Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La construcción recupera el ritmo con Alicante como principal motor

La provincia finaliza el año con 5.618 viviendas iniciadas, un 12% más que en 2020, y consigue alcanzar los niveles de actividad prepandemia en el último trimestre - La comarca de l’Alacantí supera a la Vega Baja por primera vez desde 2009

Una promoción de apartamentos en construcción en Playa de San Juan. | ALEX DOMÍNGUEZ

En apenas un año el sector de la construcción ha pasado de retrasar proyectos por la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia a acelerar la puesta en marcha de nuevas promociones. El tirón de la demanda, que está llevando la compraventa de viviendas a cifras desconocidas desde hace años, ha animado a los promotores a dejar atrás las dudas y a echar de nuevo toda la carne en el asador, a pesar de los problemas que aún persisten, como la subida de los costes de la materia prima o la falta de mano de obra.

Así se deduce al menos de los últimos datos del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación sobre el número de viviendas iniciadas en la provincia. En total, el año pasado se empezaron a construir 5.618 casas en el conjunto de la demarcación, lo que supone un 12% más que en 2020 aunque todavía un 21% por debajo de las 7.143 del año 2019. Sin embargo, la evolución del ejercicio fue claramente de menos a más, a medida que los datos de compraventas confirmaban la solidez de la demanda, que empezó su recuperación por el mercado local a los pocos meses de concluir el confinamiento, y a partir del verano se consolidó con el regreso de los compradores internacionales.

El resultado es que las cifras del último trimestre del año ya reflejan un nivel de actividad superior al que se registraba antes de la pandemia, con un total de 1.564 viviendas iniciadas entre octubre y diciembre, frente a las 1.463 del mismo periodo de 2019.

«La situación ha cambiado por completo. Hace un año nadie sabía qué iba a pasar, la vacunación estaba empezando y no había un panorama claro. Muchos empresarios se dedicaron a acabar lo que tenían en marcha y ya está. Pero la demanda ha ido mucho mejor de lo esperado, hemos tenido un verano espectacular», explica el secretario general de la Asociación Provincial de Promotores, Jesualdo Ros, sobre la aceleración que sufre la actividad constructora.

No obstante, la recuperación no ha llegado con la misma rapidez a todas las zonas de la provincia. El hecho de que la demanda nacional fuera la primera en reaccionar tras el confinamiento ha beneficiado especialmente al área metropolitana de Alicante frente a otras zonas donde los extranjeros tienen más peso. Así, aunque a nivel municipal la capital de la provincia ya superaba a Orihuela o Torrevieja en número de visados, ahora, por primera vez desde 2009, l’Alacantí sobrepasa al conjunto de la Vega Baja, según los datos del organismo colegial que preside Carlos Casas.

En concreto, el entorno de Alicante concentró el 29% de todas las viviendas que empezaron a construirse el año pasado en la provincia, con 1.666 visados, por encima ya de las cifras prepandemia. Y lo hizo gracias a la pujanza de la propia ciudad de Alicante -que sumó 1.026 nuevas casas, sobre todo por el desarrollo del PAU 5 de la playa de San Juan, pero también por otras zonas como Vistahermosa Norte o los solares que quedaban en el PAU1-, y por el incremento de actividad en municipios como Sant Joan, el segundo con mayor número de visados el año pasado, con 441.

Por el contrario, la cifra de viviendas iniciadas en la Vega Baja apenas se incrementó en un 6% sobre 2020, con 1.455 unidades, aún muy lejos de las 2.937 que empezaron a edificarse en esta comarca en 2019, o de las 3.464 de 2018. En Orihuela sólo se iniciaron 371 viviendas, y en Torrevieja, 321, cuando lo habitual es que se rozara o superara el millar hace unos años. En este sentido, desde Provia lo atribuyen al hecho de que los compradores extranjeros no volvieron con fuerza a esta zona hasta el verano, pero señalan que las cifras se recuperarán a partir de ahora.

Por su parte, en las Marinas se pusieron en marcha 1.431 viviendas, un 13,5% más que el año anterior. Dénia sumó 375 visados; Xàbia, otros 304; y Benidorm, 144. En el área de Elche se visaron 675 casas, un 9% más; mientras que el interior fue la única zona que decreció, con sólo 299 visados, un 25% menos. En cualquier caso, cabe recordar que en estos momentos la obra nueva apenas supone el 15% de la compraventa de viviendas en la provincia, mientras que el resto son inmuebles de segunda mano.

Preocupación por los costes, las licencias y la mano de obra

Los nuevos proyectos ya repercutirán en su precio el aumento que han sufrido los materiales

La aceleración de la construcción no significa que la actividad del sector esté exenta de riesgos. A pesar de que la demanda parece fuerte, habrá que ver cómo encaja la previsible subida de precios que se va a producir. Y es que, según calculan desde Provia, entre el incremento que han sufrido los materiales por los cuellos de botella que se produjeron tras el confinamiento, y las nuevas exigencias ambientales del Código Técnico de la Edificación, los costes de construcción han aumentado alrededor de un 20% desde 2019.

A esto hay que sumar el atasco que existe en la concesión de licencias en algunos municipios de la provincia, como Orihuela, que también suponen un lastre para la recuperación del sector, ya que retrasan la puesta en marcha de nuevos proyectos y, con mucha frecuencia, dan al traste con las previsiones de negocio de las compañías. Por si todo esto no fuera suficiente, con la mayor actividad, se ha hecho patente la falta de mano de obra especializada que existe en el sector, después de que el estallido de la burbuja en el año 2008 expulsara del mercado laboral a muchos obreros con experiencia, que tuvieron que buscarse la vida en otras actividades.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats