Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pikolinos se reordena tras la salida de su CEO y los Perán asumen la dirección ejecutiva

La firma pone en marcha su nuevo plan estratégico y confía en cerrar este ejercicio con más de 100 millones de ingresos

Rosana, Juan Manuel y Carolina Perán. | INFORMACIÓN

Cambios de calado en uno de los buques insignia de la industria zapatera de la provincia. La ilicitana Pikolinos ha aprovechado la salida voluntaria de su hasta ahora consejero delegado, Manel Jadraque, para reorganizar su estructura y serán los hermanos Perán quienes asuman directamente todas las funciones ejecutivas de la compañía, con la vista puesta en el desarrollo de su nuevo plan estratégico para el periodo 2022-2025.

Así lo anunció ayer la propia firma, que desde los años noventa venía confiando en la figura de un ejecutivo externo a la familia fundadora para desempeñar la tarea de CEO, con la excepción de un breve periodo. Un cargo por el que han pasado sucesivamente Francisco Oliver, actualmente director general de Wonders; George Bassoul, ahora en la naviera Baleària; y, desde 2018, Manel Jadraque, que ya desempeñó este mismo cargo en la marca de ropa Desigual. El catalán regresa a su tierra natal para un nuevo proyecto profesional, según apuntaron desde la compañía ilicitana.

En realidad, los tres hijos del fundador de la empresa, Juan Perán Ramos, llevan ya más de una década al frente de la organización en distintos cargos, y ahora lo que harán será sumar nuevas funciones. Así, Juan Manuel Perán continua como presidente ejecutivo; Rosana Perán, como vicepresidenta; y Carolina Perán, como Brand Manager. Desde esta posición controlarán una organización que ya emplea a más de 600 personas.

El objetivo de la nueva estructura es desarrollar el nuevo plan estratégico de la firma, con el que Pikolinos quiere conseguir un «crecimiento consolidado y sostenible en todos los mercados, tanto en sus canales directos como en los multimarca». Además, se fortalecen los planes de digitalización de la compañía y el plan de Responsabilidad Social Corporativa. Así, aseguran que los cambios se orientan a conseguir una empresa más ágil, con un organigrama más eficiente que permita acortar la cadena jerárquica y dar más autonomía a los ejecutivos de las distintas áreas, según explicó el portavoz de la firma, Marcos Vega.

Esta nueva etapa de Pikolinos comienza en un momento en el que se están recuperando las cifras de venta previas a la pandemia, tras la caída del 33% en la facturación que experimentó en el ejercicio 2020-2021 -la compañía cierra sus cuentas a 30 de abril- cuando finalizó con una facturación de 85 millones de euros. Así, tras la mejora de los últimos meses, el fabricante de calzado ilicitano confía en cerrar el presente ejercicio de nuevo con una cifra de negocio superior a los 100 millones de euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats