Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consumo empuja la producción industrial pese al lastre de las materias primas

La actividad vuelve a crecer y consigue situarse en niveles superiores a los de 2019, con los sectores del textil, el metal y el plástico a la cabeza

La empresa textil Jover, de Cocentaina, integrante del sector que más ha crecido. | JUANI RUZ

No lo está poniendo fácil la escalada de los precios de las materias primas y los costes energéticos, pero lo cierto es que, empujado por el consumo, el índice de producción industrial de la provincia de Alicante ha vuelto a crecer tras el bache registrado a mitad del año pasado, hasta situarse en niveles superiores a los de 2019. Los sectores del textil, el metal y el plástico son los que más se han recuperado en términos porcentuales, mientras que el calzado continúa presentando cifras negativas. Pese a que la dinámica es positiva, desde las empresas advierten de que el ritmo de crecimiento es menor al del inicio de 2021, debido a la situación de incertidumbre que se sigue registrando a todos los niveles.

El sector industrial arrancó el ejercicio pasado con elevadas tasas de crecimiento debido, en parte, al efecto rebote provocado por la caída experimentada en 2020, y la salida de la demanda embalsada. Esta aceleración se frenó a partir de abril, cuando las tasas empezaron a disminuir, hasta llegar incluso a tornarse negativas, coincidiendo con el imparable incremento de los costes energéticos y de las materias primas, así como por los problemas de abastecimiento de determinados componentes. Sin embargo, la línea ascendente, con pequeños altibajos, se ha llegado a recuperar, lo que al final ha servido para superar los niveles de producción industrial anteriores a la pandemia de covid.

De acuerdo con los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a la Comunidad Valenciana, el índice general al cierre de noviembre pasado se situaba en 112, frente al 107 del mismo mes de 2019. En lo que respecta a las ramas de actividad con mayor presencia en la provincia de Alicante, el sector que ha experimentado un mayor crecimiento es el de la industria textil y de la confección, con un 57%, seguido por la metalurgia y la fabricación de productos metálicos, con un 38%. También se incrementa, en este caso en un 31%, el caucho y el plástico. Ya a más distancia aparece el sector de la alimentación, bebidas y tabaco, que crece un 22%, y la maquinaria, con un 1%.

La única actividad que todavía no ha logrado recuperar los niveles de producción es la industria del cuero y del calzado, justo una de las más afectadas por la crisis sanitaria, debido a las restricciones y las cancelaciones de eventos para combatir el virus.

El presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval), Pepe Serna, destaca que, «efectivamente, hemos recuperado los niveles de producción y facturación anteriores a la pandemia, pese a que hay algunos subsectores a los que les ha costado más que a otros. No es lo mismo la ropa, que se ha visto más afectada por las restricciones, que los tejidos para el hogar, que incluso registraron un incremento de la demanda en los peores momentos de la crisis». Serna, con todo, advierte de que todavía quedan por delante meses difíciles. «Hay mucha incertidumbre -subraya-, porque todo se ha complicado debido a la inflación y los costes industriales, que andan disparados. Lo que más preocupa es el encarecimiento del gas y la luz, que está afectando mucho a las empresas, sobre todo a las de acabados».

En parecidos términos se expresa el secretario general de la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), Luis Rodríguez, quien señala que «a nuestro sector le fue muy bien al principio del año, aunque la cosa ha ido después ralentizándose. Pese a que estamos inmersos en la recuperación económica, no está siendo de la intensidad que todos desearíamos. Las tensiones inflacionistas por los precios energéticos han propiciado una dinámica en la que ya se está encareciendo todo, por lo que posiblemente vamos a necesitar una acción decidida del Gobierno a nivel de iniciativas legislativas para poder afrontar una recuperación de verdad».

En lo que respecta al plástico, Héctor Torrente, director de la Asociación de Empresarios de Ibi y Comarca (Ibiae), destaca que «es una industria a la que no le ha ido mal durante la pandemia, sobre todo por la demanda de envases de sectores como el agroalimentario o el sanitario, que han tenido mucho dinamismo a lo largo de estos meses. Eso no evita, en cualquier caso, que haya preocupación por el incremento de los costes a todos los niveles».

Por último, Marián Cano, presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal), indica que, «tras sufrir el impacto de la pandemia, la recuperación en nuestro sector ha sido paulatina, aunque no llegaremos a los niveles precovid hasta este año».

Un escenario incierto para el año recién estrenado

El último informe emitido por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) dibuja un escenario de incertidumbre para el año que acababa de iniciarse. En principio, todo apunta a que el crecimiento avanzará gradualmente y alcanzará niveles superiores a los de 2021. No obstante, añade la CEV, la sexta ola del covid, el alargamiento en el tiempo de los cuellos de botella en las cadenas de suministros y la escalada de los precios aplanarán y retrasarán la demanda agregada. También se hace referencia a la merma de poder adquisitivo por la inflación y al retraso de los fondos europeos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats