Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La guerra de Ucrania desacelera las ventas al exterior al subir solo un 4,3% en marzo

El ritmo es claramente inferior al que venían registrando las exportaciones de la provincia en los últimos meses, con crecimientos superiores al 20%. El metal y algunos productos agroalimentarios son los que más están notando el impacto

Empresa de fabricación de maquinaria del municipio de Jijona HECTOR FUENTES

Se esperaban con expectación los datos de exportaciones correspondientes a marzo, para conocer si la guerra de Ucrania está teniendo algún tipo de repercusión sobre el comercio exterior. Y lo cierto es que los peores presagios han acabado cumpliéndose, toda vez que la desaceleración de las ventas ha sido más que evidente. En la provincia de Alicante, sin ir más lejos, el incremento durante este mes ha sido de sólo el 4,3%, con 612 millones de euros, cuando los crecimientos en los meses anteriores se situaban por encima del 20%. La incertidumbre generada por el conflicto bélico, así como sus efectos sobre el aumento de los precios, han tenido en el sector del metal y algunos productos agroalimentarios a los principales damnificados. El primer trimestre, con todo, concluye con una subida de las exportaciones del 15,8%, un porcentaje nada desdeñable, pero que hubiese podido ser más destacado de no haberse registrado este parón en marzo.

El efecto rebote registrado en la demanda después de los peores momentos de la pandemia fue decisivo para que la provincia de Alicante cerrara el año pasado con unas ventas al exterior de 6.216 millones de euros, un 16% más que antes de la llegada del virus, lo que supuso alcanzar la cifra más alta registrada hasta el momento. La situación, sin embargo, está cambiando en el inicio de este 2022. Tras un mes de enero dubitativo, como consecuencia de la inflación y los costes energéticos, en febrero se recuperaba el ritmo, con unos crecimientos cercanos al 24%. Pero faltaba comprobar los efectos nocivos de la guerra, y las cifras de marzo ya empiezan a hablar por si solas.

Según los datos publicados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las exportaciones se situaron este mes en 612,8 millones de euros, lo que supone un incremento paupérrimo, sobre todo si se compara con lo que venía siendo habitual con anterioridad. Los sectores más afectados son el metal y el agroalimentario, que incluso han registrado descensos en algunos de sus apartados. Así, los aparatos y materiales eléctricos vendieron al exterior 11,7 millones de euros frente a los 20,7 del mismo mes del año anterior, mientras que los vehículos, automóviles y tractores se han quedado en 11,7 millones, cuando un año antes habían alcanzado los 21,5. También la maquinaria ha notado el impacto del conflicto bélico, al exportar 14,9 millones frente a 15,9. En este sector, el aluminio y sus manufacturas es lo que mejor se ha comportado, al alcanzar los 36 millones de euros, prácticamente 10 más que el año pasado.

El presidente de la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), Luis Rodríguez, destaca que esta desaceleración en las ventas "se veía venir. La guerra está condicionando el comercio exterior, no solo por la tremenda incertidumbre que ha generado, sino también porque ha agudizado los incrementos de costes energéticos y de materias primas, lo que propicia que estemos perdiendo competitividad en los mercados". Para Rodríguez, el panorama que se presenta por delante es muy complicado, hasta el punto de que "pensamos que la situación no empezará a normalizarse hasta el último cuatrimestre del año".

En lo que respecta a los productos agroalimentarios, las frutas y frutos secos han registrado un notable descenso, puesto que los 45,5 millones de euros alcanzados este último mes de marzo están muy lejos de los 50,1 de 2021. También las conservas de verduras y frutas retroceden, al contabilizar 18,7 millones, cuando en el mismo mes del ejercicio anterior se había llegado a 22,4. En este sector se salvan de las bajadas las legumbres y hortalizas, que, muy al contrario, crecen de forma destacada, al haberse exportado 58 millones frente a los 52,4 del año pasado.

Tanto desde La Unió como desde Asaja destacan que la guerra está condicionando mucho las exportaciones. El presidente en Alicante de esta última organización, José Vicente Andreu, señala que las ventas a los países del Este, grandes consumidores de la fruta que se cultiva en la provincia, han caído en picado, lo cual ya ha empezado a reflejarse en las estadísticas oficiales.

También se ha registrado un descenso, aunque de menor envergadura, en el sector del juguete, al vender 11,1 millones en lugar de los 12 de marzo de 2021, un dato, en cualquier caso, poco significativo, al tratarse de una época de una actividad muy reducida en el sector. Por contra, el calzado continúa con su progresiva recuperación, al alcanzar 136,7 millones frente a los 122,4 de hace un año, al igual que el plástico, que suma 36,9 millones cuando el ejercicio pasado se había quedado en 34,9.

La comparativa trimestral, por último, arroja un incremento de las exportaciones de la provincia de Alicante de un 15,8% en relación a 2021, lo que supone 1.699 millones de euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats