El comienzo de un año nuevo siempre nos motiva a hacer cambios para mejorar nuestra vida. uno de los aspectos que más nos preocupa por culpa de la cuesta de enero es el tema económico, sobre todo estos dos últimos años que llevamos sufriendo una pandemia que ha causado mucho daño en el sector laboral y se ha comido los ahorros de muchas personas. Existe un método en el que, aprovechando las monedas de céntimo, podemos acabar el año con 650 euros más y ahorrar sin darnos cuenta. 

¿Cómo hacer el reto del céntimo?

El método del céntimo es un plan de un año en el que podemos dar uso a esas pequeñas monedas que apenas valoramos porque nos hacen bulto en el monedero y muchas veces las encontramos por los rincones de casa. 

La técnica consiste en guardar un céntimo el primer día, dos el segundo, y así sucesivamente, es decir, se trata de guardar diariamente la misma cantidad de monedas que el día anterior pero sumando un céntimo extra. Si se lleva a cabo el proceso correctamente, la cantidad de dinero que tendríamos en la hucha sin apenas esfuerzo será de 667,95 euros. 

Variantes del método

Existen variantes del método, como empezar metiendo la máxima cantidad la primera vez e ir reduciendo un céntimo por día, siendo al final del año cuando menos dinero debamos meter en nuestra hucha. En esta opción también podemos comenzar con una cifra más alta o más baja, todo depende de nuestra renta, nuestros gastos fijos y nuestras deudas, así como nuestras posibilidades o nuestro objetivo. Si queremos ahorrar más dinero al final del año, tendremos que empezar con una cantidad más alta o bien alargar el plan. Los más tecnológicos incluso lo hacen a través de una cuenta de banco digital en la que realizan el reto del céntimo electrónicamente transfiriendo dinero de la cuenta principal a la de ahorro una vez al mes.

Para que este este sistema funciona debemos ser constantes, ya que aunque fallemos algún día lo importante es seguir el ritmo de ir metiendo dinero. Si nos mantenemos firmes y tenemos constancia introduciendo en nuestra hucha las monedas siguiendo este método, lo que a veces llamamos calderilla puede convertirse en aproximadamente en 650 euros más con los que no contábamos.