está duplicando la factura eléctrica cuando el nivel de ingresos aún no es el de antes», recuerda el presidente autonómico de ATA, Alberto Ara. Así, el pasado diciembre una encuesta de esta organización a nivel nacional señalaba que 26,9% de los negocios a nivel nacional considera que la subida de la luz amenaza seriamente su supervivencia.

En este sentido, seis de cada diez apuntan que aún no han logrado recuperar el nivel de ingresos anterior a la crisis sanitaria, y la mitad consideran que no lo lograrán al menos hasta 2023.

Por otro lado, la mayoría suspende las ayudas directas que han tramitado las administraciones para ayudarles a superar la pandemia con un 2,8 sobre 10.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats