La temida cuesta de enero. ¿Quién no la ha sufrido? Después de todas las fiestas navideñas, de los regalos de Papá Noel, de Reyes, de los amigos invisibles y de las rebajas de enero, la tarjeta necesita un respiro.

Son muchos los gastos que tenemos en estas fechas y cuando llega el primer mes del nuevo año parece que la cuesta es demasiado empinada. Pero si uno de tus propósitos para este 2022 es conseguir ahorrar, te proponemos un método con el que seguro que lo consigues: el método de los 30 días.

Desde luego que lo primero que hay que hacer para lograr este objetivo es mentalizarse. Hay que ser conscientes de que queremos ahorrar y estar decididos a llevarlo a cabo, si no inevitablemente no lo conseguiremos.

El método de los 30 días

Este método se caracteriza porque es flexible y puedes adaptarlo perfectamente a tu economía. Así lograrás fijar unos objetivos que sean realistas y a final de mes te llevarás una grata sorpresa. 

Se trata de ahorrar un euro el primer día, dos euros el segundo día, tres euros el tercero y así sucesivamente. Si logras llevar a cabo este método de ahorro durante 30 días lograrás ahorrar un total de 465 euros. Como puedes ver la constancia también será uno de los handicaps de esta regla de ahorro, porque no se trata de ahorrar un euro diario, si no de incrementar la cantidad anterior en un euro.

Como te comentábamos puedes adaptar el método a tu economía. Por ejemplo, puedes intentar ahorrar en lugar de un euro, 50 céntimos. Si eliges esta cantidad, a final de mes tendrás en tu cuenta 232,50 euros. Si por el contrario quieres ampliar esta cifra y ponerte como reto ahorrar 1,5 euros todos los días, el día 30 tendrás 697,50 euros.

Si logras adaptarte a este método de ahorro lo ideal es que puedas extenderlo a más meses, pero si únicamente quieres intentar apartar algo de dinero durante esta cuesta de enero, será suficiente y seguro que a final de mes te llevas una grata sorpresa.

Te puede interesar:

Para llevar a cabo este método puedes usar la tradicional hucha, lo que te obligará a tener dinero en efectivo en casa o, por ejemplo, podrías calcular el ahorro de cada semana o quincena y depositarlo en este recipiente. También podría ser útil hacer una transferencia de esta cantidad de una cuenta habitual a otra de ahorro, por ejemplo.