Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El boom del autoconsumo eléctrico: La provincia suma 2.067 nuevas instalaciones en sólo tres meses

La potencia total de las placas instaladas por empresas y particulares desde 2019 roza los 83 megavatios, suficiente para abastecer a unos 50.000 hogares

Trabajadores en uno de los proyectos de la firma Cubierta Solar.

Las empresas instaladoras no dan abasto. Falta personal cualificado y el aumento exponencial de la demanda ha provocado incluso roturas de stock en algunos componentes, mientras todo apunta a que el ritmo de contratación seguirá acelerándose durante los próximos meses. Es la situación que se vive en el sector de las energías renovables desde que el año pasado empezaron a escalar los precios de la electricidad, y empresas y particulares giraron la vista hacia el autoconsumo como la única forma de ahorrar en la factura y estabilizar sus costes.

De esta forma, el año pasado la cifra de instalaciones que se pusieron en marcha prácticamente triplicó a las de 2020 -al pasar de 1.692 a 4.697-, y este año podrían volver a duplicarse esta cifra, al menos si se mantiene el ritmo del primer trimestre. Y es que, según el último balance de la Conselleria de Economía, entre los meses de enero y marzo se dieron de alta en el registro que mantiene la Dirección General de Industria otras 2.067 instalaciones en la provincia, en lo que supone un nuevo récord.

Con estas incorporaciones, el número total de instalaciones activas en Alicante desde que se puso en marcha este registro en el año 2019 ya suman 8.756, prácticamente todas ellas de placas fotovoltaicas, excepto dos pequeños molinos hidroeléctricos. En Castellón o València, por ejemplo, también se han construido pequeñas centrales de biogás o de cogeneración con gasoil.

Placas solares en una industria de la provincia.

De esta forma, estas infraestructuras ya son capaces de generar una potencia nominal de casi 83 megavatios, de acuerdo con las mismas fuentes, lo que equivale al consumo anual de unos 50.000 hogares, según las equivalencias que suelen utilizarse en el sector.

Del total de instalaciones registradas, hasta un 85% se ubican en viviendas y sólo un 15% en industrias, edificios públicos u otro tipo de usos, pero las cifras cambian si lo que se analiza es la potencia. En este caso, el autoconsumo doméstico sólo se lleva el 42% de la energía generada, frente al 58% que se destina a actividades económicas, lo que es lógico si se tiene en cuenta que estas últimas son de dimensiones mucho mayores.

En cuanto a la distribución territorial, Elche, con un total de 700, Alicante (586), Orihuela (496) y San Vicente (426) son los municipios de la provincia y de toda la Comunidad Valenciana con mayor volumen de infraestructuras de autoconsumo.

Una inversión rentable

A pesar de que las medidas aprobadas este mismo viernes por el Gobierno supondrán una rebaja considerable de la factura, los empresarios del sector no esperan que la demanda se reduzca. Al contrario, están convencidos de que seguirá al alza al menos otro par de años, hasta que se estabilice. "Aunque los precios bajen al entorno de los 100 ó 120 euros como se asegura, seguirá siendo entre cuatro y cinco veces más de lo que estaban acostumbradas a pagar las industrias. Pero, además, es que los empresarios se han dado cuenta de que no pueden depender de los vaivenes del mercado, de que necesitan estabilidad en los costes de la energía. Y eso lo da el autoconsumo", asegura Marcos Lacruz, presidente de la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (Avaesen). "En cinco años, quien no tenga placas en el tejado estará en desventaja con el resto de competidores", insiste el representante sectorial.

Una afirmaciones que comparte también el gerente de la firma benidormí Cubierta Solar, Luis Navarro, que destaca, además, el abaratamiento que ha experimentado esta tecnología. Así, según afirma, una instalación industrial de tamaño medio ya se amortiza completamente en apenas dos años. A su juicio, el siguiente paso, una vez que se ha generalizado la instalación de placas, será la utilización de baterías para almacenar la energía y conseguir un suministro estable durante todo el día, una opción que firmas como la suya ya ofrecen.

Así, en estos momentos el gran problema del sector es la lentitud con la que se reciben los suministros, lo que ha provocado alguna rotura de stock, sobre todo en el caso de las instalaciones de carácter doméstico, y también la falta de personal cualificado. "Falta de todo: electricistas, montadores, instaladores... Y eso que aún no se ha empezado con la construcción de los grandes huertos solares previstos", señala Navarro.

El Consell subvenciona 187 proyectos en la provincia

El Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) va a respaldar un total 187 proyectos de autoconsumo eléctrico en empresas de la provincia de Alicante, a través de la línea de subvenciones que mantiene para este fin, lo que supondrá un desembolso de 4,26 millones de euros. La convocatoria de este año tenía una novedad importante, ya que frente a la fórmula de la ayuda reembolsable que había venido utilizando el Ivace, ahora sufragarán los proyectos con una subvención a fondo perdido. En el conjunto de la autonomía se concederán 444 subvenciones por valor de 9,1 millones.

A esto hay que sumar las ayudas incluidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia Europeo, de las que el Ivace gestionará otros 31,7 millones para toda la Comunidad, y para las que ya ha recibido 2.211 solicitudes, 825 en la provincia de Alicante. Además, también se subvencionará con tres millones los proyectos de autoconsumo de los ayuntamientos. De momento se han presentado 25 proyectos en Alicante, de un total de 66 recibidos por la Conselleria, que ahora se están baremando.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats