Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Pérez crea tres vicepresidencias en CEV Alicante y da una al presidente de Uepal

El ilicitano sale elegido responsable de la patronal en Alicante por aclamación, y, junto a Sellés, tendrá como apoyo a Marián Cano y a José Juan Fornés - Salvador Navarro afronta su segundo mandato tras una asamblea en la que interviene por vía telemática por el covid

Arriba, Joaquín Pérez con Puig. Abajo, Antonio Arias (izquierda) y Juan Riera y José Vicente Morata. | FERNANDO BUSTAMANTE

Una nueva etapa en la que el objetivo principal es avanzar hacia la integración y la unidad, y que va a estar marcada por el trabajo en equipo. Esa es la impronta que, hoy por hoy, quiere dejar el vicepresidente de Neumáticos Solerdad, Joaquín Pérez, que este jueves salió elegido presidente de CEV Alicante por aclamación, tomando el relevo a Perfecto Palacio. Todo en una asamblea que también sirvió para que el presidente de la patronal autonómica, Salvador Navarro, renovara por un segundo mandato, aunque, al final, tuvo que intervenir por vía telemática por el covid, en un claro ejemplo del carácter «disruptivo» de su organización, tal y como bromeó en una de sus intervenciones a través de la pantalla. Una mano tendida hacia la unidad en Alicante que tendrá sus primeras consecuencias en la cúpula que asumirá las riendas de la confederación en la provincia, tras la junta directiva que se debe celebrar con carácter inminente. Hasta el punto de que Joaquín Pérez no sólo creará tres vicepresidencias, algo para lo que le facultan los estatutos tras su modificación, sino que una de ellas será para el presidente de la Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (Uepal), Juan José Sellés, en un claro gesto de integración con el que se persigue tratar de enterrar de una vez por todas el conflicto con la organización heredera de la extinta Coepa, que ha venido marcando los últimos cuatro años. Otra de las vicepresidencias será para la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal), Marián Cano, y la tercera, para el director general de Masymas, José Juan Fornés.

En el escenario, los presidentes provinciales de la CEV -Joaquín Pérez, Eva Blasco y Luis Martí-, con Salvador Navarro, que intervino por vídeoconferencia. | FERNANDO BUSTAMANTE

Con ello, se busca un tridente de apoyo para el empresario ilicitano, que desde el minuto cero ha venido destacando que quiere trabajar en equipo. Lo hará desde esas tres vicepresidencias con perfiles totalmente distintos y, por tanto, objetivos también dispares, que vienen dados por el guiño a la integración que representa Sellés; la vertiente más técnica de Marián Cano; y el papel más institucional y de hombre de consenso que puede venir definida por la figura de José Juan Fornés.

El propio Salvador Navarro, tras todos los vaivenes ocurridos en las relaciones con Uepal, aprovechó su discurso para destacar la unidad del empresariado de toda la Comunidad que ha conseguido la CEV, desde que asumiera su papel de patronal autonómica, tras la desaparición de la anterior organización -Cierval- y de las patronales provinciales, entre ellas, la alicantina Coepa. «La CEV está más unida, es más fuerte y más independiente y, por ende, está en mejores condiciones para representar y defender los intereses empresariales», recalcó. Así, como líneas estratégicas de su nuevo mandato, y para conseguir ese objetivo, Navarro destacó la necesidad de fomentar el liderazgo femenino, ganar peso en Madrid y Bruselas, una mayor independencia y un mayor impulso a la digitalización y la innovación.

Ya en clave externa, el presidente de los empresarios de la Comunidad puso sobre la mesa dos grandes asuntos: la reforma laboral y la financiación autonómica. Con respecto al primero, Navarro apeló a la responsabilidad de los partidos para que se respete el pacto alcanzado entre patronal y sindicatos. «Confiamos en que el trámite parlamentario de convalidación del Real Decreto-ley mantenga intacto el espíritu y la letra del texto surgido del acuerdo tripartito tras largas negociaciones hasta llegar al equilibrio que empresas y trabajadores necesitamos», señaló.

En cuanto a la financiación autonómica, valoró que el criterio básico sea la población ajustada, pero alertó de que «todavía quedan demasiadas variables y aspectos a concretar, como, por ejemplo, que el Estado no asuma la deuda histórica con nuestra Comunidad por tantos años de infrafinanciación. Es algo que nos inquieta», insistió. En la misma línea, apuntó que este sistema de financiación «caduco» ha propiciado la aparición de una ingente cantidad de tributos autonómicos, que han acabado por romper la unidad de mercado y «lastran las decisiones de inversión internacionales».

Joaquín Pérez crea tres vicepresidencias en CEV Alicante y da una al presidente de Uepal

Más allá de esto, Navarro también sacó a relucir otra de las reivindicaciones clásicas de los empresarios, como es la reducción de la burocracia y una mayor agilidad de las administraciones. «Se espera de nuestras empresas que sean más igualitarias, que ganen tamaño, que sean más sostenibles, más digitales y más innovadoras, para que puedan crear empleo y para que esto repercuta en beneficio de nuestra sociedad, pero se antoja difícil si las distintas administraciones no abren camino para conseguirlo, si no reducen burocracia, si no son más ágiles o si no aceleran licencias», apuntó en su intervención.

Salvador Navarro tampoco eludió hablar de la recuperación económica y de los riesgos que existen y que pueden retrasarla. Por eso, reclamó «afianzarla con medidas de política económica sensatas y potentes» e insistió en «resolver el sistema de financiación autonómico y optimizar la fiscalidad autonómica para contribuir a la competitividad de nuestro tejido productivo».

El recién reelegido presidente de la CEV cerró su discurso agradeciendo la labor del hasta ayer secretario general, el alteano Miguel Ángel Javaloyes -al que sustituye la ilicitana Esther Guilabert-, así como la de Perfecto Palacio y Sebastián Pla como presidentes de CEV Alicante y CEV Castellón, respectivamente, tras concluir su mandato. Tampoco pasó por alto la nutrida representación institucional y política, con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, a la cabeza, más cuando el jefe de los patronos en la Comunidad había avisado desde bien temprano de la imposibilidad de estar presente en el que, en teoría, debía ser su día.

Joaquín Pérez crea tres vicepresidencias en CEV Alicante y da una al presidente de Uepal

Una junta con 36 representantes de la provincia

Alicante gana peso en la nueva junta directiva de la CEV. Si en su nacimiento como patronal autonómica en 2018 la provincia acaparaba 25 de los cien asientos que tenía entonces este organismo, con la incorporación de Uepal pasó a tener 31 y, desde ayer, cuenta con 36 representantes de los 120 que, en total, actualmente componen la directiva de la organización empresarial. De ellos, 29 entran por la lista de cien vocales propuesta por el presidente en su candidatura, mientras que otros siete lo hacen a propuesta de los vicepresidentes. Entre estos últimos destacan pesos pesados del empresariado alicantino como Adolfo Utor (Baleària), Antonio Arias (Vectalia), Francisco Javier Gisbert (Obra Pública) o Benjamín López (Campos de Golf). Por su parte, Uepal pasa de seis a cuatro representantes, ya que Fetrama y Asaja entran directamente.

Ximo Puig: «La patronal es hoy sinónimo de cohesión autonómica y de interlocución»

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, puso en valor «la altura de miras» de los agentes sociales de la Comunidad Valenciana, gracias a la cual, señaló, la autonomía es un referente en estabilidad. «Acuerdo, soluciones y estabilidad. Esa es la vía valenciana», repitió Puig, ante los empresarios que acudieron a la asamblea de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV). Puig se mostró a favor de una alianza público-privada «sólida» y con «lealtad de doble sentido». Así, destacó la cogobernanza de la crisis entre el Consell y el empresariado, «desde las primeras ayudas, en abril de 2020, hasta la vacunación en empresas», indicó. Y puso de relieve la «lealtad empresarial» mostrada por la CEV y por su reelegido presidente, Salvador Navarro. Un discurso que fue muy aplaudido por los empresarios llegados de diferentes puntos de la Comunidad Valenciana. Puig quiso dejar patente que la cohesión en la defensa del interés general y el diálogo social son las vías para consolidar una recuperación económica que, en el caso de la Comunidad Valenciana, se traducen en indicadores como el de la creación de puestos de trabajo, con más de dos millones de personas con un empleo. «Más que nunca en la historia», recordó. En este sentido, avanzó que este mes de enero habrá una nueva reducción del paro, lo que rompería una tendencia histórica de subidas en este mes durante 25 años, y sería el enero con menos parados desde 2008. Además, aludió a que las exportaciones valencianas han recuperado su ritmo récord, a pesar de la pandemia, y a que el PIB también se ha recuperado «por encima de la media». Puig también tuvo palabras de agradecimiento a empresarios y sindicatos por la unidad de acción para reivindicar «desde el rigor» un nuevo modelo de financiación autonómica. Para el jefe del Consell, la patronal valenciana «es hoy sinónimo de cohesión autonómica y de interlocución», algo que garantiza que los acuerdos perduren, destacó. «Hay que valorar más a la empresa por alejarse de tanto ruido interesado y acercarse a las necesidades de la calle», señaló. En este contexto, apuntó que la senda del diálogo social ha posibilitado llevar adelante acuerdos como el pacto de subrogación del personal en los contratos con la Administración autonómica, pionero en España. «Hay una ciudad invisible de 360.000 habitantes, la segunda más grande la Comunidad, y se trata de los 360.000 empresarios y autónomos valencianos», zanjó Puig.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats