Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia lleva a liquidación a la gestora de la terminal de cruceros de Alicante

La Autoridad Portuaria y los consignatarios asumen temporalmente el servicio hasta que se licite la nueva concesión - La firma se declaró en concurso en enero del año pasado, ante la falta de ingresos por las restricciones para frenar el covid

El edificio de la terminal de cruceros del puerto de Alicante. | DAVID REVENGA

La recuperación del sector turístico llega demasiado tarde para la empresa concesionaria de la estación de cruceros de Alicante. Tras casi un año en concurso por la paralización que sufrió el sector durante la pandemia, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante ha decretado la liquidación y disolución de Costablanca Portuaria SL, la compañía que desde 2013 se había hecho cargo de la gestión de este inmueble, tras ser la única que se presentó a la convocatoria.

La liquidación se produce justo cuando las perspectivas para este negocio se habían recuperado con fuerza, con una previsión de más de 80 escalas para este ejercicio y, sobre todo, la decisión de la naviera MSC de convertir la ciudad en puerto base para 12 de sus salidas el próximo verano. Unas previsiones que, de cumplirse, podrían llevar a Alicante a superar su récord de cruceristas, con una cifra que podría rebasar las 150.000 personas.

Sin embargo, la mejora de la situación no ha llegado a tiempo para evitar la quiebra de la actual concesionaria, propiedad mayoritaria de unos empresarios canarios, que operan varias sociedades en las islas. Lo cierto es que la compañía ya arrastraba pérdidas desde antes de la llegada del covid, que en 2018 -el último ejercicio con cuentas depositadas en el Registro Mercantil- alcanzaron los 274.000 euros. Pero fue la pandemia lo que acabó de hundir el negocio.

Entre las medidas adoptadas para frenar la expansión del coronavirus, se decretó la prohibición de amarre de los cruceros en los puertos españoles, lo que supuso en la práctica 15 meses de inactividad para la compañía, desde marzo de 2020 hasta junio de 2021, como recordó ayer el que fuera director de Operaciones de la firma hasta su desaparición, Francesco Balbi, que seguirá como presidente de la Asociación por el Turismo de Cruceros de Alicante y que confía en que la desaparición de la sociedad no afecte al servicio que reciben los viajeros de los barcos.

En este sentido, desde la Autoridad Portuaria confirmaron ayer que ya han asumido la gestión directa del servicio, en colaboración con uno de los consignatarios que operan habitualmente en las dársenas alicantinas con estas navieras turísticas, Pérez y Cía, por lo que se seguirá prestando con normalidad. Al respecto, cabe señalar que Costablanca Portuaria únicamente contaba con dos empleados, ya que subcontrataba el resto del personal.

Esta fórmula será temporal, hasta que se vuelva a sacar a concurso la concesión del inmueble, según recalcaron desde el organismo presidido por Juan Antonio Gisbert, que todavía no tiene una previsión de plazos para que esto ocurra.

Igualmente, desde el Puerto también apuntaron que se ha concedido una autorización temporal a Distrito Digital para que pueda seguir ocupando sin problemas la planta baja del edificio, donde tiene una de sus sedes, que ocupa la multinacional Accenture, con unos 270 empleados. En este caso, la intención también sería conseguir una solución a largo plazo, para la que se estaría buscando una fórmula y que podría pasar por una concesión separada de este espacio.

Costablanca Portuaria llevaba en concurso desde enero del año pasado, cuando se nombró al ilicitano Salvador Trives como administrador concursal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats