Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

La aviación teme que el plan verde de la UE haga del turismo un bien de lujo

Las aerolíneas comparten la preocupación de Canarias por la estrategia de descarbonización | Las navieras piden que se considere la singularidad isleña

Una pareja de turistas extranjeros arrastra sus maletas a la salida del aeropuerto Tenerife Sur. CARSTEN W. LAURITSEN

El plan de la Unión Europea (UE) para la descarbonización de la economía continental ha despertado tanta preocupación en la aviación y la navegación comercial como en el Gobierno de Canarias. O casi. Si Bruselas impone el estricto cumplimiento de su hoja de ruta en el ámbito de los transportes, el encarecimiento de los billetes de avión será inevitable, hasta el punto de que se volverá a los tiempos en que quienes viajaban eran una minoría. Así lo explican desde la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), donde comparten y comprenden la preocupación del Ejecutivo regional ante la estrategia comunitaria, o más bien ante el Objetivo 55 de esa estrategia, que es el que recoge las medidas para lograr que las emisiones contaminantes estén en 2030 un 55% por debajo de las registradas en 1990. Una inquietud que no es más soportable en las navieras, cuyos buques mercantes abastecen al Archipiélago de la grandísima mayoría de los productos y mercancías que consumen sus habitantes. Ambos sectores, el del transporte aéreo y el del transporte marítimo, se enfrentarán a sobrecostes extraordinarios si la UE no flexibiliza sus planes, sobrecostes que en última instancia sufrirán las familias y empresas canarias.

Son tres las grandes medidas que tienen en vilo a las compañías aéreas: los nuevos impuestos o tasas a los combustibles fósiles, la restricción de los derechos de emisión y la imposición del uso de biocombustibles en porcentajes crecientes a partir de 2025. En cuanto a los nuevos impuestos y la limitación de los derechos de emisión –las aerolíneas pagan en función de cuántos gases de efecto invernadero lanzan a la atmósfera–, fuentes de la ALA expusieron este miércoles que el sector está en contra. Pero no porque se opongan a la descarbonización, sino porque se trata de dos medidas que no precisamente contribuyen a ese objetivo. Es más, incluso pueden resultar contraproducentes. Según la ALA, la consecuencia directa será el encarecimiento del servicio, es decir, mayores costes, lo que en última instancia restará margen para invertir, entre otras cosas para invertir en una flota más eficiente desde el punto de vista medioambiental.

Los buques que abastecen al Archipiélago, por su menor porte, sufrirán un mayor sobrecoste

decoration

En lo relacionado con el uso de biocombustibles, las compañías aéreas están de acuerdo en que deben sustituir poco a poco a los combustibles fósiles. Pero aquí el problema es doble: por un lado, los biocombustibles son entre tres y cuatro veces más caros que los de origen fósil, y, por otro, no se producen en cantidad suficiente –ni de lejos– para poder ser una alternativa a corto y medio plazo. Así que las aerolíneas entienden que para imponer cuotas primero es necesario garantizar el suministro, esto es, estimular la producción de combustibles ecológicos.

En definitiva, todo ello "va a ejercer presión sobre los precios", apuntan desde la ALA, toda vez que las empresas tendrán que elevar los ingresos para poder hacer frente a los mayores gastos que exige el plan de la UE. No extraña así que en las Islas, donde miles de empresas y decenas de miles de personas viven del turismo, la preocupación sea casi obligatoria.

En el Gobierno autonómico ya se han puesto manos a la obra para lograr que Bruselas exceptúe a la región de las medidas del Objetivo 55 en materia de transportes, una meta para la que de algún modo cuentan con el apoyo de las compañías aéreas. "Entendemos la petición de Canarias; las exigencias en términos de sostenibilidad no pueden lastrar la economía y el medio de vida de un territorio", ahondaron desde la ALA.

Cada barco tendrá que soportar un gasto extra de 800.000 euros para cumplir con Bruselas

decoration

Tres cuartos de lo mismo ocurre en el transporte marítimo. La Asociación de Navieros Españoles (Anave) argumenta en un informe publicado en su revista mensual la necesidad de que el Consejo y el Parlamento europeos tengan en cuenta las "características y exigencias especiales" de Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias. Anave recuerda que la pandemia y la erupción en La Palma han puesto de manifiesto "el carácter estratégico del transporte marítimo para los territorios españoles no peninsulares", de ahí que las navieras pidan "un estudio de impacto específico" sobre los efectos del Objetivo 55 en estos territorios.

Hasta ahora, el transporte marítimo permanece fuera del Régimen europeo de comercio de emisiones, esa especie de mercado en el que las empresas compran y venden derechos para lanzar más o menos dióxido de carbono en función de sus necesidades. La Comisión Europea quiere que las navieras entren en este sistema y, además, limitar las emisiones, lo que elevará los precios y llevará a las empresas, al menos en teoría, a acelerar hacia la descarbonización. Un coste extra que se uniría al del encarecimiento de los combustibles fósiles, ya que "a día de hoy no existen sistemas de propulsión y combustibles sin emisiones disponibles a escala mundial".

Anave calcula que el sobrecoste ascendería a 800.000 euros por buque, y eso con un cálculo conservador. Por si fuera poco, los barcos que abastecen a las Islas suelen ser de menor porte, "que no se benefician de las economías de escala de los grandes mercantes y como consecuencia generan mayores emisiones", con lo que serían castigados en mayor medida.

Datos destacados del plan de la UE

¿Qué es el plan de descarbonización de la Unión Europea (UE)?

Las autoridades comunitarias quieren pisar el acelerador hacia la descarbonización de la economía del Viejo Continente, es decir, hacia un futuro más verde y sostenible. Para ello han elaborado una estrategia con un objetivo fundamental: lograr que las emisiones de gases de efecto invernadero estén en 2030 un 55% por debajo de las registradas en 1990.

¿Qué es el Objetivo 55?

El Objetivo 55, que toma su nombre de esa meta de reducir las emisiones contaminantes en un 55% de aquí al final de la década, es el que aglutina las grandes medidas y las novedades y modificaciones legislativas necesarias para alcanzar la tan ansiada descarbonización. En el Objetivo 55 tienen gran peso las medidas a poner en práctica en los transportes, tanto por avión como por barco.

¿Por qué castiga a las navieras y aerolíneas?

El logro de ese Objetivo 55 pasa a juicio de Bruselas por introducir nuevos impuestos, tasas y/o recargos al uso de combustibles fósiles en el transporte comercial tanto aéreo como marítimo. Además, las autoridades comunitarias quieren limitar los derechos de emisión por los que actualmente pagan las aerolíneas e introducir en este sistema a las navieras. En definitiva, se trata, por un lado, de limitar estos derechos; y, por otro, de encarecer su precio. Por si fuera poco, la UE pretende obligar a las aerolíneas al uso de biocombustibles en porcentajes crecientes a partir de 2025. El problema es que estos ecocombustibles son mucho más caros que los de origen fósil y, además -y sobre todo-, aún no se producen en cantidad suficiente.

¿Por qué Canarias no puede afrontar el coste de este ‘plan verde’?

Los impuestos, el encarecimiento de los derechos de emisión, la imposición de ecocombustibles insuficientes... Todo ello disparará los costes de navieras y aerolíneas, lo que traerá consigo billetes y fletes más caros. En última instancia serán los canarios los que paguen la descarbonización, cuando a diferencia de la mayoría de los restantes ciudadanos europeos, ellos no disponen de alternativas: viven en un altísimo porcentaje del turismo -que se vería golpeado con fuerza por la subida de los billetes- y reciben la gran mayoría de los productos y mercancías que consumen gracias a los buques mercantes.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats