Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los altos precios frenan la recuperación del consumo de gasolina en la provincia

Las ventas de carburantes cierran el primer trimestre del año un 10% por debajo de los niveles prepandemia mientras la subida del litro resta eficacia a la bonificación del Gobierno

Varios vehículos repostan en una gasolinera de Benidorm. David Revenga

El menor nivel de actividad que todavía registra la economía, pero, sobre todo, los elevados precios que reflejan los surtidores mantienen a raya el consumo de carburantes en la provincia. Así lo reflejan los últimos datos oficiales de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), que no solo muestran que el volumen de carburantes que sirven las estaciones de servicio y los distribuidores de la zona se mantuvo aún más de un 10% por debajo de los niveles habituales antes de la pandemia durante el primer trimestre del ejercicio, sino que incluso fueron inferiores a los del mismo periodo del año pasado. Y eso a pesar de que, por entonces, la tercera ola del covid mantenía paralizados o con fuertes restricciones sectores tan fundamentales en Alicante como el turismo o la hostelería.

En total, entre enero y marzo se vendieron en la provincia 215.988 toneladas de combustible, una cifra que supone una caída del 1,2% sobre el mismo periodo de 2021, cuando se alcanzaron las 213.272 toneladas. Igualmente, en comparación con el primer trimestre de 2019, supone un 10,3% menos ya que entonces llegaron a distribuirse más de 241.000 toneladas.

Eso sí, la situación es muy distinta según el tipo de combustible, ya que la mayor distancia con los niveles precovid se registran en el gasóleo -aún un 13% por debajo de lo habitual-, mientras que las ventas de gasolina solo son un 2,2% inferiores. Una diferencia que se explica, por un lado, porque el gasóleo es el combustible que se utiliza en el transporte profesional -de hecho, supone tres cuartas partes de todo el consumo-, y, por otra, por el mayor porcentaje de los motores de gasolina entre las nuevas matriculaciones, por sus menores emisiones contaminantes.

Un surtidor en la provincia de Alicante. AXEL ALVAREZ

En estas cifras también hay que tener en cuenta los efectos del paro de transportistas durante el mes de marzo, aunque los niveles de ventas fueron inferiores a los de 2019 en todos los meses del periodo.

Para el presidente de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu), Fernando Móner, no hay duda de que la principal causa de este freno en la recuperación del consumo de gasolina hay que buscarla en la escalada de los precios. "No es que la gente no quiera coger el coche, es que es un gasto que se ha disparado y es normal que los conductores se lo piensen dos veces", apunta Móner, que recuerda que el diésel arrancó el año pasado en poco más de un euro por litro -la media de enero fueron 1,095-, frente a los más de 1,90 a los que se pagaba de media este miércoles en la provincia. "Para muchos es un aumento inasumible", insiste el representante de los consumidores.

Descuento

Los datos de Cores no recogen todavía el efecto de la bonificación de 20 céntimos por litro que el Gobierno implantó para atenuar estas subidas, aunque, según apuntan desde la Federación Mediterránea de Estaciones de Servicio, tras el aumento de ventas de los primeros días -que se produjo porque muchos conductores retrasaron sus repostajes para aprovechar el descuento-, las ventas siguen actualmente por debajo de los niveles previos al covid.

En cuanto a la evolución de los precios, los datos oficiales que comunican las propias gasolineras al Ministerio de Transición Ecológica apuntan que, tras los descenso que se produjeron en las primeras dos semanas, en la actualidad el coste medio tanto del diésel, como de la gasolina antes de aplicar el descuento ya supera al que se registraba cuando el Gobierno anunció la medida. Es decir, que las subidas ya se han comido parte de la bonificación.

Así, en el caso del gasóleo A -el más consumido- se pagaba este miércoles a una media de 1,908 céntimos, 3,4 céntimos más que el 28 de marzo, cuando Pedro Sánchez comunicó su decisión; mientras que la gasolina 95 cotizaba en el conjunto de la provincia a 1,899, lo que supone una subida de 5,7 céntimos desde entonces. Así, el ahorro real ya sería de menos de 15 céntimos.

Si se compara con el precio que había antes de la invasión rusa de Ucrania -la medida pretendía atenuar los efectos de la guerra en el mercado de los carburantes-, el diésel ya está 39 céntimos más caro que entonces (un 25,6% más) y la gasolina 95 cuesta casi 27 céntimos más (un 16,2% más).

Al respecto, el presidente de Avacu aplaude la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia de investigar si los operadores han aprovechado los efectos de la bonificación para subir sus márgenes, aunque no está tan de acuerdo con la amenaza de la vicepresidenta Nadia Calviño de no prorrogar la medida si se considera que no ha sido efectiva.

Por su parte, desde la patronal autonómica de las estaciones de servicio insisten en que sus surtidores reflejan las cotizaciones de los combustibles en los mercados internacionales y que son los principales perjudicados de los elevados precios, ya que frenan las ventas y, por tanto, los ingresos que recibe por cada litro. En este sentido, insisten en que la subida del diésel es principalmente consecuencia de la guerra, ya que ha elevado los costes de refino de este combustible.

A vueltas con los pagos a las estaciones

Las principales asociaciones de estaciones de servicio han criticado este jueves los retrasos en la devolución de los 20 céntimos que los empresarios ponen de su bolsillo al aplicar el descuento, lo que les genera problemas de tesorería. Aunque la mayoría ya ha recibido el adelanto de abril, una parte considerable de las gasolineras no ha recibido las liquidaciones que debían llegar en mayo, ya sobre cifras reales de ventas. Al respecto, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha asegurado que ya se han abonado el 100% de los adelantos y que también se han pagado el 50% de las liquidaciones y que se agilizarán las que quedan.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats