Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huelga del transporte paraliza obras y cadenas de producción de la industria

Los desabastecimientos de materias primas repercuten en la actividad de ambos sectores. El anuncio de medidas para limitar el impacto del precio del gasoil en la pesca propicia que Santa Pola abandone el paro, mientras Calp y La Vila lo mantienen

Una caravana de 50 camiones discurre entre Villena y Alicante en protesta por los precios del gasoil

Una caravana de 50 camiones discurre entre Villena y Alicante en protesta por los precios del gasoil Áxel Álvarez

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Una caravana de 50 camiones discurre entre Villena y Alicante en protesta por los precios del gasoil M. Vilaplana

Tras unos inicios en los que la incidencia fue más bien discreta, lo cierto es que el paro en el sector del transporte, transcurridos diez días, ya se está dejando notar de manera notable en los diferentes sectores económicos de la provincia. Los primeros en sentir las repercusiones de la huelga fueron los supermercados, al reducirse la llegada de varios productos, pero la onda expansiva ya ha llegado a la industria, que se está viendo obligada a detener procesos productivos por falta de materias primas, y también a la construcción, que igualmente está teniendo que paralizar obras por la misma razón. Todo ello mientras las protestas van a más, con una caravana de 50 camiones que este miércoles transcurrió a 60 kilómetros por hora por la autovía A-31 entre Villena y Alicante sin que se produjeran incidentes. El sector pesquero, por otro lado, ha reaccionado de forma desigual a las promesas del ministro Planas de aprobar medidas para limitar el impacto del gasoil. Mientras unas flotas, como las de Santa Pola, tiene previsto retomar este jueves la actividad, otras, como las de Calp y La Vila, permanecerán amarradas.

El paro de los transportistas está alcanzando su máxima expresión en lugares como el norte de España, Andalucía, Madrid y Cataluña, donde el seguimiento y la actuación de los piquetes está siendo mayor que en la provincia de Alicante. Sin embargo, el bloqueo al que se está sometiendo a diversos centros productivos situados en estas zonas ha acabado teniendo repercusión en este territorio, alcanzando ya a la mayor parte de sectores.

La industria, que hasta ahora se había ido librando, ya está sufriendo las consecuencias. El presidente de la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), Luis Rodríguez, destaca que la falta de algunas materias primas está obligando a paralizar procesos productivos, en una situación que tiene toda la pinta de ir a más, también por la interminable escalada de los precios de la energía. "La situación -destaca- empieza a ser insostenible, hasta el punto que hay empresas que ya se están planteando parar totalmente una o varias semanas. Necesitamos medidas de contención rápidas y urgentes".

También en el textil se están registrando parones en algunas cadenas de producción, debido, según el presidente de la patronal valenciana, Pepe Serna, al bloqueo al que se está sometiendo al puerto de València, tanto en lo que respecta a contenedores de mercancía destinada a la exportación, como de materias primas importadas que tenían que abastecer a las empresas. La presidenta del sector del calzado, Marián Cano, lamenta igualmente que la industria esté sufriendo problemas de falta de componentes "justo en un momento en el que se están recibiendo los pedidos para la próxima campaña", mientras que en el juguete, su director general, José Antonio Pastor, destaca que "hemos tenido la suerte de que la huelga ha coincidido en un momento de baja actividad en el sector, aunque, aún así, notamos la incidencia".

El paro del transporte también ha empezado a cebarse con la construcción, según reconoce el presidente de la Federación de Obras Públicas de Alicante (Fopa), Javier Gisbert, quien denuncia que "las empresas están sufriendo desabastecimientos de cemento y áridos, lo que ha obligado a detener algunas obras". También la Asociación de Promotores Inmobiliarios (Provia) reconoce problemas en este sentido, así como incrementos inasumibles de costes.

Mientras tanto, una caravana compuesta por 50 camiones transitaba este miércoles por la autovía A-31 entre Villena y Alicante. Los transportistas circularon a 60 kilómetros por hora escoltados por vehículos policiales, antes de pasar por la rotonda del puerto alicantino y por el polígono del Pla de la Vallonga. Uno de ellos, Alfonso Íñiguez, destaca que no les ha quedado otro remedio que movilizarse. "Lo único que pedimos es acabar el mes y poder llevar un mínimo salario a casa", subraya. Ante este panorama, el Gobierno ha adelantado a este jueves la reunión prevista con los transportistas, con la intención de cerrar un acuerdo.

Por otro lado, el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, mantuvo una reunión con el sector pesquero a nivel nacional, en que que anunció la aprobación el próximo martes de medidas específicas para limitar el impacto del encarecimiento del gasoil. La reacción a estas promesas ha sido desigual, y así, y según la información facilitada por el secretario de la federación provincial del sector, Juan Mulet, Santa Pola ha decidido retomar la actividad, mientras otras cofradías como La Vila o Calp seguirán amarradas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats